EL AHORCADO DEL RUISEÑOR

Por Everardo Monroy Caracas

batons-escuros-para-peles-negras-8Todo está resuelto: la palabra, el pasado y el no despertar antes de las seis de la mañana.
Se ha difuminado el calor porque es temporada otoñal y eso no debe preocuparme.
Es jueves de escalofrío y los dolores musculares me tienen en la cama. Y como lo sabrá Perea, los días subsiguientes, viernes, sábado y domingo, nada tendrán de extraordinario.
El domingo es Día del señor, de acuerdo al legado de la antigua Roma.
En el mismo departamento terminaron colgados el luchador Capullo de Rosa, la adivinadora Anabela y su amante alocada, Abigaíl, la bailarina brasileña.
Los vecinos tuvieron que denunciarlo por sugerencia del casero. Perder dos meses de renta, es un mal negocio, de acuerdo a las conclusiones de cualquier inmobiliaria.
Una semana antes, la adivinadora africana robó del hospital Santa Fe a la recién nacida, hija de Perea, y la vendió en doce mil dólares. La imagen de la mujer, disfrazada de enfermera, fue difundida por las redes sociales y televisoras.
Los traficantes de niños tuvieron que sacrificarla para borrar el rastro.
Es una historia estúpida e intento recuperar algo de memoria mientras las pop-corn revientan bajo el costado y la sed desgarra mi garganta hasta escupir arena salada.
Hemos escogido los padres equivocados, según dice mi suegra, y el casero la respalda. Siempre supuso que el enmascarado y las dos extranjeras lésbicas intentaron secuestrarlo antes de que Eréndira pariera su segundo hijo.
Las tetas siempre son tibias y atractivas, como el monte Everest o el Ulugh Muztagh tibetano. Temo no estar muy seguro. Ellas cuelgan y sus pechos tienen la rigidez de los témpanos de hielo.
Mis pesadillas han mentido y tuve que orinar sobre la sábana, no importa.
Hay un motivo: Anabela me observaba con la lengua amoratada y, por lo mismo, vacié la vejiga en mi papel de ciego. La adivinadora me excitaba y antes de morir la obligué a leerme las cartas del Tarot. Ahí estaba, bajo su garra de arpía, la carta de El Colgado, de cabeza y como un badajo humano. El arlequín de la locura exigió que le desatara las manos y lo rechacé.
Y fui advertido: “Llegarán los vendavales de amargura y sufrimiento, porque así funciona la vida, recuérdalo”.
Lo mandé a la chingada.
El domingo será sagrado y Jesús Larios seguramente se quejará ante Perea por haber matado al luchador de la máscara rosa. Jesús es un dominicano de piernas inservibles que lee la Biblia y está orgulloso de que Barack Hussein Obama sea “negro” –esa es su expresión— y el presidente constitucional de los Estados Unidos de Norteamérica.
Y después del Aleluya, el dominicano levantó los brazos en señal de triunfo y recordó:
–Estados Unidos, después de la segunda guerra mundial, ha participado en doscientos cuarenta conflictos armados.
No cesa de hablar y me molesta.
–Mi país es responsable del cuarenta y uno por ciento del gasto militar total del mundo, después le sigue China, con un ocho punto dos por ciento y finalmente los ingleses, rusos y franceses…
Y remató:
–Washington invierte un billón de dólares en defender a la Coca cola y sus autos… tiene entre setecientos a mil bases militares en ciento diez países… ¿Te das cuenta cabrón? Nos pelan el banano los putos comunistas, aunque me hayan metido seis balazos en la espalda…
Nuevamente parpadeo, menos confundido y confirmo que sigo aun en la cama del hotel Ruiseñor, el de la avenida Linares.
Es verdad, respaldé al tullido Jesús, los gringos han conquistado al mundo a través de Hollywood…
Y entonces recordé que en la primavera pasada había muerto desnucado el hijo de El Perro Aguayo, un aguerrido luchador mexicano.
De Anabela, Abigaíl y Perea nada quise saber. Les había perdido la pista y eso me tranquilizaba…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s