LA DULCE MUERTE DE LOS ALACRANES HUERFANOS

alacranPor Everardo Monroy Caracas

He perdido las palabras y el sueño y la memoria ha dejado de transmitir las señales del tiempo. Llueve y los dioses remojan su lengua en las banquetas hasta borrar nuestras pisadas. Hemos perdido el rumbo. Los silencios son los efectos del diluvio de junio y los calores de julio. Nadie ladra, ni los perros.
Nuestras conversaciones se graban y navegan en el llanto del viejo. Sus cuerpos se agrietan y entierran los recuerdos. ¿Alguien ha sumergido los pies en el Jordán o mojado sus cabellos en las aguas del Támesis? La sangre no cesa de ennegrecer tu miedo y la historia de Gloria y Roberto en nada se diferencia a la de Gregori y Paulette.
–Tienes que cerrar las llaves antes de abandonar el baño…– la escucho con su vocecita de pajarraco ante la intermitente llovizna de la regadera.
Paulette tiene las manos pequeñas y los pies grandes. Sus nalgas son capaces de asfixiar la taza y provocar infamias bajo el yugo de la uva fermentada. No entiendo porque la ciudad brilla y suda y nuestra frente enceguece cada expresión afectiva. Me recordó el alacrán revueltino en un cuarto de hotel, cabizbajo y atento, mientras los dos amantes hacen estremecer la cama y se olvidan, algunos minutos, de Paulette y Roberto. Roberto y Paulette van a la misma escuela de francesacion, donde se conocieron. El alacrán, como ha revelado Revueltas, no tiene nombre y apellido y supone que el “te amo” o el “te necesito”, le permiten trasponer su escondrijo y agradecer el cumplido, pero termina asesinado.
–¿Como estuvo el francés?
–Estoy cansada… Lo mismo de siempre… Los únicos que leemos y participamos somos Leida, Olga y yo… Los otros, en su mayoría chinos e hispanos, son unos burros… No entiendo porque están en nuestra clase…
Gregori apenas puede mover los brazos, le duelen. Durante doce horas ha cortado madera y claveteado tablas. Trabaja en la construcción y tiene dos hijos. Paulette es rusa, pero nació en Israel. Es blanca y sus  ojos navegan en aguas marinas. Subyugan. Roberto no es de malos bigotes, tiene músculos y es caucáseo, porque su madre fue inmigrante sueca durante el gobierno de la revolución institucionalizada.  El golpe de estado chileno le permitió abandonar Santiago y rentar un departamento a un costado del Palacio Nacional. Un vendedor de trajes a la medida la sedujo y embarazó. Roberto, ya hombre, optó por ser oficial del ejercito y refugiarse, en el 2002, en Canadá. Sin embargo, en esa odisea, Gloria, la secretaria particular del subsecretario de la Marina, le facilitó las cosas ante el embajador Colbert, su amante ocasional. Roberto y Gloria, ya relajados, terminaron en el hotel Nevada de Quebec en calidad de solicitantes de refugio político.
–¿Quieres que te prepare algo de comer?
–Por favor…
–Verduras…
–No, mejor pide una pizza…
Roberto tiene dinero extra.
Paulette dejó a propósito los cien dólares en el buró. Gloria es mesera de un bar del barrio chino y le duelen los pies. Tiene la misma ansiedad de vida que Gregori al que no conoce. Roberto en alguna ocasión le comentó que en su salón asistía la esposa de un albañil que en dos o tres semanas contrataría para que arreglara la regadera que tiene un goteo pernicioso. 
Los dioses del sueño no piensan, sudan. El cielo se ha desplomado y lagrimea o mea. La misma enfermedad de siempre. Hay alacranes o escorpiones sin nombre que se comen a la madre antes de conocer su nombre. Jamás son bautizados y terminan en la ignorancia.
–Háblame un poco más de Roberto –pide Gregori.
Gloria solo tiene crema en el cuerpo, no tela. Gregori apenas puede reconocerla. La dolencia de músculos y huesos, le ha debilitado medio cuerpo. Tiene el control del televisor en la diestra y dormita.
–Es malo para hablar francés, pero lee mucho y lo escribe… Por cierto, me pidió que te dijera que tiene un problema en su baño… Ahí puedes ganarte algo de dinero un fin de semana…
–¿Y los niños?
–No te preocupes, son mi problema…
Alexis y Natalie son gemelos y reciben dinero del gobierno. Tienen tres años y aman a su madre. Gregori siempre está ausente por los excesos laborales. El abuelo llora porque ha perdido el recuerdo. La abuela está muerta y su ropa cuelga aun en el tendedero de Jerusalén y chorrea sangre. Paulette lo ha olvidado y tiene en la entrepierna las mismas pecas rojizas de la abuela y su madre. A Roberto le excitan.
Estar en la escuela y ser adulto, conmueve. Aprender a pedir agua o cerveza en francés, preocupa. Manteau, eau, beau, oiseau o chapeau (eau en francés se pronuncia “O”)… etcétera, tienen un sonido gutural que estresa. No es el sonido bucal de Gregori, Roberto, Paulette o Gloria. Voltaire o Robespierre, como la maestra del cuarto nivel de francesacion, se burlan de los inmigrantes que hablan francés como niños con síndrome de Down.
La historia jamás terminará ahí, porque el abuelo morirá y perderá la pensión. Los dioses de la lluvia siguen jugando con sus alumnos y el agua, al fin saliva, remoja los muslos de Paulette que ya está obsesionada del mexicano. Gregori, por el momento duerme, y ha perdido la memoria… Hay un alacrán debajo de la cama y es huérfano…

Categorías: Articulo | Deja un comentario

LA CHANCE O LA ROPA SUCIA SE LAVA EN CASA (Pelicula completa premiada)

el chanceChance, la cinta colombo panameña, ópera prima de Abner Benaim y protagonizada por las colombianas Isabella Santo Domingo y Aída Morales, por el cubano Francisco Gattorno y la panameña Rosa Lorenzo, se presentará en el Festival de Cine de La Habana que se realiza entre el 3 y el 13 de Diciembre en Cuba.
Después de su participación en el Festival de Cine de Huelva, Chance llega a Cuba para mostrar a la crítica y demás asistentes de la edición  trigésimo primera del Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, una historia cargada de humor negro que abre la puerta de una casa para mostrarnos una radiografía de lo que sucede al interior del mundo de las apariencias. La cinta se estrenara en Panamá el 15 de Enero y en Colombia inmediatamente después, participará en la Sección Panorama Latinoamericano, la cual se ofrece un vasto y representativo panorama de la cinematografía de la región.Chance es producida por Río Negro Producciones de Matthías Ehrenberg y Paula Jaramillo y Apertura Films de Panamá. (http://www.chancelapelicula.com)

