LOS SIETE SICARIOS GRINGOS QUE EXTERMINARON A SALTEADORES EN TEPOZTLAN

Por Everardo Monroy Caracas

Los siete pistoleros gringos estuvieron en Tepoztlan y probaron el mole y los frijoles negros. Los lugareños siguieron de cerca sus peripecias, desde Santo Domingo Ocotitlan, Amatlan, Santiago Tepetlapa y la cabecera municipal. El billar y el único bar del pueblo fueron remodelados y se regalaron huaraches, sombreros de palma y ropa de manta alba.

John Sturges ahí festejó sus 49 años de vida y cuentan que ese dia el alcalde Adolfo Palacios García lo emborrachó con ponches de naranja agria y leche. La película Los Siete Magníficos se filmó de febrero a mayo de 1959 y se estrenó en Estados Unidos el 23 de octubre de 1960. Tres millones de dólares costó su producción.

Steve McQueen, Charles Bronson, James Coburn, Horst Buchholz, Robert Vaughn, Eli Wallach y Brad Dexter, bajo el liderazgo de Yul Brynner, en ningún momento impusieron el estrellato y optaron por interactuar con las mujeres y hombres del pueblo. La bailarina y actriz Rosenda Monteros y los actores Enrique Lucero y  Jorge Martínez de Hoyos serian los intérpretes y guías de los siete pistoleros gringos. Advertían cuando algún tepozteco, en plan de broma, ofrecía picante o mezcal traído de Oaxaca.

–Muy temprano nos llevaban a un llano cercano a Yautepec, rodeado de caña de azúcar, y nos hacían correr y disparar balas de salva –evocó en 1988 un integrante de la familia García.

Tepoztlan estuvo bajo el constante asedio de “Calavera”, el jefe de una banda de salteadores, encarnado por Eli Wallach, quien seis años después sería uno de los principales protagonistas de la cinta italiana El Bueno, el malo y el feo, dirigida por Sergio Leone, padre del spaghetti western. Eli llegó a Tepoztlan, ya con el aura de haber trabajado con Elia Kazan, Don Siegel y Henry Hathaway. Precisamente en uno de los descansos de Los Siete Magníficos firmó contrato para actuar en el filme Vidas Rebeldes o Los Inadaptados que dirigiría John Huston. Marilyn Monroe, Montgomery Clift y Clark Gable serian sus compañeros en la historia escrita por el dramaturgo Arthur Miller.

El gobernador Norberto López Avelar los visitó en Tepoztlan e invitó a una cena de gala en Cuernavaca. Ahí, Sturges le explicó que también filmarían en Durango y en los Estudios Churubusco, en la ciudad de México. La historia era un refrito de la película japonesa Los siete Samuráis, escrita y dirigida por Akira Kurosawa. Sin embargo, en esta ocasión, sería un western ambientado en el México prerevolucionario, en donde una comunidad rural pobre se ve asediada por una gavilla que les roba sus cosechas de maiz y frijol. Entonces contratan a siete solitarios pistoleros, bajo el mando del pelón Yul Brynner, y tras dejar su cuota de sangre, porque únicamente tres de los siete héroes sobreviven, los lugareños aprenden a usar las armas de fuego y de  esa manera defender el resultado de su trabajo con sus propias manos y valor.

Tal vez fue el tema de la película, compuesto por Elmer Bernstein, lo que le dio más realce al filme. Estuvo a punto de ganar un Oscar precisamente en 1960 por la mejor banda sonora. La composición terminaría abriendo cada semana la teleserie Bonanza y hasta fue utilizada en una de las películas de El Llanero Solitario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s