HACIA LA CANONIZACION DEL PADRE PRO, EL SANTO FUSILADO POR EL FUNDADOR DEL PRI (Reportaje completo)

padre proPor Rodrigo Vera/Proceso

El Papa Francisco podría llevar finalmente a los altares a Miguel Agustín Pro Juárez, el miembro de la Compañía de Jesús –a la que pertenece el jefe de la Iglesia católica– fusilado durante la guerra Cristera por órdenes del presidente Plutarco Elías Calles y cuyo proceso de canonización se ha retrasado por razones políticas.

Al menos así se cree en la Compañía de Jesús, que ya empezó a impulsar la canonización, confiada en las afinidades entre el actual pontífice y Pro: el ideario de ambos se inclina por la promoción de los derechos humanos, la justicia social y la llamada opción preferencial por los pobres.

Y con miras a convertir al jesuita en “el santo de los derechos humanos”, en México ya se abrió el museo Padre Pro –donde se exhiben muchas de sus reliquias, entre ellas la ropa que llevaba al ser fusilado– y muy pronto se pondrá en escena Corona de sangre, la obra teatral sobre Pro del dramaturgo Luis G. Basurto.

El vicepostulador de la canonización en México, el sacerdote Amado Fernández, comenta animado: “Esperemos que con el nuevo Papa, que es jesuita, todo sea mucho más fácil”.

–¿El Papa Francisco conoce el caso del padre Pro?

–Por supuesto que lo conoce, pues a nivel mundial el padre Pro es uno de los mártires más populares dentro de la Compañía. En todas partes se le conoce. Su caso fue muy sonado porque fue un crimen abominable, perpetrado con una saña increíble en 1927 cuando supuestamente México ya había superado la etapa revolucionaria y entrado en la modernidad.

“Para los jesuitas latinoamericanos, como el Papa, hay dos casos muy queridos: el del padre Pro y el del jesuita chileno Alberto Hurtado, quien trabajó en el medio obrero de los años veinte a los cincuenta del siglo pasado, por lo que es más reciente que Pro. Hurtado fue un hombre muy generoso y muy inspirador. Él ya fue declarado santo. En cambio, el padre Pro sólo tiene el rango de beato.”

–¿En realidad Pro es un mártir de talla mundial?

–Sí. Y le pongo el ejemplo más a la mano; aquí en mi oficina recibo cartas de todas partes de Europa y de Latinoamérica, lo mismo de Estados Unidos, Filipinas, Australia y otros países, en las que los fieles me hablan de su devoción por el padre Pro. A veces me solicitan reliquias o me hablan de los favores que les hizo… cosas de ese tipo.

–¿A qué se debe su popularidad?

–Obviamente a su vida íntegra y ejemplar. Su postura a favor de los necesitados es acorde con la doctrina social de la Iglesia y además ejerció a fondo su vocación sacerdotal al extremo de llegar al martirio. La proyección internacional del padre Pro también se la debemos al propio general Calles, quien invitó a toda la prensa para que documentara y sacara fotos del fusilamiento.

Por los derechos humanos

El vicepostulador de la causa es entrevistado en la residencia de la Compañía de Jesús de la colonia Roma, atrás del templo de la Sagrada Familia, donde se guardan los restos de Pro en una urna de plata. Lo acompaña Karla Aceves, su principal asistente en el proceso de canonización.

Ambos resaltan las afinidades entre Pro y Francisco: inspirado en la encíclica Rerum novarum, el primero trabajó con los obreros y los marginados desde que estudiaba teología en Bélgica; lo mismo hizo el argentino Jorge Bergoglio en su natal Buenos Aires; el ideario de los dos jesuitas rechaza las pompas y el oropel del Vaticano para insertarse en la línea de la opción preferencial por los pobres.

Otro importante punto en común entre el mártir y el pontífice es la admiración compartida por la figura de San Francisco de Asís: Pro lo tomó como uno de sus modelos y practicó un ascetismo franciscano como norma de vida; Bergoglio seguiría el mismo camino, al grado de decidir llamarse Francisco tan pronto fue electo Papa.

Fernández recalca: “La postura del padre Pro y del padre Bergoglio es la misma; ayudar a los más necesitados y hacer conciencia de que los bienes materiales son para todos y deben compartirse. Ambos nos hablan de la justicia social y predican con el ejemplo”.

Indica que en la reciente encíclica de Benedicto XVI y el Papa Francisco, Lumen fidei (la luz de la fe), el último capítulo –titulado “Dios prepara una ciudad para ellos”– fue el escrito por Bergoglio y ahí se centró precisamente en la justicia social, el sufrimiento y el bien común.

“En ese capítulo Francisco nos dice que la fe debe activar a la justicia en este mundo. La actuación y el pensamiento del padre Pro siempre se centraron en esa misma dimensión de la fe”, dice el vicepostulador.

Para preservar este legado espiritual del mártir, añade, la Compañía de Jesús abrió en México el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro (Prodh), el cual lleva años defendiendo a la población más golpeada del país: migrantes, indígenas, obreros, campesinos, familiares de desaparecidos, víctimas de la violencia, perseguidos políticos, etcétera.

Precisa: “El Prodh defiende los derechos de quienes han sufrido atropellos e injusticias. Su objetivo es que la justicia sea justa. En ese sentido podríamos decir que es una herencia que nos dejó el padre Pro”.

–¿Entonces la figura del padre Pro sigue vigente?

–¡Claro! Hoy es más vigente que nunca. El padre Pro fue víctima de la violencia que se vivía entonces en el país; fue acusado de un delito que no cometió y por ello se le fusiló sin previo juicio. Pero la violencia de aquellos años se queda muy chica en comparación con la violencia criminal que actualmente estamos viviendo.

“Son terribles las actuales injusticias cometidas por el Estado mexicano. Lo narrado en la película Presunto culpable es de lo más cotidiano. Las estadísticas nos dicen que sólo se denuncia 30% de los delitos y que únicamente 2% de los ilícitos son procesados. Si te roban o te asaltan ya ni tiene caso ir a levantar una denuncia porque es sólo perder el tiempo.

“Una de mis labores como vicepostulador es traducir al presente la espiritualidad con que el padre Pro afrontó aquella violencia. Entender la vida y la muerte desde la perspectiva de la fe es tan necesario ahora como en tiempos de Pro, cuya figura sigue vigente por ser un mártir de los derechos humanos”.

La Cristiada ya es historia

A Miguel Agustín Pro se le acusó de estar implicado en un atentado contra Álvaro Obregón –entonces expresidente y nuevamente candidato presidencial– el 13 de noviembre de 1927. Sin juicio de por medio, Calles ordenó que lo ejecutaran para que sirviera de escarmiento al clero. El 23 de noviembre se le condujo al pelotón de fusilamiento ante una multitud invitada a presenciar el espectáculo. Su última voluntad fue que lo dejaran rezar. Perdonó a sus verdugos. Murió con los brazos en cruz y gritando “¡Viva Cristo Rey!”.

En 1935 empezaron a realizarse trámites en la arquidiócesis de México con miras a su canonización. El proceso apostólico se abrió formalmente en 1952, provocando resquemores porque aún estaban abiertas las heridas del enfrentamiento entre la Iglesia y el Estado.

En julio de 1986 el Vaticano dio su fallo favorable para que se le beatificara, paso previo a la canonización. La beatificación se programó para noviembre de 1987, pero el gobierno de Miguel de la Madrid, alegando que esas fechas eran electorales, pidió al Vaticano posponer la beatificación. El Vaticano accedió. El 25 de septiembre de 1988 se realizó formalmente la ceremonia, presidida por Juan Pablo II. Televisa no trasmitió la beatificación por instrucciones de Miguel de la Madrid, ya que la figura del jesuita seguía siendo molesta para el gobierno mexicano (Proceso 622).

“Entonces era muy delicado proceder a beatificarlo debido a la tradición jacobina del país”, comenta Amado Fernández.

–Hoy usted trabaja para dar el último paso: el reconocimiento formal como santo. ¿Percibe un rechazo del actual gobierno mexicano?

–No. La guerra Cristera ya es historia. Esa llaga quedó cicatrizada. Los antiguos resquemores van quedando en el pasado. Hoy, con tantos problemas que tiene el país, nadie quiere montarse a un ring más.

–¿Qué falta para que al padre Pro se dé la ­canonización?

–La aprobación de un milagro por parte de Roma. El milagro necesita ser avalado por un grupo de médicos independientes y por otro grupo de expertos eclesiásticos. Su aprobación es para nosotros la cereza del pastel.

Karla Aceves lo secunda: “Aparte de ser una curación extraordinaria, el milagro debe darse de manera inmediata y permanente. La Congregación para la Causa de los Santos, instancia encargada de otorgar el aval, es muy exigente con los casos que le llegan. Por eso primero debemos comprobar y documentar muy bien en México el milagro que pensamos enviar”.

–¿Ya tienen alguno?

–De la gran cantidad de testimonios que los fieles nos envían hemos escogido tres casos: el de un enfermo de la ciudad de León que tenía cáncer en el pulmón, se encomendó al padre Pro y rápidamente sanó; el de un drogadicto homosexual que se curó de VIH y el de otra persona que ya la daban por muerta debido a un botellazo en la cabeza.

“Los tres expedientes están siendo revisados por médicos allegados a la Compañía. Es una especie de filtro interno, pues no queremos aventurarnos y enviarlos al Vaticano sin revisión. De manera que esos casos están todavía en la etapa mexicana, aunque el postulador de la causa en Roma, el padre Antonius Witwer, se mantiene en contacto con la Congregación para la Causa de los Santos.”

Para promover la figura del mártir y lograr su canonización –explica Karla– muy pronto se pondrá en escena Corona de sangre, la obra póstuma de Luis G. Basurto musicalizada por José Antonio Alcaraz, en la que se muestran pasajes biográficos de Pro, desde su formación en la Compañía hasta el momento de su martirio.

El museo

Fernández y Aceves llevan al reportero al museo Padre Pro, a un costado de la iglesia de la Sagrada Familia. Primero atraviesan el laberinto de pasillos de la residencia jesuita que desemboca en el altar del templo.

Y ahí, a la derecha del altar, se ve refulgir la urna de plata con los restos del mártir, exhumados del panteón de Dolores, a donde fue llevado su cadáver en medio de un cortejo fúnebre que atiborró las calles.

Bajo la urna hay un mueble de madera con una hendidura que dice “peticiones”, donde los fieles depositan sus cartas pidiéndole favores al beato. Por otra rendija, la de “testimonios”, introducen los escritos donde relatan la manera en que fueron socorridos.

Salimos del templo por el portón principal, en la calle de Puebla. A un lado está el museo: un moderno y bien iluminado espacio donde se exhiben en vitrina muchas pertenencias de Pro. Llevó años juntarlas entre familiares, amigos y miembros de la Compañía.

En el punto central del museo están el saco y el pantalón oscuro que Pro llevaba al ser fusilado, lo mismo que el suéter a rayas. Se aprecian los agujeros de las balas. La vestimenta se colocó en forma de cruz, simulando la postura que adoptó Pro ante el pelotón. Y frente al traje se puso una enorme fotografía mural de quienes presenciaron el fusilamiento en primera fila. Así queda recreada la escena del martirio.

El museo también exhibe las maletas plegables que se convertían en altares, utilizadas por el jesuita para oficiar sus misas clandestinas. Están sus vestimentas sacerdotales, breviarios, relojes de bolsillo, cilicios y otros objetos personales. Hay fotografías de Pro desde que era niño, en su natal Guadalupe, Zacatecas.

“El museo lo visita gente de distintos países, entre fieles y curiosos. Despierta mucho interés. Se puso en la colonia Roma porque aquí el padre Pro ejerció su ministerio durante la persecución callista. Merece ser santo”, comenta Karla.

Por lo pronto el Papa Francisco ya externó su intención de hacer santo a Óscar Arnulfo Romero, el obispo salvadoreño acribillado en 1980 y otro de los controvertidos mártires latinoamericanos afines a la opción por los pobres. El pontífice incluso trató el asunto con el presidente de El Salvador, Mauricio Funes, durante una audiencia en el Vaticano el pasado mayo.

En los círculos eclesiales se espera que de un momento a otro Bergoglio se manifieste en favor de la canonización del jesuita zacatecano, acribillado medio siglo antes que Romero.

“Hasta el momento el Papa Francisco no ha hecho ninguna alusión pública al proceso del padre Pro”, comenta el vicepostulador.

–Ustedes son jesuitas como el Papa. ¿Le han pedido que los apoye en la causa de Pro?

–¡No! En la Compañía de Jesús no nos valemos de palancas ni de influencias. ¡Nada de palancazos! Nos sujetaremos a los requisitos del proceso sin pedirle ayuda al Papa. Eso es lo correcto.

Categorías: Articulo | Deja un comentario

EL FIN MADIATICO DEL EZLN: UNA DECADA DE CARACOLES (Reportaje completo)

PROCESO-1921Por Jose Gil Olmos e Isain Mandujano/Proceso

SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS, CHIS..- A diferencia de lo que ocurría hace casi 20 años, el EZLN ya no atrae masivamente los reflectores. Con la notable ausencia del subcomandante Marcos, la dirigencia indígena festejó este mes los primeros 10 años de autogobierno de las comunidades zapatistas. Para hacerlo, los rebeldes convocaron a un nuevo Congreso Nacional Indígena y abrieron la Escuelita Zapatista, a la que acudió el ex rector Pablo González Casanova y ante cuyos alumnos los rebeldes advirtieron que contestarán cualquier ataque y defenderán el territorio indígena de las agresiones.