Categorías: Pelicula completa | Deja un comentario

EL MUNDO DE HIPOTÁLAMO

suenosPor Everardo Monroy Caracas

Los encuentros con nuestros adversarios son irremediables. Tarde o temprano, como me lo advertía la abuela, tendremos que enfrentarlos. La única manera de conocerlos antes de suscitarse el hecho, es consumir la pastilla L’évocation, un potente sicotrópico que nos permite alterar las neuronas Tanatas y adelantarnos a los acontecimientos del peligro.
En el instante de sumergirnos en un profundo sueño de dos días con sus noches, logramos adentrarnos al submundo del miedo y caminar por sus calles nebulosas. Se trata de un mundo paralelo al nuestro, donde hombres y mujeres, e incluso animales e insectos, deambulan en todas direcciones. Es un caminar continuo, sin retorno, donde nos cruzamos unos a otros, pero en ningún momento intentamos vernos.
Sin embargo, nuestros enemigos, conocidos o desconocidos, en el instante de dirigirse hacia nosotros, la velocidad del tiempo disminuye, como en una película en cámara lenta, y ambos, instintivamente giramos la cabeza para enfrentarnos con la mirada. Es una acción recurrente para intentar identificarnos, conocernos, medirnos y grabar a detalle rasgos y movimientos.
La reconstrucción de nuestros recuerdos significaba la oportunidad de sobrevivir en estos tiempos de violencia fatua, estúpida e infértil. El país era otro y, por lo tanto, nos habíamos acostumbrado a vivir en pequeños clanes. La sociedad le había perdido el respeto a la vida y los asesinatos eran selectivos, necesarios y dolorosos. Las armas de fuego tomaron el control de la cotidianidad y los psicotrópicos L’évocation, en poder de una elite, nos permitían ser mas ecuánimes y previsibles para enfrentar el peligro.
Por lo mismo, en una de mis tantas caminatas en el hipotálamo, creí reconocer a Irina. De entrada, su cuerpo era inconfundible porque tuve la oportunidad de palparlo y besarlo durante casi dos décadas. Ella había deseado mi muerte en varias ocasiones, pero jamás imaginé que estuviera involucrada en algún complot para asesinarme, como mis adversarios.
“Los primeros en traicionarte serán aquellos que ayudes”, sentenció la abuela, lectora asidua. “Es la naturaleza del hombre común destruir a su propia némesis. Lo grave no es que te traicionen, sino que crean que tú les fallaste, eso es lo desagradable, m’hijo. Jamás descubrirán, por sus mismas limitaciones morales, que sus actos diarios hablan por ellos y quien es delincuente, es delincuente”.
Fue entonces que me confió que buscara a Luc Croisilles y le exigiera, en su nombre, la ayuda que necesitaba para sobrevivir. La batalla se desencadenaría con los Morrison. ¿Por qué? Difícil entenderlo. La abuela, heredera de una humilde cabaña en las cumbres perdidas de Fermont, nunca optó por acumular fortuna después del asesinato de mi abuelo, un agricultor de remolachas y melones. Su tesis de vida era tan simple como sus orígenes: entre menos dinero tengas, la sencillez te dará tranquilidad.
En realidad la abuela había heredado una fortuna incalculable de amigos, producto de la generosidad sin límites de su marido, y ese ejército de guerreros y guerreras, dispersas por el mundo, se convirtieron en importantes aliados para sobrevivir. La píldora L’évocation fue la prueba palpable de ese acierto de vida del abuelo.
Luc Croisilles era un sucio vendedor de estupefacientes, proxeneta y asesino. Vivía en una casona de tres techos a las afueras de Saguenay, en la Riviera de Saint-Laurent. El gobierno provincial lo protegía porque alimentaba de vicios a los universitarios y pandilleros e impedía que su energía, siempre bullente y propia de la edad, alterara el status quo. Luc era hijastro de un ex militar tailandés y desde indochina le enviaban los psicotrópicos que distribuía a precios accesibles desde Quebec a Gaspe, un corredor apetecible para los mercaderes de la droga.
Irina entró a mi vida durante el sepelio de la abuela. Ella es hija de Carolina Auclair y sobrina de Charles Jobin, un descendiente del escultor Louis Jobin, responsable de construir la estatua de nueve metros de la Virgen de Sanguenay, en 1871. Irina acababa de divorciarse y no tenía hijos. Su ex marido, después de un largo litigio, optó por huir y dejarla en bancarrota y bajo el resguardo asistencial del gobierno. Yo había enfrentado un problema similar y nuestro gusto por el alcohol nos acercó y permitió que olvidáramos los problemas emocionales otrora experimentados. Como pude la ayudé a sortear sus adeudos y durante casi diez años, aprendimos a ser tolerantes, prudentes y propositivos. Sin embargo, jamás imaginé que su ex marido, un ex mecánico de autos deportivos, deseara destruirme.
L’évocation no podía mentir.
Durante dos sesiones de sueño inducido, pude verlo con claridad porque Irina conservaba dos álbumes con fotografías de su relación. Ese andar garbo, desenfadado, llamó mi atención. También la caída del labio inferior y la barbucha negra azulada que le daba un aspecto de libertino.  Me creí amenazado por ese dios profético Fatuo, al que le gustaba revelarle a sus victimas, mediante el sueño, su incierto y lastimero futuro. Aún así, tras Morrison –desnuda y plena; alta y delgada; grácil y bella–, Irene pasó a mi diestra y giró la cabeza… Ambos intentamos reconocernos…

