NO TE PASES DE LANZA, POLICIA…

Por Everardo Monroy Caracas

imagesCALLEJON/EXTERIOR/TARDE
Fondo negro y en off se escuchan sonidos de autos en marcha y voces. También dos detonaciones, como al destapar una botella de sidra o champagne.
Voz 1:
Te lo dije pendejo… Deja de andar de metiche
Voz 2 (quejándose):
Por mi santa madrecita, jefe… no soy una cotorra
Voz 1:
Los trompudos tragan mierda… Míralo… Pon la garra sobre el volante… y no te pases de lanza…
Voz 2:
El Monche se puso en contacto anoche… y pensé que usted se lo pidió… Por Diosito, jefe…
Voz 3(por walkie talkie):
¡Culebra! ¡Culebra! ¡Culebra!
Voz 1:
Ya estoy con el tenor, Patrón… El Monche tuvo que descansar… Me lo pidió y no me quedó de otra… Yo le aviso después del concierto…
Voz 3 (por walkie talkie):
No me muevo de la oficina hasta que me informes a detalle… ¿Entendiste, Culebra?
Voz 1:
Enterado, Patrón
La toma abre en picada y en un gran plano. Al fondo, en una cerrada se aprecian dos vehículos –un Pontiac gris y una patrulla de la Secretaria de Seguridad Pública—y entre ambos están dos policías uniformados: uno tirado sobre un charco de sangre y el otro de pie, junto a la ventanilla del conductor.
Las voces en off continúan:
Voz 2:
Cumplí mi palabra, jefe… El levantón se hizo y le entregué el dinero al Terry
Voz 1:
Dos millones fue el acuerdo, culero… y sales con tu pendejada de no pagar lo convenido…
Voz 2:
Solo un millón soltó su madre, no fue bronca mía, jefe… por la vida de mis hijos…
Voz 1:
¿Me crees pendejo, verdad? ¿Me crees un pendejo?… Te pagaron cinco millones… Estas hablando con un policía, hijo de la chingada
Mientras se desarrolla el diálogo, en un lento zoom in es posible observar mas detalles del callejón donde hay tres contenedores negros, basura apilada y los paredones de tabique de los dos largos edificios.
En la bocacalle cruzan vehículos y peatones sin detenerse.
Voz 3 (por walkie talkie):
¿Ya tienes su celular, verdad Culebra? ¿Lo tienes?
Voz 1:
Afirmativo, patrón… En esas estoy…
Voz 3 (por walkie talkie):
No quiero fallas, Culebra… Ese cabrón grabó todo para chantajearnos, si no es pendejo… estoy seguro, mejor cerciórate…
Voz 1:
Estoy en esas, patrón… el tenor sigue cantando…
Voz 3 (por walkie talkie):
Todo… todo… ¿Entiendes? Que el hijo de su reputísima madre suelte todo… y me avisas…
El zoom in y paneo continúan y presentan, en una gran toma, la patrulla, la número 2345, y el cuerpo sin vida del policía que yace sobre el asfalto con los ojos abiertos. Su pistola está en la fornitura y la sangre ha manchado su camisola y pantalones del uniforme.
En el recorrido lento de la cámara aparecen los pies del otro policía y en el paneo hacia arriba se aprecia de espaldas y con un teléfono celular en la diestra y un revolver la otra mano.
El paneo se detiene ante el rostro demudado de un joven lampiño, de ojos muy abiertos y con la mano derecha esposada al volante.
Voz 2:
Somos derechos, Jefe… Yo siempre he sido reata con usted y nunca le he fallado… Por favor…
Voz 1:
Cuates mis guevos, pendejo… Este es un negocio y el que se pasa de lanza termina en el basurero… Te lo aclaró El Monche cuando te contrató… Y míralo donde está ahorita, con dos balazos en la cabeza y todo por hacer transas a mis espaldas con este traidor y así empinarnos…
Voz 2:
La chavala no sufrió daños… Se la devolvimos enterita a su familia… usted lo sabe, jefe…
Voz 1:
El Perro ya ladró, así que no me vengas con tus puterías… sabemos todo de tus tratos con El Monche
En una gran toma al celular, se observa el instante en que se activa un video y aparece el rostro de una jovencita con los ojos vendados, gime y tiene manchado de rímel las mejillas y barbilla.
Se escucha la voz en off del muchacho que está esposado en el volante:
Voz 2:
Vas a tener que mamármela y abrir tus piernitas, ricura… o ya no regresar con tu mami…
Joven, gimiendo:
Apiádese, mi papá es amigo del secretario de seguridad pública y puede pagarle lo que pida… Por favor, no me lastime…
Voz 2:
Si abres el hocico de lo que aquí pase te carga la chingada… no quisiera estar en tu pellejo, putita barata…Órale, a tocar corneta…
Voz 1:
¿Y esto qué culero?
Voz 2:
Fue una debilidad, jefe… La morra estaba muy buena y yo me metí un pericazo… fue una debilidad, pero no la lastimé, jefe… No la lastimé… Pregúntele a su madrecita…
Voz 1:
La cajeteaste… Ya te cargó la chingada, por pendejo… Nos madreastes a todos…
El policía levanta el revólver…
La imagen se oscurece y en off se escucha una detonación y la voz del policía.
Voz 1:
¡Patrón..! ¡Patrón..! ¡Patrón, aquí Culebra..!
Voz 3 (por walkie talkie):
Adelante, ¿qué pasa?
Voz 1:
Con broncas, Patrón… Este hijo de la chingada se cogió a la hija del senador…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s