A casi 20 años de su aparición pública, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) ya no tiene la misma atención de la prensa nacional y extranjera, esa que en 1994 llenaba hoteles en esta ciudad y hacía filas de días y semanas para conseguir una entrevista con el subcomandante Marcos, quien desde 2009 no aparece públicamente.

Hoy tampoco están aquellas multitudes de organizaciones sociales y políticas que formaban caravanas buscando contacto con la dirigencia indígena, la cual abría las puertas de sus comunidades para que entraran todos quienes querían aportar ayuda o participar en sus proyectos de producción.

Ahora, con las puertas cerradas a la prensa “comercial” pero acceso abierto a organizaciones de la llamada sociedad civil y medios “alternativos”, el EZLN celebró el sábado 10 y el domingo 11 una década de autogobierno en los llamados caracoles; luego inició las clases de la Escuelita Zapatista para mil 700 alumnos mexicanos y extranjeros invitados personalmente y cerró sus actividades con el Congreso Nacional Indígena (CNI) entre el sábado 17 y el domingo 18 —abierto a los medios—, a donde llegó el pleno de la comandancia indígena encabezada por los comandantes Tacho, David y Zebedeo y el subcomandante Moisés.

La llegada de la dirigencia indígena y de un centenar de integrantes de las comunidades de apoyo del EZLN alimentó la expectativa de la posible reaparición del subcomandante Marcos. Sin embargo el guerrillero no apareció y se reavivaron los rumores de que está muy enfermo y por eso delegó responsabilidades en el subcomandante Moisés, quien actuó de manera discreta y con un perfil bajo, incluso en su única participación en el Centro Indígena de Capacitación Integral (Cideci), centrándose en reconocer la cesión de la obra del pintor Pablo O’Higgins a la causa zapatista.

MENSAJE A EPN

Y entre la nueva serie de actividades con que busca reactivar su vinculación con los pueblos indígenas y las agrupaciones civiles, el EZLN envió un mensaje al gobierno de Enrique Peña Nieto: Manifestó que contestará cualquier ataque y defenderá el territorio de los pueblos indígenas del país de las agresiones de empresas trasnacionales y autoridades coludidas con el crimen organizado.

A 10 años de su apuesta de autogobierno, hoy los zapatistas presumen tener mejores condiciones sociales, políticas, educativas, sanitarias y de gobierno que otros pueblos indígenas que siguen al régimen oficial. Informan que tienen un sistema de salud integral con clínicas capaces de atender partos y realizar cirugías programadas, de consulta general, ginecológicas, oftalmológicas, odontológicas y de medicina natural. También tienen escuelas de educación primaria y secundaria, tiendas de abarrotes, colectivos de producción de café de exportación, hortalizas, ganado, sistema de justicia y radios comunitarias.

Además, su propia institución bancaria que en el caracol de La Realidad es manejada por mujeres: el Banco Autónomo de Mujeres Zapatistas. Éste presta dinero (sólo para emergencias) y la riqueza que genera va a un fondo comunitario.

En dos videos que entregaron a los alumnos de la Escuela Zapatista —a los cuales tuvo acceso este semanario—, los zapatistas describen cómo han alcanzado sus formas de autogobierno: “Nadie enseñó, no lo leímos, nosotros los hemos hecho como vivimos”, dicen.

TODO ES PACÍFICO

En uno de los videos el comandante Tacho lanza un mensaje que resume la defensa del proyecto político de autogobierno del EZLN que ya cumple una década:

“En la resistencia le decimos al mal gobierno que no lo necesitamos, que nosotros podemos organizarnos por nosotros mismos. Todo esto se ha logrado sin disparar ni una sola bala, ni una bomba, ni una granada, lo hemos logrado todo de manera pacífica. Por eso decimos al gobierno que dice que somos violentos (que) no hemos hecho ningún acto de violencia para lograr esto. Si hay violencia en el país ha venido por el mal gobierno, ha habido miles de muertes, desapariciones, desalojos, persecuciones de los políticos del mal gobierno.

“Pero nosotros los zapatistas decimos que si nos respetan, los respetamos, y si no nos respetan, nos defenderemos. Y si hoy seguimos un camino pacífico, de lucha, no es que tengamos miedo, es porque amamos la vida para luchar, para que este pueblo de México viva.

“Ya les demostramos que no les tenemos miedo y se los demostramos en 1994. Si no nos respetan, tomaremos otras medidas”, sentencia Tacho, una de las cabezas de la comandancia indígena del EZLN.

Y frente a las iniciativas privatizadoras del gobierno, el EZLN ha emprendido la reactivación del Congreso Nacional Indígena, estableciendo un nuevo pacto de defensa de los territorios comunales afectados por empresas transnacionales, autoridades y bandas del crimen organizado.

El domingo 18, en la clausura de la cátedra Tata Juan Chávez, a la que asistieron representantes de pueblos indígenas de 20 estados, en nombre de la dirigencia del EZLN la comandanta Miriam dijo que defenderían los territorios indígenas “sin importar las consecuencias”.

DÉCIMO ANIVERSARIO

La noche del viernes 9 un grupo de reporteros tuvo acceso al caracol de Oventic, llamado Resistencia y Rebeldía por la Humanidad. Los miembros del Consejo Autónomo de la Junta de Buen Gobierno (JBG) y los delegados de los municipios rebeldes emitieron su mensaje político llamando a la democracia, la justicia, la libertad y el respeto a los derechos humanos.

Ahí una mujer joven con el rostro cubierto por un paliacate, en nombre de la JBG, leyó el mensaje político traducido luego al tzotzil y al tzeltal, en el que reconoció el camino difícil del autogobierno zapatista.

“No ha sido fácil estos 10 años de práctica y construcción de nuestra autonomía. Es decir, de nuestra propia forma de vivir y de pensar, de organizarnos y de gobernarnos. No ha sido fácil por muchas razones, tales como falta de experiencia o falta de más preparación para gobernar y gobernarnos”, dijo.

El EZLN criticó la estrategia de combate a la pobreza del gobierno de Enrique Peña Nieto —que encabeza la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles—, la cual fue lanzada precisamente en el municipio de Las Margaritas el pasado 21 de enero, lugar donde el EZLN tiene uno de sus principales enclaves desde 1994.

“Está por ejemplo la llamada Cruzada Nacional contra el Hambre que no es más que un plan de contrainsurgencia, con el objetivo de dividir, de provocar enfrentamientos en las comunidades y destruir la resistencia de las comunidades zapatistas, porque es un ataque económico, político, social, ideológico y cultural contra la construcción de la autonomía de los pueblos originarios en nuestro país”, señaló la joven zapatista.

Dijo que esa cruzada sólo provocará más problemas entre las comunidades, porque viene acompañada de una estrategia de militarización.

MÁS HAMBRE

“El plan nacional de Peña Nieto sólo traerá más hambre, enfermedades y muertes para nuestros pueblos. La militarización y paramilitarización de todos los territorios indígenas está trayendo más inseguridad, terror, miedo y descontento para nuestros pueblos, que no están conformes con ver a nuestras comunidades invadidas por miles de federales, militares y paramilitares que respaldan la violación de derechos humanos.”

En nombre de los zapatistas, la joven dijo que a pesar de los esfuerzos de “exterminio que llevan a cabo los malos gobernantes de nuestro país”, ellos, los pueblos zapatistas y sus gobiernos autónomos, seguirían su proceso de organización fortaleciendo todas las áreas de trabajo en todas las zonas zapatistas.

“Aunque reconocemos que hemos venido fallando porque todavía estamos aprendiendo. Todavía nos hace falta mucho por aprender y mejorar en nuestro trabajo por una vida más justa, más digna y humana. Seguimos creyendo en un mundo mejor, un mundo donde quepan muchos mundos.”

El ex rector de la UNAM, Pablo González Casanova, a sus 90 años, llegó como un alumno más a la Escuelita Zapatista y tomó clases con las comunidades de apoyo del EZLN en el Cideci.

Lo mismo hizo el economista y politólogo Gustavo Esteva, de 76 años, quien con su cuaderno y pluma listos, antes de entrar a la primera clase le dice a Proceso: (Los caracoles) “son ejemplo de una demostración muy seria de cómo a nivel de toda una región pueden construir su propia democracia desde donde (está) la gente y no desde allá arriba. Los zapatistas están demostrando que eso se puede, que eso es viable, que eso es realista, que eso es práctico para resolver los problemas concretos de la gente”.

 

Categorías: Articulo | Deja un comentario

LOS SOCIOS DE PEñA: LOS EMPRESARIOS DEL SALINISMO SE FROTAN LAS MANOS (Reportaje competo)

PROCESO-1921Por Arturo Rodriguez Garcia/Proceso

Lorenzo Zambrano, presidente de Cemex; Germán Larrea, de Grupo México; Antonio del Valle, de Mexichem; Álvaro Fernández Garza, de Grupo Alfa; Carlos Slim, de Carso… Los magnates que en los noventa se beneficiaron de la política privatizadora de Carlos Salinas de Gortari, ahora son los principales voceros del presidente Enrique Peña Nieto y de su iniciativa de reforma energética. No es para menos: si aquellas privatizaciones ayudaron a engrosar la lista de Forbes dedicada a México, qué no podrá hacer la de Pemex…

Beneficiarios de los negocios al amparo del poder, los magnates salinistas promueven la reforma energética que propuso el presidente Enrique Peña Nieto y se disponen a sacar su tajada de la apertura al capital privado, eje central de la iniciativa.

Se trata de empresarios, dirigentes de cámaras y organismos patronales, magnates del Consejo Mexicano de Hombres de Negocios (CMHN) y, señaladamente, la élite regiomontana. Favorecidos por las privatizaciones de la banca y las paraestatales en los noventa, en algunos casos ascendieron en la lista de los más adinerados del mundo.

Ahora se disponen a entrar o a ampliar su participación en los negocios del petróleo y la electricidad, como lo hicieron antes en la banca y las paraestatales. Todos ellos hacen eco del discurso presidencial para ensalzar las modificaciones a la Constitución que impulsa el PRI.

El lunes 12, cuando se presentó la iniciativa de reforma energética de Peña Nieto en Los Pinos, asistieron pocas personas ajenas al gobierno o al PRI. Por eso destacó la presencia de Lorenzo Zambrano, uno de los más opulentos empresarios del país.

“La iniciativa de reforma energética aportará dinamismo a nuestra economía, al promover la inversión y la generación de empleos”, escribió el millonario en su cuenta de Twitter. Zambrano preside Cemex, la empresa cementera que despuntó a nivel mundial en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, cuya campaña electoral financió y promovió entre los empresarios en 1988 (Proceso 825).

Aunque los capitalistas de Monterrey fueron influyentes durante muchos años, en el gobierno de Salinas expandieron sus corporativos gracias a las privatizaciones industriales y bancarias, además de los ingentes beneficios fiscales de los que disfrutan hasta la fecha.

Su peso político fue tal que obtuvieron posiciones en el gabinete de Vicente Fox, y si bien quedaron prácticamente descobijados en el de Felipe Calderón, mantuvieron prebendas.

Están de regreso. Los magnates salinistas son visitantes asiduos de Los Pinos y se convirtieron en los principales promotores de la propuesta de reforma energética del presidente.

Alonso Ancira Elizondo, presidente de Altos Hornos de México (AHMSA), resumió el asunto en una entrevista con The New York Times reproducida por Reforma el lunes 19: “Los dos expresidentes anteriores a Peña Nieto no fueron mis amigos”. De acuerdo con la nota, el inversionista se prepara para incursionar en la explotación del gas shale.

LA ‘CUOTA’ NACIONAL

Al presentar su iniciativa, Peña Nieto enlistó los “elementos fundamentales” para el sector petrolero: la apertura al sector privado, un nuevo régimen fiscal para Pemex que se incluirá en la iniciativa de reforma hacendaria de septiembre, transparencia y rendición de cuentas, y “establecer reglas de contenido nacional en las compras y proyectos de infraestructura de Pemex” para utilizar el gran poder de compra del sector energético como palanca de desarrollo de la “nueva política industrial mexicana”.

Un día después, el martes 13, la Presidencia de la República convocó a la presentación de la Estrategia Integral de Gas Natural, en la cual Pedro Joaquín Coldwell, titular de la Secretaría de Energía (Sener), enumeró varias medidas para resolver el desabasto de gas, particularmente en el norte del país.

Según el funcionario, se aumentará la importación de gas, se avanzará en la construcción de ductos y estaciones de compresión en el noreste y, de aprobarse la reforma energética, habrá “una mayor explotación de los recursos, estimulando la inversión en recursos no convencionales, lo que permitirá incrementar la producción de petróleo y gas”. En síntesis, importar gas y producirlo con recursos privados.

Lo secundó el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, un regiomontano que inició su carrera política bajo la protección de Salinas de Gortari cuando éste fue secretario de Programación y Presupuesto. Insistió en las bondades de la reforma energética y la estrategia para el gas natural: “El costo de no llevar a cabo estas medidas sería muy alto, pues de facto volvería técnicamente inviable el sumarnos a las cadenas globales de valor.

“El efecto expansivo de esta estrategia puede apreciarse claramente en los diferentes proyectos de inversión de las empresas siderúrgicas más importantes de México, que para 2012-2013 superan ya los 5 mil 500 millones de dólares, generando más de 4 mil puestos de trabajo.”