Categorías: Articulo | 2 comentarios

UNA MARIPOSA DE PIERNAS LARGAS…

piernasPor Everardo Monroy Caracas

Una mariposa entró a mi habitación y tiene las piernas largas y jugosas. Huele a Chanel 5 y bajo el camisón oscuro, de seda calada, hay piel rosácea, táctil y rentable. Camille cobra por hora y no es la misma, sufre.
–¿Algún problema? –le pregunto en francés.
–Muchos y estúpidos…
–¿Es por venir por ordenes de la agencia?
–No… Tuve una discusión con el padre de mis tres hijos…
Camille ha aceptado una copa de vino tinto y prefiere quedar en cueros y me lo dice:
–En tu departamento me siento libre… Espero no te molestes…
–Al contrario…
Eso me facilita las cosas, pienso, y secundo su iniciátiva. Yo también quedo en cueros.
El día es caliente y la ciudad tiene movimiento. Hay verdor hasta en las banquetas y eso me sorprende. Es viernes y la fiesta finsemanera toma el control de la rutina. La isla repta en medio de sus ríos y los gatos maúllan. Lo de siempre.
Camille es mi preferida porque tiene un gusto sorprendente por la poesía. Paul Marie Lapontie es su preferido. En agosto de 2011 murió en el hospital Mont Sinai, de capital judío, y ella me dice que estuvo en sus exequias.
–Yo lo conocía en persona –me dice.
Y no dejo de mirar el grosor de sus labios y la tesitura de esa piel fresca y tibia que despierta urgencias confundidas. Y balbucea, en voz rítmica, cadenciosa, atrayente…
–Un bosque más frondoso en el linde de mi boca/que tu cuerpo no lo atraviesa/y yo cazo/a la mitad del otoño donde las codornices/más húmedas que rocío baten las alas/y ensombrecen…
En la madre, pienso. Hermosa manera de sentir con los diecisiete músculos de la lengua la salinidad del mar uterino. Y el muy cabrón tuvo la desfachatez de llamar “Travesía de las hojas” a ese viaje lingual. Camille me permite recrear en imágenes poéticas pocas veces escuchadas.
Lapointe era periodista y de ahí sacó su vocación por la literatura. Eso lo aprendí por ella.
–Quiere reiniciar la lucha legal por la custodia de mi hijo pequeño… No tiene perdón de Dios, este desgraciado…
–Por que no me lo habías comentado?
–Eres un cliente… o eras…
–¿Que soy entonces ahora?
–Alguien de confianza… A quien puedo hablar sin que me pida nada a cambio, ni las nalgas…
Sus palabras me halagan. A la vez, nos catapultan a una realidad tangible en la que la soledad se vuelve una aliada del silencio compartido. En el exilio nada puede hacerse. Todo se vende y compra. Hasta los centros comunitarios terminan siendo cabezas de playa de la traición y el engaño. Profesionistas del destierro e ignorancia se disfrazan de sicarios de su propio origen. Los imagino en el país de sus padres intentando complacerlos con dinero podrido.
Leo:
–Chaque jour une terre assassinée ensevelit ses hommes soleil tonitruant/jaloux des espèces différentes/ et du tournoiement des veuves faibles/chaque jour une planète quelconque/en février surtout mois de longue année/pousse jusqu’à moi ses cendres/ma ville est alarmée/et l’oasis toujours/d’une dure intransigeance/ sème la calamité de ses pierres aux tendres feuilles /contre le miel/contre la douceur de chavirer dans l’heure/ l’ange du désespoir le plus rude…
No intento darle sentido público. Ahí está, bajo el yugo de una lengua ajena, la de Camille. Ella apesta a sexo y tengo que ausentarme quince minutos. Le dejó encendido el televisor. Las noticias están por iniciarse y ella me agradece siempre compartir los espacios de libertad.
–¿Algo en especial?
–No, lo de siempre… Tu elige, por favor…
–No cambias…
–No cambiamos…
–Contigo el vino español tiene sentido…
–Siempre supuse que la cerveza…
Camille esboza una sonrisa. Nunca ha tenido gusto por la cerveza, menos la alemana. Durante los cinco años de conocernos, hemos aprendido a construir otro lenguaje. Nos dejamos de ver casi dieciocho meses por su embarazo. No fue fácil. Durante el verano, cuando ella tenía la respuesta a sus dudas, evitó convertir su cuerpo en un mapa universal. Hizo de la retaguardia su mejor reducto de guerra y de la boca, un heraldo del pecado.
Mientras me dirigía a la tienda del chino Chang Ming pensaba en el trabajo. No era fácil descargar tráileres todos los días y evadir las dolencias de espalda. El caterpillar funcionaba después de que las cajas de calzado femenino terminaran sobre un centenar de tarimas. Camille era un aliciente, el analgésico perfecto. Burda tontería, pero bajo el azote de la rutina desgastante, ella tenia un significado especial. Lapointe lo sabría mejor que yo.
–Imposible vivir en paz y con un hombre tan obsesionado con lo que ahora soy… Antes jamás se fijaba en mi cuerpo… –Camille vuelve a rellenar su copa–. El volverme una puta le despertó sus ansias de vida… y no de esposo y padre… Te juro que no lo entiendo…
Sus palabras semejan navajazos porque el tiempo era pagable, una propia verdad, no mutua. Tenemos los espacios alquilables y como ocurre con el chino, siempre tan callado, la paga debe ser puntual y exacta. Ni un centavo menos o más. Camille ahora piensa diferente.
–Hoy pasaré la noche contigo –me dice en el preciso momento que dejo las llaves de su auto sobre la mesa.
Y me recita un fragmento de algún poema de su poeta quebequiano:
–Los cráteres estallan/ gritos de huevo/ madre del polvo/ el ganso viene de los Andes a pesar del radar…
Sus piernas empiezan a reptar por mis costados… Es el vuelo de la mariposa monarca…

Categorías: Articulo | Deja un comentario

EL ULTIMO ELVIS (Pelicula completa, vale la pena)

elultimoEl último Elvis es una película en coproducción de Argentina y Estados Unidos dirigida por Armando Bo (nieto) sobre su propio guion escrito en colaboración con Nicolás Giacobone que se estrenó el 26 de abril de 2012 y que tuvo como protagonistas a John McInerny y Griselda Siciliani.Guion: Carlos Gutiérrez (Elvis), un obrero separado que tiene una pequeña hija llamada Lisa Marie a la que no ve a menudo, vivió como si fuese la reencarnación de Elvis Presley e incluso actúa imitándolo, pero al aproximarse a la edad en que murió su ídolo siente que su futuro se encuentra vacío. Justo cuando Carlos renuncia a su trabajo para hacer un gran cambio en su vida, debe hacerse cargo del cuidado de su pequeña hija, lo que le obliga a volver a trabajar, a pasar tiempo con ella y así conocerla, pero, arrastrándola en su cotidiana lógica de una vida armada como perpetuo homenaje a Presley.(Wikipedia) Es posible que la quiten, apurele para bajar… gran pelicula…

