PEMEX, NEGLIGENCIA ASESINA

 Por Noe Zavaleta/Proceso

proceso 2060COATZACOALCOS, VER.– “¿Qué esperan? ¿Qué se desbaraten los cuerpos para no reconocerlos?”, grita una mujer. A su lado una treintena de trabajadores de Petróleos Mexicanos (Pemex) y familiares de desaparecidos durante la explosión del miércoles 20 en el complejo petroquímico Pajaritos la escuchan, impotentes. Tienen la mirada vidriosa.

Frente a las instalaciones, con el rostro cubierto, efectivos del Ejército y la Marina forman una valla humana para impedirles el paso y atestiguan los lamentos y pataleos de los inconformes que llegaron de Coatzacoalcos, Agua Dulce, Las Choapas, Minatitlán y el Uxpanapa.
Un sobrecalentamiento en el área de hornos y la falta de mantenimiento en un complejo cuyas válvulas e infraestructura no lo recibieron de manera adecuada provocaron dos explosiones en una de las tres áreas del complejo, la de Clorados III.

Al cierre de esta edición se reportaban 27 muertos y más de 160 heridos –una veintena de ellos de gravedad– y 18 desaparecidos, según las autoridades de la paraestatal y del gobierno estatal. La nube tóxica se expandía, mientras los rescatistas sacaban los cadáveres en camionetas de redilas.

Adentro, en el área siniestrada –que desde hace tres años fue cedida a la empresa Petroquímica Mexicana de Vinilo (PMV) y es administrada en comodato por la firma Mexichem, de Juan Pablo del Valle, y por Pemex–, el presidente Enrique Peña Nieto recorrió el lugar del desastre, el peor que se ha registrado en Coatzacoalcos.
Relajaron la seguridad

La tragedia pudo evitarse. La planta sólo necesitaba mantenimiento, comentan en coro los obreros de Pemex, los proveedores y los contratistas. Quieren que los reporteros locales, nacionales y extranjeros oigan sus historias y las difundan.

Desde que Mexichem tomó las riendas de Pajaritos, los protocolos de seguridad se relajaron; incluso se utilizaban sopletes muy cerca de donde había fugas, según advirtieron los empleados del área de seguridad, comenta vía telefónica Didier Murguira Cadena, de la Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros, que agrupa a 320 empleados de Pemex disidentes del corporativo Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana.

Pero sus superiores y el encargado del complejo los ignoraron. “Hubo una negligencia criminal –dice–. Estamos hablando de delitos industriales”.

Murguira Cadena detalla que una vez que entraron en operación Mexichem y PMV, a los disidentes se les complicó obtener información sobre los procesos de seguridad. “Una compañera jubilada del área de seguridad –cuenta– recién nos confió que las normativas y la seguridad se empezaron a relajar con Mexichem. Eso le causó conflictos con su superior”.

En Pajaritos, agrega, casi nadie trabajaba con la ropa de seguridad, lo que contraviene las normas; además, ingresaba mucho personal de compañía sin la capacitación adecuada.

Algunos medios de Coatzacoalcos, a 417 kilómetros de la capital del estado, tuvieron acceso a un video de una empresa privada ubicada dentro de Pajaritos. Se observa cómo la primera explosión cortó de tajo torres de hornos y la estructura del complejo petroquímico. En menos de 10 segundos el fuego envolvió un radio de 500 metros del área de Clorados III.
Un colaborador eventual de la compañía Lexer Industrial de México, Siemens, API, JC Instrumentación o Emerson –encargadas de dar mantenimiento a PMV– salió 20 minutos antes de la explosión. Cuenta vía telefónica que los directivos sabían del sobrecalentamiento en el área de Clorados III. Incluso el miércoles 20 hubo un cierre paulatino de válvulas y disminuyó la actividad industrial.
El trabajador subrogado de Pemex asegura que el Complejo Pajaritos carecía de mantenimiento lo cual se reflejaba en estructuras dañadas por el óxido; otras están en condición deplorable.
En las inmediaciones del complejo todo es confusión; todos buscan a sus familiares. La madre de Víctor Hugo Cordero, un chiapaneco de 20 años que llegó a trabajar a Coatzacoalcos hace dos meses, lo busca afanosamente. Como no habla español sólo muestra una fotografía de “su muchacho” y una hoja con sus datos generales.

Julián Rodríguez, de 27 años, quien dejó a su esposa embarazada y con dos hijos pequeños tampoco aparece. Lo buscan con desesperación su abuela de crianza, su abuela sanguínea, su madre, sus hermanos, sus tíos y su esposa, a quien sus hijos atosigan con la pregunta: “¿a qué hora saldrá de trabajar papá?”

Los hermanos Óscar y Abigaíl Sánchez, de 25 y 30 años, respectivamente, se encontraban en el área de Clorados III cuando vino la explosión. Su familia no sabe dónde están. El primero es andamiero de Peri Pantex, una proveedora de PMV; la segunda es ingeniera en la misma empresa.

Familiares de Óscar y Abigaíl llevaban días esperando noticias. El viernes 22 por la noche fue localizado el cuerpo del andamiero. Estaba totalmente calcinado en el área de Clorados. Los forenses lo reconocieron por su dentadura. De Abigaíl nada se sabía al cierre de edición.

 

…Y Peña Nieto no dio la cara

El jueves 21 por la tarde, el presidente Enrique Peña Nieto, en medio de un impresionante cinturón de seguridad policiaco-militar en torno al Complejo Pajaritos, recorrió la zona siniestrada, acompañado por el director de Pemex y el gobernador Duarte. Sólo se permitió el acceso a medios previamente seleccionados.

En las inmediaciones de la planta Clorados III varias camionetas Suburban y vehículos de lujo se confundieron con el convoy de Peña Nieto y Duarte. Los familiares de los afectados comenzaron a mentarles la madre.

Didier Murguira recuerda que hace tres años Pemex decidió entregarle el complejo petroquímico a Mexichem “por una cuestión presupuestal”, según adujeron las autoridades.

“Nos dijeron que Mexichem, de Juan Antonio del Valle, iba a inyectar dinero fresco, que iban a tener una inversión multimillonaria. Todos nos dábamos cuenta, al pasar de los meses, que seguían trabajando con el mismo equipo, que el dinero no llegó… pero sí la tragedia”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s