 Dichos proyectos son: Ternium, en Pesquería, Nuevo León; Fénix, de Altos Hornos de México; la planta de DeAcero, en Ramos Arizpe, Coahuila, y el Centro de Laminación de Tubos de Tenaris-Tamsa, en Veracruz.

Enseguida Álvaro Fernández Garza, presidente de la Cámara de la Industria de la Transformación (Caintra), que agrupa a poderosos empresarios de Monterrey, machacó: “Hoy en día empresas mexicanas están invirtiendo en exploración y perforación de hidrocarburos en Estados Unidos. Tenemos confianza en que la reforma proveerá las condiciones para que inversiones similares se materialicen en México. El sector industrial, particularmente el de Nuevo León, está listo para crecer, para invertir en México, para participar como nos corresponde en la generación de valor y empleo”.

De hecho, Peña Nieto retomó las alusiones a las inversiones mexicanas en exploración y producción de energéticos en Estados Unidos para insistir en la conveniencia de su iniciativa, como la mayor parte de su intervención del lunes 12.

Lo que no se dijo al día siguiente, pero que horas después aclaró el presidente del CMHN, Claudio X. González, es que entre las empresas que invirtieron en el sector en Estados Unidos y ahora se interesan en hacerlo en México está Grupo Alfa, que dirige Fernández Garza. González también mencionó a Alpek (filial petroquímica de Alfa), Cemex, Carso e ICA.

LA ÉLITE SALINISTA

El apoyo mutuo del gobierno de Carlos Salinas y los magnates de Monterrey ha sido ampliamente documentado. Por ejemplo, la Caintra fue uno de los organismos privados que en 1992 se pronunció públicamente por la reelección de Salinas.

Ternium y Tenaris-Tamsa son filiales del Grupo Techint, corporativo ítalo-argentino que adquirió las acererías regiomontanas Hylsa e Imsa. Dicho grupo, presidido por el magnate bonaerense Paolo Roca –quien a su vez levantó su imperio sobre las privatizaciones argentinas–, tiene inversiones en los sectores energéticos de Venezuela y Perú, donde protagonizó escándalos de corrupción (Proceso 1600).

Techint, a través de sus subsidiarias Tenaris, Ternium y Tecpetrol, anunció el lunes 19 que invertirá mil millones de dólares para construir una termoeléctrica propia en Pesquería, Nuevo León, cuya construcción estará a cargo de Techgen, otra de sus subsidiarias.

Techint y su presidente mantienen una estrecha relación con Carso y el magnate Carlos Slim. Estuvieron asociados en una filial denominada Techtel, que consiguió el contrato para instalar las primeras líneas de fibra óptica en El Habal-Culiacán.

Carso es el caso emblemático de la privatización, pues a partir de la adquisición del monopolio estatal Telmex en el sexenio de Salinas, Slim acumuló una de las mayores fortunas del mundo. Entre las susbsidiarias de Carso están Cicsa, que también participa en negocios de fibra óptica, y Swecomex, orientada a la construcción y operación de plataformas marinas, torres de comunicaciones, tubería y tendido de ductos.

Otra subsidiaria de Carso es Cilsa, dedicada, entre otras cosas, a proyectos hidroeléctricos, acueductos, plantas de tratamiento y presas; lo mismo que la proveedora de insumos para energía Condumex. Por si fuera poco, Inbursa es desde mayo pasado el asegurador de todas las instalaciones físicas de Pemex en tierra y mar.

El lunes 12, día en que se presentó la iniciativa presidencial de reforma energética, el periódico El Financiero publicó que, en el último año, Slim invirtió mil millones de dólares en proyectos del sector y que, según los analistas consultados por el diario, las recientes reestructuras de Carso indican que centrará sus inversiones en energía.

En cuanto a Cemex, el grupo inició su despunte cuando el gobierno de Salinas le ayudó a comprar Cementos Tolteca; lo mismo que Alfa, Imsa y Cydsa, fue rescatada de sus deudas y posteriormente favorecida en las privatizaciones (Proceso 847).

Una de las constructoras más grandes del país, ICA, fue de las grandes beneficiarias de las concesiones carreteras durante el salinismo.

La relación de los industriales acereros con Salinas sigue vigente. Por ejemplo, el 8 de septiembre de 2011 el expresidente comió con los miembros de la Cámara Nacional del Hierro y el Acero (Canacero) en Monterrey. El anfitrión fue Raúl Gutiérrez Muguerza, presidente de DeAcero, y entre los convidados estuvieron el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, y el vicecoordinador de los diputados priístas, Héctor Gutiérrez.

CAMPO FÉRTIL

Desde la presentación oficial de su iniciativa, Peña Nieto ha insistido en que su aprobación impulsará la producción de fertilizantes y, en consecuencia, habrá más alimentos a menor costo.

Hasta ahora el monopolio de los fertilizantes lo tiene Mexichem, empresa que Antonio del Valle adquirió con la privatización de Fertimex. También durante el salinismo, este empresario compró el Banco Internacional, aunque después lo vendió al trasnacional HSBC. Mexichem está asociada con Pemex desde principios de año y en un intento de reactivar la producción de fertilizantes en el complejo Pajaritos, de Coatzacoalcos.

Otro caso es el de Grupo México, del magnate Germán Larrea Mota-Velasco, favorecido por todos los gobiernos: con Salinas adquirió minas y créditos; con Zedillo, una parte de Ferrocarriles Nacionales; y cuando estallaron conflictos laborales en sus mineras, los gobiernos de Fox y Calderón los aplastaron con la fuerza pública. En los periodos panistas, Larrea amplió sus inversiones al sector energético y se convirtió en el segundo mexicano más rico.

En el sexenio foxista, Larrea se disponía a construir una termoeléctrica en Coahuila, pero el proyecto se frustró por la explosión de su mina Pasta de Conchos, donde murieron 65 trabajadores en 2006. No obstante, durante el gobierno de Calderón se le dio el contrato para construir una termoeléctrica, pese a la oposición de decenas de municipios serranos de Puebla.

Además, el Grupo México edifica actualmente una central de energía eólica en Oaxaca y otra en Sonora, tiene tres perforadoras en Chicontepec, así como contratos de cimentación y perforación de pozos.

El presidente ejecutivo del conglomerado, Javier García de Quevedo, anunció el jueves 22 que los directivos analizan la posibilidad de expandirse a otras áreas del sector cuando se apruebe la iniciativa de reforma de Peña Nieto.

Salinismo aparte, con la Estrategia Integral de Suministro de Gas y aun sin la reforma energética, la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) saludó la propuesta peñista.

Según su presidente, Francisco Funtanet Mange, en los próximos tres años habrá inversiones por 7 mil millones de dólares, de los cuales 5 mil 500 millones corresponderán a capital regiomontano. Según Caintra, 30% se destinará a producir electricidad.

A su vez, el dirigente del Consejo Coordinador Empresarial, Gerardo Gutiérrez Candiani, afirmó que las inversiones en México crecerán entre 50 mil y 70 mil millones de dólares anuales si se aprueba la reforma energética.

Todo este entusiasmo por el anuncio de la iniciativa presidencial produjo dinero: además de los anuncios de inversiones millonarias en el sector energético, las acciones del Grupo Alfa, Aplek, Carso y Mexichem, entre otras, repuntaron en la Bolsa Mexicana de Valores ante la especulación de que tendrán mejores expectativas cuando se abra la puerta a la participación privada.

Categorías: Articulo | Deja un comentario

TRAICION Y VENGANZA, EL DESAFIO DE LOS MAESTROS (Reportaje completo)

PROCESO-1921Por Jesusa Cervantes/Proceso

La indignación por el ‘engaño y la traición’ de la que fue objeto el magisterio disidente al no ser incluidas sus propuestas en las leyes secundarias de la reforma educativa de Enrique Peña Nieto se convirtió en venganza que desplazó al Poder Legislativo, sujetó al Judicial y atenazó el aeropuerto más importante del país. La administración federal había prometido que haría caso a los maestros a la hora de definir dicha legislación. Pero no cumplió.

Una fallida maniobra de los alfiles presidenciales desestabilizó a los tres poderes de la Unión.

Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación; Luis Miranda Nava, subsecretario de la misma dependencia, y Aurelio Nuño, jefe de la Oficina de la Presidencia de la República, intentaron controlar al magisterio utilizando el Pacto por México. Fallaron: Los legisladores federales tuvieron que salirse de sus recintos, edificios del Poder Judicial fueron cercados, los profesores impusieron qué leyes se analizaban y paralizaron zonas enteras de la capital del país, incluyendo los accesos al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

Después de nueve horas de bloqueo en torno al AICM, el Gobierno Federal cedió ante los maestros. En una negociación de cuatro horas con el secretario de Gobernación, los líderes seccionales de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) aceptaron replegarse a su campamento en el Zócalo, liberando San Lázaro y el Senado de la República con el compromiso de iniciar negociaciones con los legisladores, el próximo lunes.

En un intento por desinflar el movimiento contra la reforma educativa que encabeza la CNTE —y luego de las tomas de carreteras que los profesores realizaron en Guerrero—, el pasado 14 de mayo Enrique Peña Nieto encomendó a Miranda Nava, Osorio Chong y Nuño realizar una serie de ofrecimientos a los profesores, abriéndoles las puertas del Pacto por México.

De acuerdo con personas cercanas a la negociación, Miranda Nava prometió a la disidencia magisterial el financiamiento para que realizara nueve foros sobre la reforma. El acuerdo era que las propuestas emanadas de esos encuentros se incorporarían a la iniciativa federal, que buscaba reformar las tres leyes reglamentarias del artículo tercero constitucional.

Las leyes a modificar serían la General de Educación, la del Instituto Nacional de Evaluación Educativa y la General del Servicio Profesional Docente.

Por su parte, el presidente nacional del PRI, César Camacho Quiroz; el del PAN, Gustavo Madero, y el del PRD, Jesús Zambrano (todos integrantes del Pacto por México), ofrecieron apertura para recibir y “posiblemente” incluir las propuestas de los docentes en las citadas leyes, según contaron legisladores federales.

Pero el gobierno y los partidos políticos los engañaron.

LA DEL GOBIERNO

La CNTE sí recibió el financiamiento para sus foros, que se realizaron del 31 de mayo al 12 de julio. En esos días, sin embargo, Emilio Chuayffet Chemor, titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), y César Becker, el director jurídico de la SEP, ya confeccionaban las leyes secundarias que serían entregadas al Congreso de la Unión, aun sin tener las propuestas de los profesores.

El 14 de agosto, Peña Nieto envió las tres leyes a la Comisión Permanente, instancia del Poder Legislativo que opera en los periodos de receso. Al hacerlo, dio materia a diputados y senadores para convocar a un periodo extraordinario de sesiones, del 21 al 23 del mismo mes. El día 16 se publicó en la Gaceta Parlamentaria que la Comisión de Educación llama a sesionar la noche del lunes 19.

A partir de este momento los maestros de la CNTE (que estaban concentrados en el Zócalo) comenzaron a trasladarse a las afueras de San Lázaro.

El día que sesionó la Comisión, el PRI presentó sus tres dictámenes, apoyado por PAN, PVEM y Panal. No obstante, esto contravenía un acuerdo hecho con los perredistas, con quienes había pactado discutir uno solo, relata el diputado Roberto López.

Ante esto, el presidente de la comisión legislativa, el perredista Jorge de la Vega Membrillo, abandonó la sesión. Indignados, los perredistas se le sumaron.

La actuación del PRI fue rápidamente conocida por los maestros, que la calificaron de “albazo”. Enardecidos y sintiéndose traicionados al saber que sus propuestas no aparecían en los documentos, se lanzaron contra el cerco de 70 miembros de la Dirección de Resguardo de la Cámara de Diputados y 35 policías federales.

Maestros y policías se enzarzaron en una pelea que acabó con 20 agentes federales heridos y 20 autos dañados —a uno le intentaron prender fuego—. Desde ese momento la CNTE aumentó su presencia en San Lázaro para impedir la instalación del periodo extraordinario.

LA DE ‘LOS CHUCHOS’

El diputado perredista Roberto López recuerda que el martes 20, a la reunión de su grupo parlamentario, los 103 diputados llegaron con la idea de prepararse para el debate de la reforma en materia de acceso a la información. “Pero de pronto Silvano (Aureoles, coordinador perredista) nos plantea que hay que discutir las tres leyes de la educativa”.

El senador Alejandro Encinas rememora también que, en reunión con senadores, el propio Osorio Chong aseguró que todos los partidos habían avalado las tres leyes en materia educativa, incluyendo a los perredistas.

La noche del martes 20 y luego del enfrentamiento entre maestros y policías en San Lázaro, la Comisión Política Nacional Única de la CNTE se reunió con varios diputados perredistas en un hotel frente a la Alameda, incluyendo a Aureoles y a Roberto López. “Les preguntamos cuál ley afecta más como para sacarla de la agenda y nos dijeron que la del Servicio Profesional Docente; Aureoles lo consulta con coordinadores y dicen que lo ven bien”, dice López.

El diputado recuerda que, inicialmente, el PAN insistió en mantener las tres normas y el PRI estaba dividido.

Otra fuente de la Cámara de Diputados detalla que no sólo el presidente de la Comisión “se asustó” por las tres leyes elaboradas en la oficina de Emilio Chuayffet, “sino también Los Chuchos (como se conoce a la corriente política del PRD llamada Nueva Izquierda). Se asustaron y pidieron un encuentro con la gente del Pacto por México. Lo que ellos habían avalado ahora lo querían bajar por miedo”.