https://www.youtube.com/watch?v=o6fkmjk7qTA

Categorías: Pelicula completa | Deja un comentario

JESÚS EN HANOI…

chins 2Por Everardo Monroy Caracas

A Nadine

El aeropuerto de Noi Bai tiene teja roja y es de dos plantas en forma de una corbata de moño. He pagado cinco mil Đồng, unos veinticinco centavos dólar, para arribar al lugar en autobús. Hanói se ha tragado sus manglares. Greta se niega a mirarme.
–¿Dímelo? ¿Por qué he de molestarme?
–Así pasan las cosas… No quiero vivir en el pecado…El es un hombre de Dios…
–¿Estás segura? ¿Cuál es la diferencia en la cama? No lo entiendo…Es un hombre de carne…
Un policía nos observa insistente. Es cetrino y tiene un tolete en la diestra que no cesa de agitar. El francés fluye por todas partes. La herencia maldita del colonialismo franco.
–Mientras no estés en paz con Dios, no puedo ser parte de tu vida…
–Por favor, tenemos quince años de conocernos, de estar juntos… ¿Y por qué aquí, en Vietnam…?
–Carlos vino –ella no bajó la mirada cuando me lo confirmó. Es algo que yo sabia. No quise contradecirla. No era el momento.
Lạc Long Quân, el rey dragón, me engullía.
–Huyan de las relaciones sexuales prohibidas. Cualquier otro pecado que alguien cometa queda fuera de su cuerpo, pero el que tiene relaciones sexuales peca contra su propio cuerpo. ¿No saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo que han recibido de Dios y que está en ustedes? Ya no se pertenecen a sí mismos. ….procuren pues que sus cuerpos sirvan a la gloria de Dios… Léelo, está en Corintios…
Me sentí un miserable, como cuando le solicité a una mesera vietnamita que me llevara la botella de ron a la habitación. Ella vive cerca del lago Ho Tu Lien, a dos o tres manzanas del hotel Wild Lotus, de la avenida Xuân Diệu.
(El aroma de las palmeras vietnamitas, las que no dejan de vibrar bajo el continuo vaivén del río Mekong, recobran su esplendor después de los salvajes bombardeos de antaño.)
–Te equivocas de tiempo y de espacio, Greta. Ya no somos unos chamacos… Es increíble que tu misma actividad sexual sea plena porque supongas que un ser divino, del que creen, convalida el mismo orgasmo que siempre has tenido… En verdad me confundes…
Nuestras maletas siguen en el mismo lugar. El verano ha arribado cínicamente y remoja nuestras ropas. Ella optó por vestir una blusa de lino blanco y por primera vez se allegó de un brassier oscuro. La textura de su piel, aún tersa y frágil a mis manos, quedó oculta. Se avergüenza de mi perenne lujuria.
–Carlos es un pastor de Dios y es viudo… Lo conocí en mi iglesia…
–Lo entiendo, pero por qué debes tomar una decisión de esa naturaleza, cuando se trata de algo que es motivado por tu militancia a un libro que, las enciclopedias e iglesias, llaman sagrado…
–Es mi legítimo derecho, ¿no lo crees?
–Así es… Tienes razón…
En una ocasión ella lloró mientras veíamos la película La Pasión de Cristo, de Mel Gibson. No soportó las imágenes de una sangrienta tortura reconstruida. Algo así como la sección policiaca de la eterna historia vivida por un hombre de bien que experimentó la crueldad humana en el medio oriente, hace más de dos mil años. Sin embargo, en Vietnam, únicamente de 1957 a 1975 fueron asesinados seis millones de personas en dos guerras colonialistas, la francesa y estadounidense. Jim Caviezel hizo un buen trabajo.
–Carlos me espera en la otra sala… Nos regresamos juntos…
–Pero tenemos los mismos boletos…\
–No te preocupes… Él compró otros… Nos regresamos en el vuelo de las seis…
No logré contenerme y me levanto (me merecía el Oscar hollywoodense). El policía se acerca sin mover un músculo del rostro.
–Est-ce que il y a quelque problème, madame?
–Non, merci beaucoup… Il a douleur de jambes…
Vuelvo a sentarme y me termino mi vaso de cerveza.
–¿Por qué me haces esto?
–¿Qué?
–Por favor, ya no te burles de mí… Soy alguien que en su momento dejó todo por estar a tu lado…
–¿Qué dejaste? Mis hijos siguen bajo mí cuidado… y mi moral… Jamás hiciste algo por ellos… ¿Ya se te olvidó?
–Nos conocimos adultos… no éramos unos jovencitos y solteros… ellos son adultos, todos están casados o tienen hijos… ¿Que te pasa?
–Ahora soy una mujer de Dios…algo que tu no has querido aceptar… Tú eres un mundano, un hombre que vive en el pecado…
–Soy socialista… Creo en Cristo, pero no a tu manera. Vivo en la tierra, no en tu cielo, chingao… ¿No lo comprendes, chingao?
El policía seguia agarrado a nuestro conflicto. El  sonido del tolete ahora es persistente al estrellarse en su delgada y huesuda mano.
–Cristo es Cristo y no te confundas… No es un asunto de lucha de clases, como tú quieres interpretarlo… Eso no va por ahí…
La vietnamita vive en la calle Ngo 9 y tendré que buscarla. La idea prende en el instante que Greta toma su teléfono celular y envía un rápido texto. Todo está resuelto y eso me tranquiliza y me pongo de pie.
–Gracias por ser honesta, Gree (así le digo de cariño). Me retiro…
–¿No te regresas a México? –No respondo. Ella insiste: –El avión sale en una hora…
El mismo silencio. Simplemente dejo diez dólares sobre la mesa y agarro mis dos maletas. El policía opta por alejarse al confirmar que el peligro toma otro derrotero…
Hanoi huele a selva salvaje. En dos semanas, las mejores de mi vida, los he reconstruido con buen ánimo. De niño quise ser don Diego de la Vega, El Zorro, y ella Greta y sigue fantaseando (de acuerdo a los psicoanalistas) con un modesto hijo de carpintero de barba anglosajona. Lo merece. Carlos, al fin vivaracho, sobrevive de esa revolucionaria leyenda y está en su derecho. Greta tiene sesenta años y merece ser feliz… Kim Hue me espera…

–Buenas tardes –oi a mis espaldas en un castellano perfecto…

Era el policia,,,

Categorías: Articulo | Deja un comentario

EL REY BAILA (Pelicula completa)

elreyLe Roi Danse (el rey baila) es el título de la última película del realizador blega Gérard Corbiau. Dos de sus películas fueron nominadas a los discutibles premios de la Academia de Hollywood. El primero de ellos, El maestro de música, es una obra bastante simplona que lleva el esquema temático de dos artistas inocentes y su maestro, al campo del mundo lírico. Lo más interesante de esta cinta es la presencia del tenor José van Dam. La otra película suya es “Farinelli, il castrato”, la historia del más famoso castrati de la historia del barroco. Criticada por tener algunos excesos dramáticos, así como permitirse excentricidades tales como la de mezclar digitalmente la voz de una soprano y un alto para obtener la peculiar voz del castrati.
Ambas películas se emparentan con “Le Roi danse” tanto en su intento de llevar algunos aspectos de la historia musical al cine como en algunos detalles de la puesta en escena. Veamos (http://cinemadays.blogspot.ca.}

Categorías: Pelicula completa, Uncategorized | Deja un comentario

EL PERDON DE LOS CABRONES…

okjosPor Everardo Monroy Caracas

No entiendo. Ahora resulta. Ella me observa desde enfrente y yo no me doy cuenta. Vilchis corre y me lo dice. “Es la señito”, grita. ¿Quien, chamaco? “La señito”. Difícil sustraerme. Estoy tan cansado que apenas escudriño. Las clases de hoy tuvieron sus efectos devastadores. No soy tan joven. Soy una canica, condenado a jugar sobre la tierra y sumergirme en ella. Las dos ventanas se observan siempre, porque son parte de la inversión del casero. Imagínense dos ventanas que se observan por estar ahí, no por pensar. El chamaco lo intuyó al correr hacia mi y recordármelo. La propina tenia un propósito y quizá usted no lo entienda porque lee, no vive. Entonces levanté la vista y mas allá de ella estaba un televisor encendido y detrás de la mujer que hablaba con un micrófono de mano alcancé a divisar un cielo rojo y una mano agitada. Eso creí ver, mientras el chamaco intentaba decirme que frente a mis ojos, tus ojos, los ojos de ellos, estaba ella, la mujer de mirada verde hierba y una risa hueca, estruendosa y necesaria. “¿Va ir, señor?” Escuché. No quise levantar la vista porque las agruras lastiman los animos. Quien tenga agruras entiende que el estómago se traga asimismo, mientras que la mujer nos traga. Risa involuntaria… eso dije mientras leía el periódico, La Jornada o Reforma (las mismas verdades con ideas enfrentadas) y volví a hacer ruidos estruendosos, de bobo… y así navegaba mientras el chamaco, hijo de mi conserje, estiraba la prieta mano de caribeño. Canelo Vilchis, así se llama. Lo de Vilchis lo heredó de algún vecino lejano de Haití, donde su madre trabajó de enfermera ante la devastación de algún huracán. Por ser demócrata se apuntó en la causa solidarista y retornó embarazada a México. Vilchis tenía el hermoso color de los sueños sin luna y la sonrisa musical de los pianos. Cansa decir la verdad, pero ahora que su madre es viuda y su padre le provoca llanto porque decidió ser amante de la esposa de una agente de seguridad de la escuela donde estudió. “La señito”. Vuelvo a escuchar y sigo bajo el afecto de la vergüenza. La vecina es viuda y tiene las chichis hinchadas. Ella ama a los mulatos del Caribe después de su viaje a Cuba. Dios. El padre de Vilchis es suizo (un pinche conserje y fotógrafo de piel de leche)  y nadie le cree. Johann Berset murió en Oaxaca. El muy pendejo hacia negocios con la verdad visual, recibió algunos gramos de plomo zacatecano (porque de ahí extrajeron ese metal) y algunos gramos de coca bolivariana rebajada con analgésicos. El pobre guey abrió los brazos en cruz antes de estrellar su huesuda espalda sobre la banqueta. Plas!, Ouch!, Dios… Entonces levanté la cabeza y apreté los puños después de mirar hacia donde Vilchis me informó. Ver a su madrina molestaba, porque cada semana se repetía el mismo escenario, mientras ella, blanca, muy blanca, reclamaba su paga. Berset realmente murió ahogado en la taza del baño mientras se desangraba de pie. Jamás supimos la verdad y mientras yo sea jefe de la policía de Cuernavaca nadie podrá decirme que me equivoqué o que soy compadre de un militante de banderines azules. El amarillo me provoca diarrea e impotencia. La madre de Vilchis lo sabe y por lo mismo le he prohibido meterse en la piel del plátano político o hablar cantones e ingles en los momentos críticos. Odio pensar en olores y colores. Prefiero poner en tono a mis perros antes de matar a los pobres de a pie que sobran. Ese es mi trabajo. Podar los arboles de la calle para que los perros orinen sin preocupación. Ellos me pagan. La ciudad ha construido parques para perros y adictos. Las prostitutas y prostitutos, atados a su deseo de destruir, convierten las sabanas de los hoteles de paso en pinturas neorrealistas y mágicas.  “La señito”, Josefina tenia un andar nada común porque empujaba medio cuerpo hacia adelante y difícilmente alguien, él o ella, podría sustraerse a su trasero. La calle convierte los ojos humanos en cámaras y la policía, hace de las cámaras de video su sustento. Ahora resulta que este chamaco Vilchis vende la información en las esquinas y su madrina, al fin promotora de erecciones necesarias, lanza ojos por las ventanas de la vecindad y construye deseos solitarios. Nadie escucha el ronroneo de su voz. Estoy cansado de ver el televisor y comprobar que esta ciudad es un pan  horneado al servicio de los mejores gourmets del mundo. Por primera vez, los minusválidos tienen el gobierno federal en sus manos. Lo mismo ha ocurrido en Estados Unidos, la minoría racial gobierna y eso es loable. No me enoja por ser una decisión de mayoría aunque sea con voto comprado. Josefina me observa y la misma sinrazón de la palabra me exige estar presente.  “La señito”, igual, exacto, puro y verdadero. Así son los hijos. Johann Berset algo me dijo de ella que aun trato de recordar. La pensión, eso es la pensión. Me duelen los ojos. El televisor tiene el mismo tamaño del ventanal. En qué momento hay verdad o mentira. El único remedio, ya en la cama, es demandar perdón y olvido. Ella se santigua con algún libro sagrado y yo intento navegar sobre la banqueta de mi calle. Ahora se que el chamaco tiene mi nombre y dos esmeraldas en la cara de carbon: los ojos de su madrina me miran…