“El martes, Miguel Alonso Raya (diputado perredista) y Jesús Zambrano (líder del PRD y fundador de Los Chuchos) van a Los Pinos y ahí se echan para atrás en lo avalado por el Pacto por México. Piden que se baje de la discusión la Ley General del Servicio Profesional Docente. Presidencia accede”, dice la fuente. En ese momento ya había más de 10 mil maestros en el Zócalo.

Sin embargo, la información hacia los órganos de dirección de la Cámara fluye de manera contradictoria. De acuerdo con diputados, Emilio Chuayffet presiona para que se mantengan los tres dictámenes y en Los Pinos se pide valorar el impacto. Esto provocó que en la Gaceta Parlamentaria del 21 de agosto, día en que se inició el periodo extraordinario, todavía aparecieran las tres.

El sentimiento de traición se intensificaba entre los miembros de la CNTE. A las 4 de la mañana de ese día ya habían tomado el control de todos los accesos a San Lázaro y de las instalaciones del Poder Judicial que están al lado.

NEGOCIACIÓN FALLIDA

Silvano Aureoles estaba presionado por su correligionarios, por la desesperación de Los Chuchos —que pese a que habían logrado que se bajara el dictamen éste seguía apareciendo en la Gaceta— y por la ira de los maestros. Personas que conocieron de la reunión afirmaron que en este contexto negoció un encuentro con Manlio Fabio Beltrones, coordinador de los diputados de PRI; Luis Alberto Villarreal, del PAN, y los líderes de la sección 22 de Oaxaca, Rubén Núñez; de la 18 de Michoacán, Juan José Ortega, y la 9 del Distrito Federal, Francisco Bravo. Se reunieron en un hotel cercano a San Lázaro.

Priístas y panistas exigían a los maestros desbloquear la Cámara. Los maestros exigían uno o dos días para pensarlo. Los diputados reviraron: “¡No, aquí es un tiempo fatal, ya estamos convocados al periodo extraordinario y se tiene que decidir hoy”, reconstruye una de las fuentes consultadas.

Los profesores pidieron tres horas para analizar la situación. Al cumplirse, exigieron que se bajaran las tres leyes para liberar los accesos. Los congresistas sólo estaban dispuestos a retirar la Ley General del Servicio Profesional Docente. En este contexto se estanca el diálogo. A las 4:30 de la tarde, justo cuando venció el plazo, los priístas organizaron la instalación de una sede alterna en el Centro Banamex. La ubicación de ese lugar, frente al Campo Militar Número 1 y alejado de las sedes legislativas oficiales, lo hizo el recinto perfecto.

TENSIÓN

El Poder Legislativo sesionaba de forma obligada fuera de sus sedes oficiales, y el flujo de maestros seguía aumentando. Llegaban de Michoacán, de Guerrero, de Oaxaca.

Así, a las siete de la tarde del 21 de agosto, el Congreso de la Unión se atrincheró en su nuevo recinto, el Centro Banamex. Ahí, diputados y senadores trabajaron custodiados por 600 policías federales. Estaban “en la clandestinidad y a salto de mata”, acusó el diputado de Movimiento Ciudadano, Ricardo Monreal.

Como en los momentos más tensos de la toma de carreteras en Guerrero, en febrero pasado, la protección de los legisladores estuvo a cargo del comandante “Espartaco”, quien se coordinó con el comandante de la Dirección General de Operaciones de la Policía Federal Ministerial de la PGR, Carlos Gómez Arrieta.

Entre la noche del 21 y madrugada del 22 de agosto los legisladores aprobaron la Ley General de Educación y la del Instituto Nacional para la Evaluación Educativa. La Ley General del Servicio Profesional Docente se dejaría para otro momento.

A las 20 horas del 22 de agosto —cuando estaba por clausurarse el periodo extraordinario— llegaron al Campo Militar Número 1 los operadores del gobierno federal Miranda Nava y Osorio Chong. Iban a reunirse de manera urgente con Manlio Fabio Beltrones Rivera, coordinador de diputados priístas, y Emilio Gamboa Patrón, coordinador de los senadores.

Ahí, afirman las fuentes consultadas, les exigieron incluir de nueva cuenta la controvertida ley. Sin embargo, los priístas sostuvieron que no existían las condiciones políticas para hacerlo. Además, desde las nueve de la mañana del 21 de agosto ese debate se había “bajado del orden del día” publicado en la Gaceta.

A eso se sumaba el hecho de que los maestros amenazaban con tomar el AICM. Miranda y Osorio llamaron a los legisladores a que entonces convocaran a otro periodo extraordinario, la semana entrante. Dijeron convencidos: “Los maestros van a liberar San Lázaro, de eso no hay duda”.

En tanto, desde Los Pinos se exigió al titular de la Secretaría de Educación Pública que hiciera nuevos amarres para desatorar la Ley General del Servicio Profesional Docente. Por ello, Emilio Chuayffet convocó la mañana del viernes 23 al líder del oficialista Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Juan Díaz de la Torre, para que manifestara su respaldo al gobierno.

A la misma hora, Enrique Peña Nieto hacía público su beneplácito por las dos leyes aprobadas, pero convocaba: “Hago votos para que en breve sea aprobada la Ley General del Servicio Profesional Docente”.

La declaración de Peña Nieto y la negociación de Chuayffet provocaron que la CNTE cumpliera su amenaza de movilizar a miles de maestros y bloquear las vialidades de acceso al AICM el mediodía del viernes 23.

 

Categorías: Articulo | Deja un comentario

UNA CIUDAD LLAMADA BASTARDA (DE ESTA PELICULA TARANTINO HIZO KILL BILL)

29719973Un extravagante western como pocos, lleno de escenas memorables, en especial en las que interviene el gran Robert Shaw, esta vez interpretando a un revolucionario al que apodan “águila”, el cuál se hace pasar por cura con el fin de evitar ser capturado por el ejército mexicano, el cuál dirige un sádico coronel, antíguo compañero de fatigas de Shaw, y que está interpretado maravillosamente por Martin Landau.

La atractiva Stella Stevens (La aventura del Poseidón) “interpreta”, esta vez con demasiada ropa encima, a la viuda de un soldado supuestamente asesinado por “águila”, la cuál ofrece una recompensa a quien descubra quien es “águila”.

Un grupo de revolucionarios mexicanos asesina a un párroco de la ciudad y a un buen número de sus feligreses. Diez años después llega a la ciudad una mujer buscando vengarse de los asesinos de su marido. (FILMAFFINITY) El film se compone de unos buenos secundarios, como Telly Savalas (Battle of the Bulge) el cuál interpreta a Carlos, bandido sin escrúpulos que es capaz de asesinar a su propia madre.  También tenemos a un soso Fernando Rey (interpretando al ciego de turno), a Michael Craig encarnando a Paco, soldado mujeriego y traidor que recibe una brutal paliza a manos de Robert Shaw, y por último tenemos a un andrajoso Al Lettieri (El padrino, Mr. Majestyk), encarnando a “Bomba”, sicario sin cerebro de Savalas, y cuya risa se asemeja bastante a la del perro pulgoso.
La peli tiene un buen ritmo, muy buenos diálogos, a veces pueden considerarse como cómicos, y mucha acción.
Me encantan los diálogos de esta peli, son de lo más chistosos, sobre todo cuando conversan Robert Shaw y Martin Landau.

Categorías: Pelicula completa | Deja un comentario

MOVIMIENTO MAGISTERIAL MEXICANO 1956-1958

fotosPor Gerardo Peláez Ramos/

Investigador y docente universitario de Sinaloa

Hace 50 años, entre marzo y agosto de 1960, el Comité Ejecutivo de la Sección IX del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación fue “conminado” por el Comité Ejecutivo Nacional del SNTE a rectificar su “política de indisciplina constante” y consignado ante la Comisión Nacional de Vigilancia; “establecida” su presunta responsabilidad por la CNV, ésta formó una Comisión Nacional de Honor y Justicia que dio al CES-9 por juzgado, suspendido “provisionalmente” de la dirección seccional, desalojado de las oficinas sindicales del magisterio capitalino, y desconocido y expulsado del sindicato. El II Consejo Nacional Extraordinario del SNTE, celebrado en Acapulco, Guerrero, ratificó los acuerdos anteriores y nombró una Comisión Ejecutiva, encabezada por Máximo Revuelta Villalobos e integrada por cuadros priístas, pepinos y un elemento del jacobinismo socializante. En respuesta, los maestros defeños estallaron un paro entre el 10 de junio y el 31 de agosto de ese año, con gigantescas manifestaciones y otros actos de masas, siendo tratados con mucha violencia por el gobierno a principios de agosto, y, finalmente, derrotados. (1) Para entender estos acontecimientos, es posible que la mejor vía sea la de presentar, en esta entrega, un resumen sucinto sobre el inicio del movimiento magisterial de 1956-1960. Cabe, entonces, proceder de este modo.

Abel Ramírez Acosta, secretario general del CE de la Sección IX del SNTE, presentó un pliego petitorio a la Secretaría de Educación Pública en el cual destacaban dos demandas muy sentidas por los profesores: el aumento del 30 por ciento a los sueldos y la jubilación a los 30 años de servicio sin límite de edad. El pliego fue entregado a la SEP a mediados de abril de 1956.

Los maestros y educadoras –al igual que otros asalariados de la Federación– fueron duramente golpeados por el desarrollismo y vieron sus condiciones de vida y de trabajo estancadas, en unos casos, y, en otros, francamente en retroceso.

Las pugnas interlideriles, el descontento acumulado, la tradición avanzada de los trabajadores de la SEP y la cercanía de las elecciones presidenciales ayudaron a la eclosión de la primera sacudida del charrismo (2) sindical; permitieron una irrupción impresionante de la base trabajadora, gracias, en especial, a que el aparato sindical recurrió a la movilización. En efecto, los burócratas magisteriales hicieron uso de las asambleas de escuela y delegacionales, de plenos de representantes y de esa arma formidable que son los paros.

Los jefes seccionales llegaron a un acuerdo con las autoridades y firmaron un convenio el 2 de julio, en el cual se asentaban como conquistas centrales un aumento de 90 pesos por plaza, un incremento de 10 por ciento al sobresueldo y un descuento de 40 por ciento en los precios de las medicinas. Los secretarios delegacionales rechazaron tal solución. (3)

Como estaba planeado, el 3 de julio se efectuó una concentración en los patios de la SEP, en la cual los dirigentes seccionales fueron ampliamente rebasados. Othón Salazar comenzó a perfilarse como el líder natural de aquellas jornadas. Se inició, en esta forma, la primera sacudida del corporativismo sindical.

Rápidamente, los maestros del DF constituyeron su Comité Pro Pliego Petitorio (posteriormente Comité Pro Pliego Petitorio y Democratización de la Sección IX del SNTE, luego Movimiento Magisterial y finalmente Movimiento Revolucionario del Magisterio), rechazaron a la dirección oficialista y pasaron a colocarse en el centro de la atención pública.

El movimiento, que tuvo como origen demandas económicas, devino, ante la cerrazón corporativa, en movimiento depurador de la Sección IX. Se convirtió, en otras palabras, en una lucha por la democracia sindical y contra la corrupción y el burocratismo del sindicato.

La dirigencia gremial, al comprender el derrotero de la acción de las masas, dio comienzo a una intensa campaña confusionista y anticomunista.

Los mítines, manifestaciones y otros actos de masas de los profesores distritenses, en julio-septiembre de 1956, fueron auténticos paros, o, si se prefiere, huelgas parciales.

El Comité Pro Pliego Petitorio, el 12 de julio entregó un memorando a Benito Coquet, secretario de la presidencia, en el que solicitaba la solución a sus demandas centrales. (4)

El empuje del movimiento orilló a los jerarcas sindicales a poner en pie todos sus recursos propagandísticos y publicitarios. Los secretarios generales seccionales, por ejemplo, manifestaron que en el sindicato reinaban la tranquilidad y el orden, y que apoyaban sin reservas todas las medidas adoptadas por la dirección nacional del sindicato. (5)

Al calor de la movilización, los trabajadores de la enseñanza elaboraron volantes, mantas y pancartas, celebraron reuniones con los padres de familia, publicaron desplegados en la prensa nacional y editaron periódicos de escuelas y delegaciones.

El Comité Pro Pliego Petitorio y Democratización de la Sección IX del SNTE presentó, el 16 de agosto, ante el Tribunal de Arbitraje de los Trabajadores al Servicio del Estado la demanda de que el CES-9 y el CEN del SNTE lanzaran la convocatoria para la celebración del VI Congreso Ordinario de la Sección IX del SNTE. (6)

El 27, el Tribunal de Arbitraje respondió que de acuerdo con el Estatuto depositado ante él debería erigirse la comprobación de ser miembro activo del sindicato; que, en consecuencia, deberían comprobar ante ese tribunal ser miembros activos del sindicato para poder tramitar la demanda que habían entablado. (7)

Representantes del movimiento y la dirección del sindicato celebraron negociaciones, pero las condiciones impuestas por Enrique W. Sánchez impidieron llegar a una salida política. La Asamblea Seccional del Magisterio del DF se inició el 6 de septiembre, con la asistencia de 12,843 profesores de enseñanza primaria y educadoras. La reunión eligió Comité Ejecutivo de la Sección IX, quedando integrado por Othón Salazar Ramírez, secretario general, y en otras posiciones otros cuadros. El acto se clausuró el 10 de septiembre de 1956.

El CEN nombró una llamada Comisión Coordinadora y de Dirección de la Sección IX, integrada por Enrique Olivares Santana, Miguel Conde, Bernardo Porta y Héctor Dueñas.

La situación política nacional se complicó en esos días por la ocupación militar del Politécnico el 23 de septiembre. El internado y el comedor fueron suprimidos, y en su lugar se estableció un sistema de becas. Poco después, Nicandro Mendoza y otros líderes estudiantiles del IPN serían encarcelados y procesados.

Como expresión de su cerrazón, la dirección del sindicato se pronunció en contra de la “demagogia”, el “futurismo” y las “ambiciones personalistas”. (8)

El IX Consejo Nacional Ordinario del SNTE

En la segunda quincena de noviembre de 1956, tuvo lugar el IX Consejo Nacional Ordinario del SNTE, cuyo foco de atención se localizó en la agitación de la Sección IX. Enrique W. Sánchez expresó que el efecto desorientador cundió alimentado por la actitud impaciente de algunos elementos, por la artificiosa intransigencia de otros y por la evidente intromisión de factores extraños. (9) La reunión se desarrolló en una situación tensa. A Othón Salazar se le hostilizó y finalmente fue callado. La porra del CEN funcionó a la perfección.

Los acuerdos del consejo eran contrarios a la solución política del problema. Se ratificaron las medidas del CEN y se facultó a éste para formar una Comisión de Honor y Justicia para investigar y resolver sobre la conducta divisionista de Othón Salazar y otros dirigentes del movimiento. El CEN quedó facultado para convocar al congreso seccional cuando las condiciones lo permitieran. La intolerancia charril era evidente.

En apariencia, tanto en la vida diaria como en la institucional-sindical, el asunto estaba archivado y resuelto. Sin embargo, la situación real era otra, por una razón que los bonzos sindicales no lograron comprender: el contexto social y político de esos años.

La aparente calma de 1957 fue engañosa. Las condiciones iban madurando para el estallido masivo del magisterio del DF. Mientras tanto, la dirección del movimiento y los comités ejecutivos delegacionales celebraron asambleas, realizaron varios actos públicos y editaron periódicos y boletines que orientaban a los trabajadores. 1957 no fue un año muerto.

El amparo promovido por el CE democrático de la Sección IX del SNTE fue respondido, el 9 de febrero de 1957, por el Tribunal de Arbitraje con la absolución del CEN del SNTE. (10) Debido a esto, el CE democrático se amparó ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Mas, tales pasos no producirían ningún avance en la solución del conflicto.

El aparato sindical logró comprar a algunos jefes opositores. El 24 de abril, miembros del CE del Movimiento Magisterial y Democratizador de la Sección IX del SNTE llamaban a buscar nuevas metas y nuevos métodos de lucha. (11)

En la segunda mitad de 1957 el Movimiento Magisterial se transformó en Movimiento Revolucionario del Magisterio. (12) A fines de ese año, el MRM reinició algunas acciones de masas, mientras el liderato oficialista reemprendía la campaña contra la insurgencia.

El MRM adoptó una de sus decisiones menos afortunadas el 2 de diciembre: apoyar la candidatura a la presidencia de la República de Adolfo López Mateos. (13)

El movimiento elaboró, el 11 de diciembre, un programa que incluía un aumento de sueldos en un 40 por ciento a partir del 1 de enero de 1958; aumento de sueldos suplementarios a 9.00 pesos mensuales por cada año de servicio; incorporación al sueldo nominal del 10 por ciento de sobresueldos por zona de vida cara; compensación de dos meses de sueldo cada fin de año; jubilación a los treinta años de servicio sin límite de edad, y extensión a los jubilados de los aumentos que se otorgaran a los maestros en servicio. (14)

El X Consejo Nacional Ordinario del SNTE

En enero-febrero de 1958 tuvo verificativo el X Consejo Nacional Ordinario del SNTE, el cual, una vez más, abordó el conflicto intergremial de la Sección IX y algunos problemas de la vida interna sindical. (15) La reunión resolvió avalar los acuerdos del anterior consejo y la práctica del CEN en el periodo que medió entre ambos consejos. No había posibilidad, en esas condiciones, de llegar a una solución negociada. Pero faltaba la palabra del gran factor decisivo: el movimiento de masas.

Ciertamente, 1958 fue el año de la primera gran insurgencia del magisterio desde la fundación del SNTE. En auténtica avalancha se encadenaron los actos de masas, el apoyo de sectores populares, la intensa propaganda y el desprestigio y descrédito del aparato sindical oficialista. En parte, coincidió, asimismo, con el movimiento ferrocarrilero

La agitación se elevó con la manifestación del 12 de abril. El gobierno y los capos sindicales respondieron en forma violenta. Decenas de maestros fueron golpeados, heridos y detenidos. Los líderes del sindicato no sólo apoyaron la represión, sino que ellos mismos ayudaron directamente a la policía a perpetrar el peligroso atentado. (16)

Los hechos del 12 de abril cimbraron a los maestros capitalinos, rodearon al movimiento de una extensa solidaridad popular y aislaron aún más a la dirección del SNTE.

El CEN del sindicato culpó de los acontecimientos a la dirección de Othón Salazar. (17)

La asamblea plenaria del MRM tomó un acuerdo, el 15 de abril, de profundas repercusiones: suspender las labores en las escuelas primarias y jardines de niños del DF.

Los días 19 y 21 de abril se realizaron manifestaciones muy numerosas. Para entonces, el paro abarcaba a la inmensa mayoría del magisterio de la Ciudad de México. El 23, los 55 comités ejecutivos seccionales lanzaron un manifiesto en el que denunciaban la anarquía que trataba de crear un grupo minoritario del profesorado de primaria del DF. (18)

La guardia permanente en la SEP

Los padres de familia realizaron una gigantesca manifestación el 30 de abril. Al llegar a la SEP, surgió la idea de permanecer allí hasta que el secretario de Educación Pública negociara y resolviera las demandas magisteriales. Nació, como nuevo método de lucha, la guardia permanente en los patios de la SEP.

Las fuerzas de izquierda, delegaciones sindicales de la Sección X del SNTE, sociedades de alumnos de las normales, el Instituto Politécnico Nacional y la Universidad Nacional Autónoma de México, sindicatos obreros y otras agrupaciones populares apoyaban al magisterio en pie de pelea. El Sindicato Mexicano de Electricistas se solidarizó con el movimiento de los maestros. (19)

El MRM manifestó el 8 de mayo que la razón principal de su lucha era el aumento del 40 por ciento en sus salarios, y la otra razón la conversión de su sindicato en un organismo democrático y de lucha. (20) En otro documento planteaba que la SEP incrementó su presupuesto, de 1939 a 1958, en más de 17 veces, mientras los maestros habían visto aumentar su sueldo sólo en cuatro veces y media. (21)

En la celebración del Día del Maestro, el 15 de mayo, Adolfo Ruiz Cortines hizo algunos ofrecimientos a los paristas sin señalar cantidad ni porcentaje de los aumentos, lo que introdujo ciertas vacilaciones en la base; empero, el MRM decidió continuar su movimiento hasta obtener una respuesta concreta.

Al terminar las vacaciones de mayo, el día 27 los estudiantes de la Escuela Nacional de Maestros y la Escuela Normal Superior decidieron entrar en paro indefinido en solidaridad con el magisterio parista.

El movimiento se coronó con la victoria. El 2 de junio, el gobierno resolvió otorgar a los profesores de las escuelas primarias del DF, cuyos sueldos fueran de 800 pesos, 150 pesos adicionales y sus percepciones reglamentarias. Los profesores de las escuelas primarias foráneas obtendrían el mismo mejoramiento de 150 pesos mensuales, así como los inspectores y directores, tanto del DF como foráneos. Las percepciones de los maestros rurales mejorarían también, puesto que su sueldo mínimo sería de 600 pesos, más el sobresueldo respectivo. Para los profesores de educación posprimaria, se tomó como base el maestro de secundaria de tiempo completo (clase E), que recibiría una mejoría mensual de 143 pesos, más su sobresueldo. En forma proporcional, de acuerdo con sus categorías, mejorarían los sueldos de los inspectores, directores, subdirectores y demás personal en función magisterial en la educación posprimaria. (22)

No sin antes darse una interesante lucha de ideas y planteamientos contrapuestos, el 5 de junio los maestros pusieron punto final al paro y a la guardia permanente.

La lucha de los maestros de primaria y educadoras logró, así, imponerle al gobierno la concesión de ciertas demandas al magisterio, que, en parte, fueron extensivas a la baja burocracia en general. La victoria imbuyó de una seguridad inmensa a los profesores de banquillo. En el futuro inmediato sería democratizado el órgano dirigente de la Sección IX del SNTE, que sería saboteado por las autoridades, y en 1960, golpeados los ferroviarios, el movimiento magisterial sería reprimido y derrotado.

Notas:

(1) Archivo Manuel Ontiveros Balcázar; Dictamen que rinde la Comisión Nacional de Vigilancia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, con motivo de la consignación presentada por el Comité Ejecutivo Nacional del propio sindicato en contra del Comité Ejecutivo de la Sección IX, presidido por el profesor Gabriel Pérez Rivero y de las comisiones dependientes de la misma, mecano, 9-IV-60; CEN del SNTE, Por qué se consignó al Comité Ejecutivo de la Sección IX, México, Ed. del Mag. 1960; Magisterio, núm. 14, junio de 1960; Declaración de la Comisión Política del CC del Partido Comunista Mexicano, en relación con el paro indefinido de los maestros de primaria del DF, México, 6-VI-60; Política, núm. 8, 15-VIII-60, y Célula Magisterial del PCM, El gobierno se protege con sus líderes lacayos de la acción revolucionaria de los maestros, mecano, 8-IX-60.

(2) En octubre de 1948, Jesús Díaz de León, apodado El Charro y secretario general del Sindicato de Trabajadores Ferrocarrileros de la República Mexicana, con apoyo de policías y militares ocupó las oficinas centrales del STFRM y destituyó a los miembros de izquierda del Comité Ejecutivo de la organización, que encabezaban Valentín Campa y Luis Gómez Z. Estas acciones se enmarcaban en un contexto de división de la Confederación de Trabajadores de América Latina, la Federación Sindical Mundial y los sindicatos franceses, italianos, cubanos y de otros países, en el inicio de la guerra fría. A partir de entonces a los líderes sindicales oficialistas comenzó a llamárseles charros. Nació, pues, el fenómeno del charrismo sindical.

(3) Gerardo Peláez, Las luchas magisteriales de 1956-1960, México, ECP, 1984, p. 27.

(4) Suscribían el documento Amelia Oliver, Daniel Villagrán, J. Encarnación Pérez Rivero, Fermín Castañeda, Othón Salazar y otros. (El Popular, 13-VII-56, p. 2).

(5) Firmaban, entre otros, Enrique Olivares Santana (Sección I, Aguascalientes), Édgar Robledo Santiago (Sección VII, Chiapas), Alfonso Lozano B. (Sección X, DF) y Pablo Añorve (Sección XIV, Guerrero). (El Popular, 18-VII-56, p. 5).

(6) El Popular, 26-VIII-56, p. 13.

(7) El Popular, 3-IX-56, p. 2.

(8) Reivindicación, núm. 90, 20-IX-56, p. 8.

(9) SNTE. IX Consejo Nacional Ordinario, Informe que rinde el secretario general del Comité Ejecutivo Nacional, profesor Enrique W. Sánchez, sobre la gestión sindical correspondiente al primer año de ejercicio. 1955-1956, México, Ed. del Mag., 1956, p. 17.

(10) Resolución del H. Tribunal de Arbitraje de los Trabajadores al Servicio del Estado, sobre el conflicto planteado en relación con el problema interno de la Sección IX. (Laudo del 9 de febrero de 1957), México, Ed. del Mag., febrero de 1957, p. 31.

(11) Firmaba, entre otros, Antolín Rodríguez. (Unidad Magisterial, núm. 21, 31-V-57, p. 11).

(12) Volante, 9-IX-57.

(13) Firmaban por el CD Othón Salazar, Elia Sortibrán y otros. (Extra de Insurgencia, 16-XII-57).

(14) Manifiesto, 11-XII-57.

(15) Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. X Consejo Nacional Ordinario, Informe que rinde el secretario general del Comité Ejecutivo Nacional, profesor Enrique W. Sánchez, sobre la gestión sindical correspondiente al segundo año de ejercicio. 1956-1957, México, Ed. del Mag., 1958, pp. 15-16.

(16) Firmaban OSR, Daniel Villagrán, Elia Sortibrán y otros. (Gerardo Peláez, “12 de abril de 1958, la gran manifestación magisterial”, en UnomásUno, 12-IV-83, p. 2).

(17) Declaraciones del Comité Ejecutivo Nacional del SNTE, en relación con los sucesos del sábado 12 del presente mes en el Zócalo, México, mimeo, 15-IV-58, p. 2.

(18) La Prensa, 24-IV-58, p. 32.

(19) Ovaciones, 2-V-58.

(20) Gerardo Peláez Ramos, Historia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, México, Ed. del STUNAM, 2ª ed., 2000, p. 117.

(21) Movimiento Revolucionario del Magisterio, Razón y justicia de nuestro movimiento, México, s. e., 1958, p. 4.

(22) Novedades, 3-VI-58, pp. 1 y 10.