Categorías: Articulo | Deja un comentario

EFRAIN RIOS MONTT, EL PROFETA GENOCIDA DEL FASCISMO AMERICANO…

monttreaganPor Everardo Monroy Caracas*

Efraín Ríos Montt se consideraba un profeta celestial, el Látigo de Dios, y bajo esa distinción, alentada por los Ancianos del Verbo, se asesinó, en menos de dos años, a diez y siete mil guatemaltecos. El primero de julio de 1982, tres meses y siete días después de dar el golpe de estado y barrer con el régimen de Fernando Romeo Lucas García, promulgó un paquete de leyes para crear los Tribunales del Fuero Especial. Lo hizo a través del Decreto Ley 46-82.
La Constitución Política de Guatemala había sido derogada en 1965 y por lo tanto quedaba sin efecto el artículo 53 donde se leía que era “inviolable la defensa de la persona y sus derechos y ninguno puede ser juzgado por comisión o por Tribunales Especiales”.
Más:
“Nadie podrá ser condenado sin haber sido citado, oído y vencido en proceso legal seguido ante tribunales o autoridades competentes y preestablecidos, en el que se observen las formalidades y garantías esenciales del mismo; y tampoco podrá ser afectado temporalmente en sus derechos, sino en virtud de procedimiento que reúna los mismos requisitos”.
El nuevo dictador, creyente de una verdad divina y co-fundador de la iglesia del Verbo, impuso al Presidente y Magistrados de la Corte Suprema, de la Corte de Apelaciones, los Tribunales de lo Contencioso Administrativo, de Segunda Instancia de Cuentas y de Conflictos de Jurisdicción. Organismos del Poder Judicial que la derogada Constitución establecía como una función del Congreso de la República. Rios Montt echó por tierra su promesa de darle autonomía a los legisladores y jueces. Simplemente aprovechó la descomposición interna de ambos poderes para tomar el control absoluto del Estado y con ayuda de los medios masivos de comunicación, intentar convencer a la ciudadanía de su nueva cruzada moralizadora anticomunista. El enemigo a vencer era la corrupción, el desorden social y la guerrilla anclada en la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG). En todas estas decisiones contó con el asesoramiento de dos Ancianos de la iglesia donde militaba: Francisco Bianchi y Álvaro Contreras.
El Centro de Acción Legal de los Derechos Humanos de Guatemala (CALDHG), tras hacer una minuciosa investigación sobre el funcionamiento de los Tribunales del Fuero Especial, concluyó:
“Los Tribunales se conformaban en Primera Instancia de tres miembros: un presidente y dos vocales y, en Segunda Instancia de cinco miembros: un presidente y cuatro vocales, quienes podían ser abogados colegiados activos, o no, u oficiales del Ejército de Guatemala. Sus nombramientos provenían directamente del Presidente de la República, quien igualmente podía removerlos en cualquier momento, sin expresión de causa ni de motivo. Los miembros de dichos tribunales tenían potestad para conocer de los procesos, para resolverlos y para ejecutar lo resuelto, de conformidad con los Decretos Leyes indicados. Actuaban de oficio, a pedido de parte o del Ministerio Público”.
Reveló:
“El juicio ante los Tribunales de Fuero Especial estaba dividido en tres etapas: el sumario, que constituía la fase inicial de la Primera Instancia, y era todo escrito; el juicio oral, que era la fase plenaria y supuestamente pública de la misma primera instancia; y la apelación, que era la segunda instancia.
“El procedimiento empezaba por la confección de un sumario, es decir, un conjunto de investigaciones y manifestaciones que se iban acumulando por escrito hasta formar un expediente. El sumario tenía como origen, un documento de denuncia. La declaración que se le tomaba al inculpado, denominada “indagatoria”, según el Decreto Ley 111, debía de ser recibida dentro del perentorio término de los ocho días de iniciadas las diligencias del procedimiento ante los Tribunales de Fuero Especial, lo que no impedía que el procesado hubiese sido detenido, incomunicado, interrogado y en muchos casos torturado, durante mucho más tiempo”.
Ninguno de los expedientes integrados por este jurado anticonstitucional, conformado por militares y civiles, logró ser rescatado por el gobierno que sustituyó al régimen de Ríos Montt. Únicamente se contó con el testimonio de algunos oficiales que revelaron algunos detalles sobre el funcionamiento de estos Tribunales. Al respecto, la CALDHG reveló:
“En las declaraciones que se les tomaba a los procesados, en los interrogatorios y al momento de firmar sus correspondientes manifestaciones, antes del denominado sumario y en el desarrollo del mismo, los encausados manifiestan no haber contado con la presencia de un defensor, no sólo porque nos se le designaron, sino porque no se lo permitieron.
“Como la ley no establecía que los defensores serían designados antes, en forma previa a la declaración indagatoria, sino que decía “al momento de ser indagados”, y el momento puede ser después, en la generalidad de los casos, según testimonio de los procesados interrogados, la designación se hacía con posterioridad. Este mismo hecho fue comprobado por la propia Comisión al hacer el estudio del expediente que concluyó con el primero de los fusilamientos llevados a cabo en el mes de septiembre de 1982.
En efecto, en las piezas donde aparecía la declaración de los inculpados, según lo comprobó la Comisión, en ninguna de ellas había constancia alguna de haber sido asistidos y acompañados por su defensor, antes bien, en algunos casos, la designación de tales defensores y el juramento de aceptación del cargo de defensor, aparecía como posterior a la declaración indagatoria. De ese modo, pues, la Comisión contó con dos fuentes para llegar a la conclusión de que los procesados no contaban con este requisito indispensable del debido proceso: el testimonio de varios inculpados entrevistados y el estudio de los expedientes llevados por los Tribunales.
“Otro elemento que aparece dentro de las declaratorias indagatorias, son las constantes auto-incriminaciones que se encuentran, a veces como única prueba, en base a las cuales la fiscalía formulaba sus acusaciones y los Tribunales sentenciaban a muerte a los procesados. La Comisión tuvo que escuchar en varias ocasiones el argumento de diferentes oficiales del Ejército de Guatemala defendiendo y justificando las ejecuciones, sobre la base de que hasta los propios sentenciados habían reconocido su culpabilidad”.
El 23 de marzo de 1982, Ríos Montt, con ayuda de 950 miembros del ejército dio un golpe de estado, tras los comicios del 7 de marzo donde salió triunfante el candidato del dictador, Fernando Romeo Lucas García, el general Aníbal Guevara.
El triunvirato de la Junta Militar quedó integrado por Ríos Montt y los generales Horacio Maldonado Schaad (comandante de la Guardia de Honor) y el coronel Francisco Luis Gordillo (jefe de las brigadas de Izabal y Quetzaltenango en 1981).
El 9 de junio, Ríos Montt se autoproclamó presidente de la República y en sus primeras declaraciones prometió democratizar al país y ponerle un alto a la corrupción burocrática. Su programa “Victoria 82” resumía una serie de medidas administrativas concernientes a crear las bases para hacer más independientes a los tres poderes de gobierno y aprobar una nueva constitución política. En realidad, prosiguió con la obra genocida de su antecesor para intentar contener a la guerrilla guatemalteca, organizada en la URNG.
Su programa “Frijoles y Rifles” provocó que más de cuatrocientas comunidades rurales fueras arrasadas y que un millón de guatemaltecos se convirtieran, por hambre y miedo, en paramilitares o confidentes del ejército. Los incrustó en una organización denominada Patrulla de Auto Defensa Civil (PAC) y jugaban el papel de soplones y escudos de las tropas en combates contra  guerrilla.
Un teniente coronel, en esas fechas, le declaró a un enviado del Washington Post:
“Si toman partido con nosotros, les daremos de comer. Si no, los mataremos”.
Los guerrilleros militaban en las Fuerzas Armadas Rebeldes (FAR), la Organización del Pueblo en Armas  (ORPA) y el Ejercito Guerrillero de los Pobres (EGR). En 1960 fue el inicio de este movimiento armado, alentado por sacerdotes católicos y militares interesados en la teología de la liberación. Los oficiales del ejército guatemalteco, Luis Turcios Lima, Marco Antonio Yon Sosa y Alejandro de León intentaron emular al M-27 del cubano Fidel Castro y formar su propio movimiento revolucionario.
En el Peten pusieron en marcha el Movimiento Revolucionario 13 de noviembre (MR-13) y más tarde se unieron al Partido Guatemalteco del Trabajo para formar el primer grupo guerrillero, las FAR.
Romeo Lucas y Ríos Montt, con financiamiento y asesoría militar estadounidense, le dieron poder extrajudicial a policías y civiles para disuadir a la población a respaldar las banderas de la URNG, equipada y respaldada militarmente por el Frente Farabundo Marti de Liberación Nacional, con sede en El Salvador, y el Frente Sandinista de Liberación Nacional que ya gobernaba Nicaragua.
La familia Morales López, como miles de guatemaltecos, eran ajenos a este embrollo político. Sólo que la policía judicial y guardia nacional ya estaba fuera de control y los tribunales de Fuero Especial eran un simple pretexto para aplicar una política de arrase en plena capital de Guatemala.
Aparentemente la detención de Lío era una simple venganza, perpetrada por algún policía resentido, pero en comentarios posteriores, sus mismos verdugos lo relacionaron a acciones del fueron común, como el poseer granadas, fusiles metralletas y participar en el secuestro, violación y extorsión de una mujer adinerada. Familiares, amigos y compañeros de trabajo y escuela demostraron que el muchacho era inocente de los cargos. Los únicos delitos, de existir, eran su carácter rebelde, la valentía innata que lo empujaba a desconocer los límites de la prudencia, su valemadrismo de vida y el apego al barrio donde creció y se hizo hombre.
El Tribunal del Fuero Especial, tomó el caso de Lío con la misma celeridad como Ríos Montt había ordenado arrasar algunas comunidades mayas de la alta y baja Verapaz, Huehuetenango, Petén y El Quiché.
Los militares, cebados por la sangre de los guatemaltecos, acataron las órdenes superiores y con ayuda de asesores estadounidenses, del Pentágono y la CIA, ejecutaron niños, mujeres y hombres y los inhumaron en profundos pozos cavados previamente por las mismas víctimas.
La prensa internacional empezó a documentar los asesinatos, pero Ríos Montt justificaba esas acciones criminales al considerar que era la guerrilla la causante de esa guerra civil de baja intensidad.
El éxodo de los guatemaltecos se hizo recurrente y la frontera México-Guatemala se llenó de campamentos, bajo el cuidado de la Organización de las Naciones Unidos.
Por el momento, viudas, ancianos y niños mayas podría estar seguros, mientras el gobierno militar continuara con su plan de arrase total Frijoles y Rifles.
Los sacerdotes católicos tampoco escaparon a la furia de los militares. Los activistas de Acción Católica y los catequistas fueron los más afectados. Por ejemplo, en diciembre de 1982, en la aldea Tabil de Santa Cruz del Quiché, el Ejército obligó a los patrulleros a asesinar a cinco activistas de Acción Católica, y el 4 de ese mismo mes los militares llegaron al cantón Santabal de San Pedro Jocopilas, en busca de otros cuatro y al no hallarlos mató a seis mujeres.
El 5 de marzo de 1983, durante la visita del Papa Juan Pablo II a Guatemala, seis jóvenes, entre ellos Lío, fueron fusilados en el Cementerio Nacional. Nuevamente, en abril, los militares realizaron actos de sabotaje contra las celebraciones de Semana Santa, hasta que el 7 de junio la Conferencia Episcopal publicó la carta pastoral Confirmados en la Fe, condenando al régimen.
En Ixil, los pentecostales empezaron a evangelizar y se convirtieron en una especie de ojos y oídos de Ríos Montt. La Iglesia del Verbo, filial guatemalteca de la iglesia fundamentalista Gospel Outreach, con sede en Eureka, California, Estados Unidos, creó la Fundación de Ayuda al Pueblo Indígena (FUNDAPI), con oficinas en 16 calle 1-45 de la Zona 10. Participaron en acciones de contrainsurgencia, con asesores de la CIA y el Pentágono, los Ancianos de esa iglesia, Alfredo Kalschmmidt, delegado para Alta Verapaz y con oficinas en Chisec; Harris Whitbeck, misionero especialista en radiofonía; Alfredo Kalschmmidt; Jesse Camey, responsable del Programa de Ayuda a Áreas en Conflicto (PAAC); Ray Elliot hijo, responsable del PAAC  en Nebaj; George Hughes, encargado de la construcción de pistas de aterrizaje en Ixil y Rolando Lavidalle Guzmán, encargado de relaciones públicas y enlace entre la Secretaría de Bienestar Social y el PAAC.
La Comisión para el Esclarecimiento Histórico, integrada en años posteriores, documentó todas las atrocidades cometidas por el gobierno de Ríos Montt. El obispo de La Verapaz, Gerardo Flores, tras recorrer algunas parroquias el 10 y 17 de mayo de 1982, le comentó a sus entrevistadores:
“En algunas parroquias (Rabinal, Chisec, Raxruha, San Cristóbal) hay aldeas que han quedado sin habitantes. Otras cuentan con un número muy alto de viudas y huérfanos; no hay hombres ni jóvenes. En algunas hubo también destrucción de los templos y ermitas (Cobán, San Cristóbal). Otras viven bajo una tensión casi insoportable, porque han sido acusadas públicamente de que todos son guerrilleros. El quehacer pastoral está paralizado. Varias parroquias (Salamá, Rabinal, Calvario Cobán, San Cristóbal) han perdido a muchos de sus catequistas o delegados porque han sido asesinados, han tenido que esconderse o han dejado sus funciones. En varias aldeas los católicos han tenidos que enterrar sus biblias, libros de canto y sus cuadros.
Otras parroquias o parte de sus comunidades (Panzós, Senahú, La Tinta, Telemán, Tamahú, Purulhá, Cubulco, Chamelco, San Marcos Cobán) no han experimentado la violencia a gran escala, pero viven un clima de miedo, tensión y desconfianza causados por algunos secuestros, amenazas, acusaciones, rumores, prohibiciones y restricciones de actividades religiosas, o por la imposición de las PAC se ha provocado el alejamiento de los catequistas y el desánimo de la comunidad.
“Hay sin embargo otras parroquias que casi no han conocido hechos de violencia y donde todo está tranquilo (San Jerónimo, Catedral Cobán, Boloncó, Chahal, Las Casas, Tucurú). Estas desarrollan sus actividades con normalidad, incluyendo visitas a aldeas, cursillos, reuniones y celebraciones. Igual situación se da en aquellas parroquias donde se afirma que ha vuelto la tranquilidad (Raxruhá, Campur) o donde solamente en las últimas semanas han ocurrido hechos violentos (Tactic, Carchá).  Los ataques ya no se concentran en los sacerdotes o religiosas, sino en los catequistas que son más vulnerables: todos los catequistas están con la guerrilla. Las organizaciones revolucionarias tratan de penetrar en reuniones y celebraciones manipulándolas políticamente. En La Tinta y Telemán ha habido un aumento de catequistas descontrolado: a veces confiamos en ellos sin saber quienes son. Se señala que hay un aumento del espiritismo y la brujería y que las comunidades van a las celebraciones cuando hay un conjunto musical”.
La comisión investigadora, también dio una breve semblanza del comportamiento de las iglesias protestantes, protegidas por los militares o kaibiles. Escribió:
“En el Polochic su influencia es muy fuerte, por ejemplo en Tamahú se fueron dos catequistas con toda su gente.
En Chahal hacen muchas visitas a domicilio y cinco catequistas se han pasado al evangelio.
En Boloncó muchos se pasan por el ataque fuerte de los protestantes.
“En Cobán unas señoras evangélicas invitan a muchas señoras católicas importantes a reuniones tipo carismático.
La cosa se pone peor cuando se mezclan conflictos de tipo político con tensiones religiosas. Por ejemplo en el cruce en Playa Grande, se causa muchos problemas a los católicos mientras que dejan pasar sin más a los evangélicos. Los protestantes muchas veces escapan de la represión (Rabinal) o son los que provocan las primeras dificultades por sus denuncias falsas o buscan puestos públicos (comisionados) para imponerse sobre la mayoría católica (Cobán). Un caso extremo es el de Salaqwim (Cobán) donde el comisionado utilizó su poder para ganar feligreses: daba la inscripción militar solamente a los que pasaban a la Iglesia Nazarena. Él es responsable de la muerte de un catequista y del secuestro de un grupo de diez personas. Está también la imposición de una nueva tarjeta de identificación personal con la mención de la religión que profesa el portador”.
Una especie de Santa Inquisición, pero protestante, empezó a predominar en Guatemala. Sin embargo, tras toda aquella mascarada religiosa, en realidad predominaba el interés geopolítico del gobierno estadounidense, en esos momentos representado por el republicano Ronald Reagan, ex actor hollywoodense y ex dirigente sindical.
En 1980 había obtenido la presidencia de la República y en marzo de 1981 sobrevivió a un atentado perpetrado por un solitario ciudadano estadounidense. El Pentágono y la CIA tenían metidas las manos en todo Centroamérica ante el riesgo de que la miseria y corrupción oficial provocara el ascenso de gobiernos socialistas y pusieran en riesgo el capital privado, principalmente los intereses de las grandes empresas trasnacionales.
En 1981, los sandinistas, de clara formación marxista-leninista, prácticamente gobernaban Nicaragua y empezaban a tener acercamientos comerciales con la URSS. Los casi once millones de guatemaltecos, por esa razón fueron involucrados a una guerra civil regionalizada y la URNG, acicalada por el resentimiento y la afrenta, intentó repetir la experiencia cubana y sandinista, pero la conflagración sembraba de cadáveres los 22 distritos y desgraciadamente la mayoría pertenecía a gente inocente, ajena a ideologías e intereses geopolíticos. Los casos de Lío y sus compañeros de calabozo confirmaban esta incuestionable verdad.
Ríos Montt nunca lo dilucidaría porque siempre supuso que en realidad era el Látigo de Dios, un émulo del profeta Moisés, guía moral de su pueblo.