Gerardo Peláez Ramos es autor, entre otras obras, de Partido Comunista Mexicano. 60 años de historia. (Cronología. 1919-1968), 2 tomos, Culiacán, UAS, 1980; Situación actual y perspectivas del movimiento sindical en México, Puebla, UAP, 1978; Historia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, México, ECP, 1984, y Ed. del STUNAM, 2ª ed. corr. y aum., 2000; Las luchas magisteriales de 1956-1960, México, ECP, 1984; Historia del Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad Autónoma de Guerrero, Chilpancingo, CESS del STAUAG, 1990; El sindicalismo magisterial. 1935-1943, México, SNTE, 1994; Diez años de luchas magisteriales (1979-1989), México, Ed. del STUNAM, 1999; Breve historia del STUNAM, México, UNAM-STUNAM, 2001, y Resumen histórico del SUNTU (1979-1995), Culiacán, SUNTUAS Académicos, 2004.

*Ensayo publicado originalmente en 2010

en http://www.rebanadasderealidad.com.ar

Categorías: Articulo | Deja un comentario

¿POR QUE LOS MAESTROS TOMARON LAS CALLES?

Leyes reglamentarias, leyes punitivas
fotoPor Pedro Ramírez Vázquez*
En los casos de quien no se incorpore a los programas de regularización o no alcance un resultado suficiente en la tercera evaluación que se le practique, se darán por terminados los efectos del nombramiento correspondiente sin responsabilidad para la autoridad educativa. Así reza el último párrafo del artículo 53, capítulo VIII De la permanencia en el servicio, título segundo de la iniciativa de Ley General del Servicio Profesional Docente.

¿Será esto lo que para el gobierno federal significa que las leyes reglamentarias de la mal llamada reforma educativa no son punitivas?

A pesar de que en la exposición de motivos de la citada ley se anota que es injusto atribuir los bajos resultados en materia educativa a un solo factor, a los docentes, lo cierto es que la SEP sigue pensando que somos los maestros los responsables del deterioro educativo que padece nuestro país. No son responsables los 30 años de política neoliberal que ha empobrecido a la población y abandonado a su suerte al sistema educativo. No son responsables las precarias condiciones en que se encuentran la gran mayoría de los centros escolares. No son responsables los bajos salarios que percibimos los trabajadores de la educación. No son responsables la corrupción, el chantaje y la represión que ejercen los charros sindicales para controlar el gremio. Y, desgraciadamente, pudiéramos seguir con un largo etcétera. No, los responsables son los maestros y, por tanto, es a ellos a los que hay que castigar.

¿Será que lo planteado en el artículo 53 es lo que en la propia iniciativa se plantea como el reclamo de una evaluación justa que asegure la dignificación de la profesión docente? El que se amenace con correr a los docentes después de una supuesta tercera evaluación, ¿es lo que va a dignificar la profesión docente?

A lo largo del articulado de la ley se demuestra que sólo es demagogia cuando se dice en la exposición de motivos que la iniciativa está construida sobre la base de la confianza en los maestros y apuesta a su vocación y potencial. ¿Amenazándonos es como se nos tiene confianza? ¿Hay confianza cuando a los docentes de nuevo ingreso se les extenderá un nombramiento que estará sujeto a un periodo de inducción al servicio con duración de dos años… (con) el acompañamiento de un tutor… (y en caso de que) se identifique insuficiencia en el nivel de desempeño de la función docente, se darán por terminados los efectos del nombramiento sin responsabilidad para la autoridad educativa (artículo 22)? Se acabó la plaza base, se acabó la antigüedad, y por tanto la adquisición de derechos laborales, la autoridad educativa podrá terminar la relación laboral a los dos años de iniciada.

Por cierto, para acabar de demostrar que nos tienen confianza, a lo largo de la iniciativa de ley se repite una y otra vez aquello de que si nos despiden es por culpa de los docentes y por tanto la autoridad educativa no tiene responsabilidad. Si no cumplimos con el periodo de inducción y si no nos sujetamos a la evaluación, es culpa nuestra. Si no nos abstenemos de solicitar cambio de adscripción, es culpa nuestra. Si prestamos el servicio docente sin haber cumplido los requisitos y procesos a que se refiere la ley, es culpa nuestra. Si no atendemos los programas de regularización, formación, capacitación y actualización (artículo 69), es culpa nuestra y la autoridad educativa dará por terminado los efectos del nombramiento correspondiente” (artículo 74).

Hay más, artículo 76: El personal docente y el personal con funciones de dirección o de supervisión… que no asista a sus labores por más de tres días consecutivos, o discontinuos en un periodo de treinta días naturales, sin causa justificada será separado del servicio público (que creen) sin responsabilidad para la autoridad educativa. ¿Una licencia médica será causa justificada? ¿La muerte de un familiar será causa justificada? ¿Se acabaron los llamados días económicos?

En el transitorio octavo se hace alusión al personal que a la entrada en vigor de la presente ley se encuentre en servicio y cuente con nombramiento definitivo, con funciones de docencia, de dirección o de supervisión… que no se sujete a los procesos de evaluación o no se incorpore a los programas de regularización del artículo 53… será separado del servicio público (por si no han entendido) sin responsabilidad para la autoridad educativa. ¡Vaya que nos tienen confianza!

¿Servirá mi papel que acredita la propiedad de la plaza? ¿La llamada basificación de la clave será sólo un objeto de recuerdo o de anécdota?

El transitorio noveno continúa con las amenazas y en general la ley citada es un ejemplo de cómo pasarse por el arco del triunfo las distintas leyes y reglamentos que regulan la vida laboral de los maestros.

¿Es así como esta ley, y las otras dos que ya aprobó el Congreso de la Unión, buscan mejorar la calidad educativa y lograr la equidad en la educación básica y media superior?

Que nadie se engañe, al gobierno federal, a los partidos integrantes del pacto, a las cámaras de Diputados y Senadores, no les interesa la educación de los niños y jóvenes de nuestro país, mucho menos mejorar el servicio educativo. Desde diciembre de 2012, con la aprobación de la mal llamada reforma educativa, han engañado, tergiversado y mentido –lo siguen haciendo– a la opinión pública y a los padres de familia. No es colocando en la picota a los trabajadores de la educación como se resolverá el deterioro educativo.

A pesar de todo, el maestro de base, los maestros de banquillo, no vamos a cejar en nuestro empeño por defender la educación pública y nuestros derechos laborales. No nos sentimos desanimados, por el contrario, estamos con más coraje ante la insidia y traición del gobierno federal, de los partidos políticos y de diputados y senadores vendidos, y estamos resueltos a seguir luchando.

*Profesor de Telesecundaria y licenciado en pedagogía y colaborador de La Jornada

Categorías: Articulo | 1 comentario

1927, JOSE JARIS, EL SUBCOMANDANTE MARCOS TARAHUMARA

taPor Everardo Monroy Caracas/Reportaje publicadoen El Diario de Chihuahua en marzo de 2001

En Chihuahua, tierra de indios y mestizos, los héroes hicieron sus revueltas para tratar de erradicar los vicios del sistema político y administrativo. En esa historia de balas, obuses y política, como apuntan los libros de texto gratuito, nunca han faltado los nombres de Francisco Villa, Pascual Orozco, Toribio Ortega y Abraham González; hombres de la revolución y del norte; hombres mestizos, no indígenas.

Sin embargo, en 1927, diez años después de haberse instituido la Ley de Enero, elevada en 1917 a rango constitucional, un gobernador tarahumara, José Jaris Siguirichi puso de cabeza a los chabochis de la sierra, a los gobernantes y al ejército federal. La causa de su levantamiento armado: exigir justicia, cese a los maltratos y despojos de sus mujeres y niños y tratar de echar a los mestizos de sus tierras de heredad.

Desde San José Guacayvo a Papajichi y de Tewerichi a Cuchiherachi, de los municipios de Bocoyna, Urique, Batopilas y Carichí, la presencia del dirigente tarahumara se dejó sentir y preocupó a las autoridades. Era la primera revuelta indígena en muchas décadas. No en contra “del supremo gobierno”, como apunta la antropóloga Mayra Mónica Meza, sino para defender su tierra y tratar de reconquistar territorio, otrora de los tarahumaras, pimas, guarojíos y tepehuanes.

La rebelión se inició en septiembre de 1927 y ese fue el tiro de gracia para que el gobernador y coronel, Jesús Antonio Almeida fuera licenciado y en su lugar quedara, durante unos días, Manuel Mascareñas Jr., quien, a su vez, le heredó el cargo a Fernando Orozco. Previo al levantamiento de Jaris -se lee en el estudio “San José Baqueachi: historia de un ejido tarahumara que se resiste al destino de tierras”-, un grupo de tarahumaras fue derrotado en Nonoava. El movimiento era liderado por Francisco Lozano, Jesús J. Soto, Marcelo Estrada, Angel Bailón y Severo Gardea.

El capitán primero Indalecio Olivas, mató a algunos de ellos y les recogió 12 armas mausser y 30-30, un costal con 100 cartuchos. De los 65 detenidos, cinco eran chabochis y 60 tarahumaras. “El más valioso trofeo de guerra”, escribe la investigadora, “fue un estandarte con la imagen de la virgen de Guadalupe y una figura de Miguel Hidalgo”.

Por ese hecho, al levantarse en arma Jaris, el gobierno supuso que también se trataba de un “movimiento religioso proclerical”. Y no fue así. El gobernador indígena, daba respuesta a una serie de hostilidades por parte de los mestizos que se oponían al deslinde de la sierra que realizaban ingenieros topógrados enviados de la ciudad de México e integrantes de la Comisión Deslindadora de la Alta y Baja Tarahumara. Los chabochis supusieron que esos trabajos afectarían sus propiedades.

“Nuevamente quedó demostrado que la gente mestiza o “de razón” se negaba a aceptar cualquier acción en beneficio de los indígenas de la sierra Tarahumara”, apunta la antropóloga.

Otros personajes se unieron a su causa: José Ventura Basigochi, Ventura Cruz Guaguachérare, San Pedro González y Candelario Rentería, todos indios. Se presume que San Pedro continuó la lucha, después de deponer las armas Jaris.

Mayra M. Meza concluye que tras analizar la revuelta puede afirmar que Jaris no se levantó en armas en contra del gobierno, sino que pretendía expulsar del territorio tarahumara a los mestizos que habitaban en él, poniendo así fin a la injusticia, a los tratos violentos y arbitrarios de que los rarámuris eran objeto”.

Después de varios días de persecución fueron capturados 16 indígenas en Nonoava, tres en Bocoyna y dos en Carichí. El presidente Plutarco Elías Calles convocó a una reunión a los dirigentes indígenas de aquellos pueblos en pugna. El encuentro se realizó el 4 de octubre de 1927 en la estación de Creel (hoy municipio de Bocoyna). Ahí, destaca la investigadora, “serían planteadas las causas que motivaron su alzamiento”.

Asistieron cerca de 400 indígenas, quienes a través de sus gobernadores, plantearon sus reclamos: no hay suficientes escuelas, falta impartición de justicia para ellos, hay explotación inicua por parte de los mestizos y los despojan de sus tierras.

En la reunión intervino el general Jaris, quien con la ayuda de los intérpretes, dijo entre otras cosas:

“… Queremos las leyes de Benito Juárez, éste es el único que nos ha dado garantías y que nos señaló lo que nos pertenecía. Nosotros no podemos pelear con ustedes, no tenemos armas y en cambio ustedes tienen muchos cartuchos y muchas armas, pero dígame ¿Es justo que los blancos se cojan lo nuestro, nuestras casas, nuestros animales, mientras tierras y nos obliguen a trabajar sin pagarnos, nos golpeen y aún abusen de nuestras familias?”.

La antropóloga señala que tras plantear sus reclamos, el coronel Fernando González, quien presidió la reunión a nombre del presidente Calles, se comprometió a castigar “a los blancos explotadores” con el reparto agrario, promover la instalación de más escuelas “donde fuera necesario” y supervisar y corregir “a las autoridades locales debido a que éstas sólo buscaban el beneficio personal”.

Categorías: Articulo | Deja un comentario

2001:CUANDO LOS ZAPATISTAS ESTUVIERON EN LA SIERRA TARAHUMARA

zapatistas-450x300Por Everardo Monroy Caracas/Reportaje publicado en

El Diario de Chihuahua en marzo de 2001

Los casi setenta mil indígenas chihuahuenses, la mayoría tarahumaras, no cuentan por el momento con un instrumento legal que les permita preservar, con absoluta amplitud, sus derechos y diversidad cultural. Su mayor prioridad, como lo advierten investigadores y defensores de los derechos humanos, es evitar el despojo de sus ejidos y tener un mayor control de sus recursos naturales: minerales y madera.

Esa es su paradoja

A pesar de ser los principales herederos de estas tierras, conquistadas a sangre y fuego por los españoles en el siglo XVI, los indígenas chihuahuenses -tarahumaras, pimas, guarojíos y tepehuanes- poco pueden hacer con los 74,051 kilómetros cuadrados de terrenos serranos, de los cuales 53,500 les fueron entregados en dotación desde el gobierno de Benito Juárez García, en 1867.

Aún así, sus atribulaciones no paran: viven en constantes litigios por linderos y posesión de predios con sus vecinos, los mestizos; son objeto, en su mayoría, de la caridad pública, implementada por autoridades y organizaciones civiles y religiosas y, desde enero de 1994 -de forma abierta-, sus reclamos silenciosos son abanderados, desde la selva chiapaneca, por un grupo de indígenas autodenominado Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

Precisamente, en marzo de 1999 una delegación del EZLN recorrió partes de los 23 municipios de la baja y alta Tarahumara y se entrevistó con algunos gobernadores tarahumaras. El propósito: tratar, entre otros puntos, de elevar a rango constitucional el reconocimiento a la libre autodeterminación de los pueblos indígenas para “acceder de manera colectiva al uso y disfrute de los recursos naturales de sus tierras y territorios”, administrar sus propios medios masivos de comunicación y tener una mayor representación política en el ámbito local o nacional.

Sin embargo, los tarahumaras entrevistados por la guerrilla zapatista, evidenciaron a su manera otro tipo de preocupaciones, propias de su cotidianidad: corrupción oficial, despojos aislados, saqueo de madera, incendios forestales y, ante tanta depredación, el futuro incierto de sus tierras de heredad.

“Los campesinos ya no tenemos el derecho que teníamos antes porque los políticos vinieron a malbaratar los artículos de la ley que nos protegían. Los ejidos se van a malgastar, todo parece que va para allá”, expresó el gobernador tarahumara, Manuel, el 20 de marzo de 1999, en San José del Pinal, municipio de Urique.

En esa ocasión, se reunieron con dos delegados del EZLN, de 13 y 17 años de edad, cinco representantes indígenas, misioneros religiosos y defensores de los derechos humanos. En uno de los puntos ahí expresados, los tarahumaras les sugirieron a los zapatistas impedir que los soldados se retiraran de las comunidades chiapanecas “porque es la única seguridad que tienen ante el ataque de los maleantes y gavilleros ligados al narcotráfico”.

De las cuestiones relacionadas a la tierra, poco se trató. No fue el meollo de la reunión. En nada se aludió lo expresado, casi dos años después, el domingo 4 de marzo, en el Tercer Congreso Nacional Indígena, de Nirio, Michoacán. “Llevar la autonomía a la práctica es parte de las estrategias. Vamos a recuperar nuestras aguas, bosques, tierras, santuarios, sitios históricos; recuperaremos nuestro territorio”, se leyó en el resolutivo final, ante más de cinco mil delegados indígenas de todo el país.

Ahí estaban presentes trece tarahumaras que aplaudieron los acuerdos, son parte de una de las cuatro etnias que desde tiempos inmemoriales viven en Chihuahua y enfrentan los sinsabores del alcoholismo, marginación, racismo e injusticia. En los últimos dos años, de acuerdo con datos oficiales, los propietarios de 208 ejidos inmersos en parte de los 74,051 kilómetros cuadrados de serranía, para no morirse de hambre y frío, han recibido dos mil toneladas de maíz; dos mil toneladas de frijol y miles de cobijas y láminas de cartón. Sólo cuentan con un médico por cada mil indígenas, y cien de cada mil niños menores de cinco años mueren por desnutrición.

Hasta el momento, las mismas autoridades federales y estatales han hecho evidente su incapacidad para resolver a fondo estos problemas. Caciques, transnacionales papeleras y del sector turístico, traficantes de drogas, dueños de aserraderos y representantes ejidales venales tienen aún el control político y económico de la zona. Nada se mueve sin su consentimiento.

De ahí que el titular de la Coordinadora Estatal de la Tarahumara, Lorenzo Natera Navejas, advierta de los riegos políticos que se avecinan de aprobarse, sin consensar a todas las partes, la Ley de Derechos y Culturas Indígenas. “Existen grandes intereses económicos en la Alta y Baja tarahumara y su aprobación tendría un impacto enorme”, alerta.

Y subraya: “En la tarahumara (existen) monopolios de la madera, de lo forestal y hablamos también de los monopolios mineros. Ellos (los indígenas) son dueños de la tierra, pero de acuerdo a la ley minera ellos no pueden explotar, siquiera gambusinear en muchos de los casos. Dicen:

“¿Cómo es posible que siendo yo dueño de la tierra no tenga derecho de sacar una pepita o buscar cuarzo? Para venderlos, para subsistir ¿Por qué la ley no me lo permite?”. La realidad es que no hay denuncio y todos los recursos naturales que pertenecen a ellos, están limitados por la ley…”.

- Si las autoridades gubernamentales están conscientes de esa situación ¿Por qué no intervienen?- se le pregunta.

“Hay muchas barreras. Qué no quisiéramos nosotros que ahorita llegaran todos los beneficios a los marginados, a los indígenas y se allanaran todos los caminos. Pero no es así, por la misma corrupción de los ejidos. En el ejido, por poner un ejemplo, un 90 por ciento de los ejidatarios son indígenas y un 10 por ciento, mestizos. Por años, por años, la corrupción entre ellos mismos ha propiciado que los mestizos se apropien del recurso forestal, de las mesas de los comisariados ejidales y no permiten a la mayoría de los propietarios que los beneficios se den para todos. Un presidente del comisariado, sea indígena, es corrompido por los caciques”.

Luis Felipe Orozco Oviedo, ex subdirector de estudios agrarios de la Procuraduría Agraria y ex coordinador del Programa de Desarrollo Forestal Chihuahua-Durango, asegura que los conflictos existentes entre mestizos e indígenas tienen su origen desde el momento de la conquista española -de 1601 a finales del siglo XVIII-. Las cuatro etnias, principalmente los tarahumaras, fueron “arrinconadas en la sierra” y aún ahí, por asuntos de explotación minera, se ven reducidas en sus espacios territoriales y en su “presencia como seres humanos”.

En su estudio “Ejidos, Pueblos Indios y Desarrollo Sustentable”, editado por la Procuraduría Agraria, apunta que la historia de la explotación forestal de Chihuahua ha tenido “como consecuencia” el enfrentar dos concepciones “para entender, ocupar y utilizar la sierra tarahumara”.

Ejemplifica: “Por una parte, para los chabochis (blancos) con intereses y lazos fuera de la sierra, la explotación forestal consiste en sacar la madera lo más rápido posible y al menor costo, practica y promueve una extracción de carácter minero e intenta controlar los espacios de decisión política: comisarías ejidales, presidencias municipales, cargos de dependencias oficiales, etcétera.

“Por otro lado, para los indígenas el bosque forma parte de su estrategia de supervivencia, pues de él obtiene una serie de satisfactores que le permiten lograr la reproducción social. La explotación forestal ha significado la reducción y escasez de muchos recursos naturales, la imposición de formas ajenas de organización territorial y la marginación de los espacios de toma de decisiones, además de violencia y agresión a sus formas de expresión cultural”.

Antes de la conquista española, los tarahumaras habitaban valles y montañas chihuahuenses. Compartían su extenso territorio con otras etnias, sobre todo chínipas, guazapares, témoris, pimas, guarojíos, tepehuanes y tubares. Las vetas de plata atrajeron a los colonizadores entre 1590 y 1591, pero es con la presencia del capitán Diego Martínez de Hurdaide cuando se inicia la guerra fratricida contra los indígenas. El jesuita Pedro Méndez fue el primer misionero en contactar con los tarahumaras o rarámuris.

La antropóloga Mayra Mónica Meza, en su tesis “San José Baqueachi: historia de un ejido tarahumara que se resiste al despojo de sus tierras”, señala que la corona de España fue “la única propietaria de las tierras descubiertas en el nuevo mundo”. “Los reyes tuvieron la exclusividad para su reparto. Sin embargo, ante la lejanía que estos dos mundos guardaban entre sí, los reyes decidieron otorgar facultades a las autoridades de la Nueva España”, abunda.

Y añade: los virreyes y gobernadores cedieron la tierra de dos maneras: “en forma particular, como recompensa para los jefes expedicionarios o soldados que sirvieron al rey en la conquista, y para la formación de los pueblos de indios. A los indios se les concedió tierra en forma comunal, y no a ellos particularmente sino para la formación de reducciones o misiones”.

Los enfrentamientos armados contra los indios fueron permanentes y a principios del siglo XVIII habían sido vencidos y adoctrinados por los misioneros. En 1767 los jesuitas fueron expulsados del país y sus propiedades, que también eran parte de las etnias, pasaron a manos del gobierno. Sería hasta 1775 cuando por decreto, “se otorgó a los indígenas el derecho de poseer las tierras de las misiones en las que habían residido”.

El territorio chihuahuense quedó enmarcado, por acuerdo virreinal, dentro de la provincia de la Nueva Vizcaya, conformada además con el ahora estado de Durango. Es hasta el 31 de enero de 1824 cuando el Acta Constitutiva de la Federación crea el Estado Interno del Norte, integrado por las provincias de Nuevo México, Durango y Chihuahua. Meses después Chihuahua es elevado a rango de estado y el 7 de diciembre de 1825 aparece su primera constitución política. El territorio es dividido en once partidos y éstos, a su vez, en municipios.

Durante la reforma, señala la investigadora, Benito Juárez puso en venta algunas tierras comunales, propiedad de los indios -por considerarlas ociosas-, pero en algunos casos, como en Bocoyna y Guerrero, expidió leyes para que se les restituyeran y sus propietarios contaran con títulos de certificación oficial. Después vendrían las leyes porfirianas sobre terrenos nacionales y las compañías deslindadoras.

“Estas leyes y decretos”, explica la antropóloga, “añadieron un elemento más al proceso de despojo de las tierras, no sólo de los indígenas de la Sierra Tarahumara, sino de otros grupos étnicos del país”.

Orozco Oviedo, por su parte, destaca que tras el triunfo de la revolución mexicana, el gobierno federal inicia el reparto agrario y pone en marcha la creación del ejido, como medio productivo parcelario, pero aún inmerso a un proyecto colectivo, de uso común. Ese hecho choca con la cosmovisión de los indígenas tarahumaras, quienes perciben la propiedad de la tierra sin connotaciones de explotación mercantil, sino para simplemente cubrir sus necesidades más elementales.

Ejemplifica: “El patrón de los asentamientos rarámuris responde por lo general al siguiente esquema: 1. Un pueblo rarámuri es pueblo porque tiene un siríame o gobernador tradicional. 2. Para que exista el siríame debe haber una iglesia donde realizar el nawesare o discurso ceremonial que se practica los domingos. 3. Alrededor de la iglesia se localiza la escuela-albergue, la tienda campesina y algunas casas. 4. En un radio de acción que varía en su distancia según sean las condiciones geográficas y la importancia del siríame se encuentra un número variable de ranchos y rancherías, las cuales definen su sentido de pertenencia al reconocer la autoridad y el gobierno del siríame”.

Y puntualiza:

“Sobre este esquema de organización territorial se impuso la división ejidal, la cual -como en un plano empalmado- abarca por lo general a más de un pueblo indígena dentro de su superficie territorial. En gran número de ocasiones los límites ejidales dividieron a más de un pueblo, es decir, la línea divisoria trazada bajo criterios exclusivamente topográficos cruzó sobre el territorio de un pueblo, dejando algunas rancherías dentro del área de otro ejido y a otras fuera. Junto con el ejido surgió la estructura de organización administrativa del mismo, lo cual se convirtió en la fuerza política y económica más importante de la sierra, me refiero a los comisariados ejidales y sus consejos de vigilancia, quienes son los que toman las decisiones sobre el uso y destino de los recursos naturales”.

De 1920 a 1940 se realizaron los primeros repartos agrarios en la sierra tarahumara. Balleza, recibió en veinte años, 76 mil 790 hectáreas; Bocoyna, 90 mil 49; Carichí, 130 mil 150; Chínipas, 11 mil 588; Batopilas, 342 mil 107 (parte de estas tierras pasaron a formar parte de Guachochi); Guerrero, 91 mil 340; Huejotitán, 18 mil 208; Moris, seis mil 149; Namiquipa, 131 mil 743; Ocampo, 13 mil 743; San Francisco de Borja, 612; Temósachic, 24 mil 146; Urique, 75 mil 820 y Uruachi, 13 mil 678.

Ya con las tierras en sus manos, los más de 58 mil tarahumaras y cerca de doce mil pimas, tepehuanos y guarojíos, quedaron entrampados entre la riqueza natural y la miseria. En todos los ejidos, -208, de acuerdo con la Secretaría de la Reforma Agraria-, se incrustaron pequeños grupos de mestizos quienes, hasta la fecha, tienen el control político y económico de los mismos.

Por el momento se tienen contabilizados más de 300 aserraderos en la zona serrana -el gobernador Patricio Martínez habló de 700, el 6 de junio del año pasado- y únicamente en 1998 se lograron extraer, legal e ilegalmente, 2. 4 millones de metros cúbicos de madera en Rollo Total Árbol, según datos del INEGI, aunque la Secretaría del Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca, en esa fecha, aseguró que en realidad se comercializaron 3.1 millones de metros cúbicos.

Una sola fábrica estadounidense, a decir de la Semarnap, en 1999 obtuvo 128 mil toneladas de pulpa química proveniente de madera dura y blanda blanqueada. Chihuahua ocupa el primer lugar como exportador de productos maderables y el segundo, después de Durango, como productor de madera.

El responsable de la Coordinadora Estatal de la Tarahumara, Natera Navejas está consciente de lo espinoso que es resolver los problemas sociales y económicos de los indígenas chihuahuenses. Su diagnóstico es pesimista: “Realmente del aprovechamiento, tanto del bosque y de las cuestiones mineras, de la que son dueños ellos (los indígenas), pues no reciben los beneficios que les corresponden. Algunos cuantos son los que se benefician de eso. El robo de la madera, el cacicazgo y todos los problemas que afrontan los hacen que lleguen al mínimo las ganancias y las comodidades que verdaderamente han de tener y que el esfuerzo que hacen los gobiernos, para poderlos sacar adelante, sea mayor”.