*Capitulo VI de mi libro Fusilados…

Categorías: Articulo, Uncategorized | Deja un comentario

CUANDO MEXICO FUE BALZANIZADO…

Mexico's_Territorial_EvolutionPor Everardo Monroy Caracas

Dejo testimonio: En cada estado había una caseta de cobro y policías con distintivos en el pecho que resaltaban su nacionalidad y oriundez. Ser mexicano era cosa del pasado. Ni los residentes del Estado de México podrían decirse mexicanos, sino Toluqueños. En el 2071, lo recuerdo perfectamente, existían treinta y dos países con autoridad propia y confrontada en su mayoría por la escasez de agua potable y energía eléctrica. El robo se castigaba con muerte y estaba permitida la bigamia y el matrimonio del mismo sexo.
Los de Baja California Norte, ahora llamados Tijuanenses, le tenían animadversión a los de Baja California Sur, los Paceños, al estar colonizados por ingleses y alemanes. Los gringos seguían teniendo el control económico del lado norte y prácticamente cada rincón de ese país estrecho y semidesértico estaba militarizado. Los Marines se desplazaban en tanquetas por los setenta y dos mil kilómetros cuadrados de territorio y en el Pico de La Encantada, en la Sierra de San Pedro Mártir, habían levantado una fortaleza con misiles nucleares, como simple medida preventiva. El inglés era la lengua oficial. Lo mismo sucedía en los países de Coahuila, Sonora, Chihuahua, Nuevo León y Tamaulipas. El castellano era una lengua proscrita.
Los tiempos de paz se evaporaron y esa masa de habla castiza y militante puntual de las fiestas patrias mexicanas, optó por festejar a ultranza las costumbres y los orígenes propios de su nueva nación.  Los colimenses, por ejemplo, durante una semana, la tercera de julio, recordaban con danzas, fuegos artificiales, desfiles, ceremonias religiosas y borracheras, el surgimiento de la Gran Colima. En 1523, el capitán español Gonzalo de Sandoval había derrotado a los colimecas, encabezados por el rey Colimán, y procreado al primer colimense mestizo, ascendente del presidente de la República de Colima, Juan Carlos Sandoval Icaza. Este personaje de mano dura era también descendiente del Capo Mayor del Contrabando, don Miguel Sandoval, ahora considerado un héroe nacional al ayudar con armas y dinero a independizar Colima.  La Catedral Basílica Menor lleva su nombre y bajo su Atrio Mayor reposan los restos de este ilustre narco y de sus leales sicarios.
Lo mismo ocurría en los otros países, principalmente en Michoacán, Jalisco, Nayarit, Sinaloa, Guerrero, Oaxaca y Chiapas. Los antiguos dirigentes de los cárteles de la droga, con ayuda de jueces, policías, empresarios, políticos y militares de alta jerarquía, lograron consolidar sus propias naciones y someter las revueltas de los federalistas que terminaron en el exilio, la cárcel o en el cementerio. Los sindicatos eran cosas del pasado y ahora predominaba el contrato laboral por individuo y está prohibida la huelga o cualquier manifestación publica de protesta. La educación publica es cosa del pasado y el clero católico y los ministros religiosos son los responsable de formar la conciencia social de los infantes y jóvenes. Las universidades fungen como Talleres de Formación Tecnológica y los padres de familia un día por semana limpian calles y parques para pagar la formación académica de sus hijos.
Ahora que tengo ochenta y dos años de edad y soy ciudadano de San Luis Potosí, un país acosado por nueve naciones ricas en agua, metales preciosos y madera, aún recuerdo el asesinato del último presidente de México, Carmelo Uruchurto, porque precisamente fue aquí, en Tamazunchale, cerca de la frontera con Hidalgo, donde se desplomó la avioneta y sus restos jamás fueron recuperados. Carmelo Uruchurto es considerado como el último federalista patriota de los mexicanos. La residencia organizada aún utiliza su nombre en los comunicados clandestinos.  (No puedo hacer públicos mis recuerdos, menos transmitírselos a mis hijos o nietos, porque los condeno a ser procesados y ejecutados, de acuerdo a la Ley Marcial vigente).
En San Luis Potosí vivimos de la explotación de la flourita que se usa para potabilizar el agua. También exportamos anfetaminas y piedra de cocaína que tiene mucha demanda en los países del norte. Estas drogas, ya legalizadas, dependen del capital privado y pueden adquirirse en cualquier tienda o supermercado de las treinta y dos naciones, otrora mexicanas. En las grandes fiestas nacionales jamás deben faltar estos estimulantes o alcaloides, al igual que el alcohol o la mariguana.  La prostitución está autorizada, pero en zonas construidas a diez minutos de las grandes ciudades.  En San Luis Potosí tenemos cincuenta y ocho, una por alcaldía territorial.  La de Guadalcazar y Ciudad del Maíz son las más grandes y pobladas. Hasta casino tienen.
Durante la primera semana de enero, más de mil empresarios, generales, presidentes y comandantes de las gendarmerías, se reúnen en la sede de Las Naciones Libres de América, en el país de Tenochtitlan, antes conocido como Distrito Federal. En ese Encuentro Internacional se tratan asuntos de seguridad nacional, comercio y soberanías. Ahí se dirimen diferencias y se determinan los precios de los alimentos básicos, las drogas y los productos de exportación a otras naciones del mundo, principalmente a Estados Unidos, Canadá, Europa y China. Sus conclusiones se transmiten en las televisoras privadas de cada país y es obligatorio acudir a las plazas publicas para respaldar moralmente a quienes tienen la delicada misión de gobernarnos y darnos seguridad y empleo. En tres años, quedo eximido de esta responsabilidad, porque a los ochenta y cinco, por decreto presidencial, debo suicidarme con asistencia médica y entregarle mis propiedades al Estado. Las pensiones o jubilaciones también son cosas del pasado. Espero que algún día lean estas líneas mis descendientes.

Categorías: Articulo | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com. El tema Adventure Journal.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.714 seguidores