Categorías: Articulo | Deja un comentario

CHIHUAHUA: CUANDO EL PAN EMOCIONABA EN SUS CONVENCIONES

imagesPor Everardo Monroy Caracas

Doblegado por sus emociones, Ramón Galindo Noriega se hincó.

Alcanzó a murmurar:

- Gracias, Dios mío…

Doña Virginia, su esposa, le acarició el cabello y sus ojos se le enrojecieron. Daniel, su hijo de siete años, estaba a su lado. Una veintena de simpatizantes y reporteros los rodeaban.

Era el domingo 1 de Febrero de 1998.

En las dos enormes pantallas televisivas, los datos eran rotundos:

Galindo 377.36

Romero: 306.80

Delegaciones computarizadas: 64.

A las 21:53 horas, XXVI Convención Estatal del Partido Acción Nacional llegaba a su fin. Galindo era, a partir de esos instantes, el candidato oficial a la gubernatura de Chihuahua.

Los otros tres precandidatos -Enrique Terrazas Torres, Elías Saad Ayub y Eduardo Romero Ramos- fueron derrotados. El voto mayoritario de los cinco mil 754 delegados de los 67 municipios favoreció al ex alcalde juarense, quien asimismo se calificó él “el precandidato de los fregados”.

Más de ocho mil personas, desde las 8:00 horas se dieron cita en las instalaciones del Gimnasio Universitario “Manuel Bernardo Aguirre”. Desde un día antes, en camiones, trocas y carros los militantes y simpatizantes del PAN arribaron a la ciudad. Eran procedentes de todos los rincones de la entidad. Los delegados fueron acreditados por los comités municipales de su procedencia.

El edificio en forma de mariposa, se convirtió en un romerío.

- Ya vienen los compañeros en varias camionetas -avisó por radio un policía, a bordo de una patrulla café-. Cuidado con el tráfico.

El comandante Daniel Ríos, tenía la encomienda de vigilar la vialidad e impedir que la gente fuera atropellada por la entrada y salida de los carros.

- Los que venden alimentos allá-, se ordenó.

- Ya hay tres lugares en los corredores de acceso a las butacas…

- ¿Dónde?

- En el anillo que permite el descenso a la cancha…

- ¿Usted qué venderá mamacita?

- Puros burros, dulces y sodas…

- ¿Y los permisos?

- El compañero Luján los autorizó… Somos gente del partido.

- ¿Y las banderas?

- No la amuele, compañero, hasta eso quiere que le diga… Abajo, no sea güey..

Las lonas azules con los nombres de los cuatro precandidatos ya colgaban en el estrado de madera, en uno de los costados de la cancha de básketbol. Las seis mil butacas naranjas y amarillas, a las ocho y diez de la mañana empezaron a ocuparse.

En el presídium, con manteles azul marino, se colocaron cuatro sillas. Al frente, en la pista, otras quinientas para invitados y periodistas. Desde ahí, de izquierda a derecha se leía en las tiras de lona azul que colgaban: Elías Saad, Eduardo Romero, Enrique Terrazas y Ramón Galindo.

- Hay que colocar las mantas que señalen con claridad en dónde deben sentarse los delegados.

Un hombre trajeado manoteaba. Su gente le obedecía sin cuestionarlo.

- ¿De qué lado los de Juárez?

- Allá, del lado derecho. Los de Chihuahua, del izquierdo. Atrás los de Delicias y Parral…

En el exterior, bajo el manto azul y el frío invernal, aún tolerante para los desmañanados, la gente se agolpaba. Quince policías uniformados trataban de impedir que los vehículos arrollaran a los transeúntes.

- Con cuidadito, por favor-, pedía a los conductores el policía que controlaba el acceso al estacionamiento.

Un ejército de panistas, jóvenes la mayoría, bajan de camionetas de redilas mesas, sillas, mantas, carteles, cajas de sodas y agua embotellada, ollas con alimentos, bolsas de dulces, estufas portátiles, tanques de gas y trozos de hielo.

- ¿Dónde anda Galindo?

Edelberto, uno de los siete hermanos de Ramón Galindo, tras abrazar a una delegada de Ciudad Juárez, le informó:

- Lo dejé en el Hotel San Francisco, pero creo que ahorita está en misa. Me dijo que iría con mi cuñada y Danielito al Santuario de Guadalupe..

- Vamos a ganar, vas a ver…

- Primero Dios… Hay confianza…

Más tarde Edelberto comentaría que en los más de tres meses de precampaña, su hermano había invertido 500 mil pesos. Tuvo que vender su vehículo, pedir dinero prestado y obtener créditos en una línea aérea privada.

- Su casa aún la tiene hipotecada con Banamex-, reveló.

Los de la empresa Jon Nys, en menos de una hora instalaron 18 sanitarios móviles en las afueras del gimnasio. Uno de los estibadores, encargado del área de ventas, estimaba que unas dos toneladas de excremento y diez y seis mil litros de orines serían depositados en sus instalaciones.

- Dudo mucho que los baños del gimnasio cumplan con el requisito sanitario. No hay agua…

Una ambulancia de la Cruz Roja con seis paramédicos quedó estacionada frente a una de las salidas del inmueble.

Medio centenar de panistas, en perfecta sincronía, acarrearon cerca de cien mesas metálicas, quinientas sillas y 52 urnas transparentes armables. Estas terminaron, listas para utilizarse, en los tres pasillos superiores de acceso a la cancha de básketbol.

Una de las coordinadoras del evento, Marcela Cano de Gallegos, vigiló que las mesas y sillas se colocaran en torno al inmueble y sobre los muros se pegaran los cartelones que indicaban los nombres de los municipios.

- Los delegados tienen que registrarse en la mesa que les corresponde-, le dijo Marcela a uno de los 162 delegados de Parral, Manuel Chamarro.

Cada uno de ellos traía su acreditación y era buscado en los padrones autorizados por el Comité Directivo Estatal, que preside Guillermo Luján, quien vestía traje oscuro y supervisaba los trabajos desde las ocho y media de la mañana.

La mecánica de la convención le fue informada con mucho detalle a todos los responsables: Desde las 8:00 a las 11:00 horas deben quedar registrados todos los delegados. Lo mismo sucedería con los 200 invitados especiales (familiares de los precandidatos, enviados del CEN y gente allegada al gobernador Francisco Barrio Terrazas) y los dos mil simpatizantes o militantes que simplemente se anotaban en unas hojas de libreta y recibían una identificación con la palabra “Invitado”.

Nada alteró esos planes. A cada delegado, además se le entregó una cartulina tamaño carta con la palabra “Si” con fondo azul y “No”, entre una mancha roja. Los reporteros, nacionales y locales, recibieron también su gafete y se mezclaron entre una muchedumbre estimulada por la contienda que estaba por iniciarse. Los gritos arreciaban:

- Ro-me-ro…Ro-me-ro…Ro-me-ro…

- Ga-lin-do…Ga-lin-do…Ga-lin-do…

Globos naranjas para los romeristas y puro pulmón y aplausos entre los galindistas.

El gobernador Francisco Barrio Terrazas, en compañía de su esposa, Hortensia Olivas, llegó al gimnasio. Vivas, aplausos y saludos. Guillermo Luján lo recibió. Ya en el presídium se encontraban Cecilia Romero, representante del CEN, y Cruz Pérez Cuéllar, secretario general del CED.

José Luis Reygadas, director general de Policía de Ciudad Juárez, fue informado por uno de sus compañeros:

- ¿Ya se fijó?

- ¿Qué?

- Cruz quedó bajo la manta de Elías Saad, Barrio, con Romero; Luján con Terrazas y Cecilia con Ramón…

- Ah, caray, no me había dado cuenta…

Cruz tomó el micrófono, y explicó que en una primera etapa intervendrían los representantes de los cuatro precandidatos, luego hablarían ellos y posteriormente los delegados acudirían a las urnas a votar. Su gafete tenía grabados tres círculos de colores, azul, amarillo y rojo y cada uno de ellos sería perforado por los encargados, de acuerdo a cada ronda.

A las 12:00 horas, intervino Guillermo Luján. Sus palabras apenas logran cautivar a la audiencia. Poco caso le hacen. Las porras de Romero y Galindo arrecian.

Blanca Gómez, que en pocas ocasiones tomó el control del micrófono, era la maestra de ceremonias.

Luján, al concluir preguntó:

- ¿Quieres participar en las elecciones?

- Siiiií-, gritaron todos al unísono.

Todos levantaron la cartulina con la palabra “Sí”.

Gente allegada a Romero, le comentó a dos reporteros:

- Hace tres noches se reunieron en el Hotel San Francisco, los coordinadores de campaña de Galindo y Terrazas… Se van a aliar… Pero ni así nos ganan…

Raymundo Gómez, responsable de la campaña de Romero, incluso alardeó que su jefe iría a la cabeza, en la primera ronda con 46 por ciento, mientras que Galindo, con 24. Era necesario contar con el 50.1 de las votaciones para obtener el triunfo.

Antes de que los oradores de cada precandidato iniciaran la ronda de intervenciones, se corrió la voz de que Diego Fernández de Cevallos, el “Jefe” Diego, acababa de llegar al gimnasio. Hubo expectación. Algunos periodistas salieron en tropel a recibirlo y tratar de entrevistarlo. A las 12:45 horas atronaron los gritos de júbilo al verlo subir las escalinatas del presídium.

Tras la presentación, de inmediato le concedieron la palabra. No lo dudó ni un segundo. Cual tributo se apostó frente al pódium e inició su perorata. Provocó gritos y aplausos. Barrio Terrazas lo observaba sin cambiar de posición.

El “Jefe” Diego pedía lealtad, humildad y bondad entre los militantes y de esa manera construir un partido de calidad y generosidad.

- La mentira -gritó- que es el peor de los cánceres, se encuentra en el Palacio Nacional…

El turno les tocó a los oradores. Tendrían quince minutos cada uno para ponderar sobre las bondades de sus representados. Javier Corral, diputado, en esa primera ronda hablaría por Romero; Luis H. Alvarez, senador, por Terrazas; Humberto René Flores, por Saad Ayub y José Mario Rodríguez, por Galindo.

De los cuatro, el más abucheado fue Corral. Le gritaban calificativos de “Chupacabras” y “Traidor”. En cuatro ocasiones, Cruz, el moderador, pidió respeto a su compañero. Poco caso le hicieron. Romero, a decir de algunos asistentes, no merecía ser precandidato. Trabajó al lado de Jesús Macías, en sus tiempos de aspirante a gobernador. Y lo consideraban priísta, con una militancia en el PAN de un año y medio. Afirmaban que era el protegido de Barrio Terrazas.

El propio gobernador, sin respetar las formas -por ser la dirigencia de su partido la responsable del acto- tomó el micrófono y amenazó a los asistentes de detener la convención si no cesaban sus insultos y chiflidos. Sólo unos minutos le obedecieron.

Don Luis H. Alvarez, apenas pudo ser escuchado y René Flores le dio un tono de pastor cristiano a sus palabras. José Mario fue el único que logró acicalar los ánimos. Todo su discurso lo improvisó. Arrancó aplausos.

En la siguiente fase, intervendrían los precandidatos. El orden, de acuerdo al sorteo, lo encabezaría Galindo y posteriormente, Elías, Terrazas y Romero. El primero, sin embargo, de entrada se quedó su voz. La frase inicial, le provocó una laringitis aguda. Su doctor Fernando Jasso tuvo que inyectarle en el cuello cortisona, Dilar. Elías, pasó sin pena ni gloria; Terrazas, atrajo algunos aplausos y Romero, hizo sacudir los graderíos, al igual que en su momento Galindo, al invitar a los delegados a votar por su precandidatura.

En la primera ronda de votos, a las 18:20 horas, se informó oficialmente que Elías quedaba descartado y sólo contenderían, en la segunda, los otros tres precandidatos.

Sin embargo, Terrazas, en un acto de audacia, que desencajó el rostro de Galindo, declinó a su precandidatura. Al lado de sus hijos y esposa, lo anunció y se ganó el aplauso y reconocimiento de sus seguidores y los galindistas.

- Yo quería servir a mi estado, pero las tendencias me eran desfavorables. Fue mejor hacer lo que hice-, confió más tarde a uno de los reporteros nacionales.

De las 64 delegaciones computarizadas, 48.84 votos favorecieron a Elías, 241.87, Romero; 179.57, Terrazas y 268.78, Galindo.

En la segunda ronda, los dos precandidatos contendientes fueron representados por dos oradores: Luis Herrera González, por Romero y Clara Torres, diputada local, por Galindo. Cada uno tendría ocho minutos para respaldar a su favorito. Clara, para infortunio de Barrio y Romero, se llevó la noche. Su elocuencia fue festinada por los galindistas y terracistas, unidos ya por las nuevas circunstancias.

Nuevamente vinieron las votaciones y Galindo salió triunfador. Hortensia y Luis Herrera, por separado, lloraron; Barrio, quedó inmovilizado en su asiento; el “Jefe” Diego abandonó el local, no sin antes darle un abrazo al ex alcalde juarense y lastimarle las costillas; y Romero, ya derrotado, aún sudoroso, al lado de su esposa le dio el gane a su oponente.

Galindo cayó de hinojos, oró y casi en vilo fue llevado al presídium.

Eran las 21:53 horas.

*Francisco Barrio Terrazas, entonces gobernador de Chihuahua lo traicionó y apoyó al candidato priista, Patricio Martinez, quien despues lo denunciaria de intentar asesinarlo.

Categorías: Articulo | Deja un comentario

Blog de WordPress.com. El tema Adventure Journal.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.713 seguidores