PRD, EL SEPULTURERO BASAVE

Por Rosalia Vergara/Proceso

PROCESO-2067-193x250Su propio presidente, Agustín Basave, lo admite: el PRD sufrió un severo revés electoral, el peor en toda su historia, pero lo atribuye a las rémoras que arrastra el partido desde hace años. El senador Alejandro Encinas, quien abandonó el PRD en enero de 2015, habla del desdibujamiento total, producto, dice, de las alianzas, que no le han dejado buenos dividendos al perredismo.

Ante los resultados de los comicios del domingo 5, el presidente nacional del PRD, Agustín Basave, y el senador Alejandro Encinas coinciden: el partido se desdibuja.

Basave lo atribuye no tanto a las preferencias del electorado ni a las alianzas con el PAN, sino a las pugnas intestinas que viene arrastrando desde hace años. Encinas, quien renunció al PRD en enero de 2015, habla de un “desdibujamiento total”. Los votantes ya no se sienten representados, sostiene, aun cuando el partido cuenta con un electorado leal.

Desde que asumió la presidencia del PRD, hace poco más de siete meses, Basave tuvo problemas con las tribus perredistas, sobre todo cuando se negociaban las alianzas electorales con el PAN, al grado de que amagó con renunciar.

Define al PRD como “un partido de partidos”. Y añade: “Es una especie de confederación de protopartidos de partidos que funcionan hacia dentro con la lógica de los partidos. Eso es muy complicado. A veces una de las corrientes tiene más ganas de derrotar a la otra que ganarle al PRI. Ese es un problema fundamental”.

Incluso si en las elecciones del domingo 5 el PRD hubiera ganado en las 14 entidades, la crisis interna seguiría ahí.

Abunda: “Hacia fuera, el PRD debe proyectar una imagen de partido de izquierda, democrático e institucional, pero si hacia dentro su institucionalidad es precaria, le hace falta una dosis de institucionalidad hacia fuera”.

Insiste en el tema de las alianzas con el PAN, que él siempre impulsó. Sin ellas, dice, no hubieran podido terminar con los cacicazgos priistas en Veracruz y Quintana Roo. En esas dos entidades, así como en Durango, ninguno de los candidatos triunfadores salió de las filas del PRD.

En Oaxaca y Tlaxcala, donde también se unieron los panistas, los aspirantes sí eran perredistas, pero perdieron.

Con “Los Chuchos”, en picada

Desde 2008, después de una ríspida contienda por la dirigencia nacional, Encinas previó el desdibujamiento del partido. Esa vez Jesús Ortega fue designado presidente nacional por decisión del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

El partido se dividió; de un lado quedaron la corriente Nueva Izquierda –Los Chuchos–, y sus aliados de Foro Nuevo Sol y Alianza Democrática Nacional; del otro, Izquierda Unida, que había formado otras corrientes más pequeñas, e Izquierda Democrática Nacional, consideradas entonces lopezobradoristas.

Desde ese momento, relata, se afianzaron las alianzas con el PAN y el PRD comenzó su declive después de las elecciones intermedias. En las presidenciales de 2006, el PRD obtuvo la votación más alta de su historia: 35% de las preferencias electorales.

En las intermedias de 2009 sobrevino la ruptura con sus aliados del Partido del Trabajo (PT) y Movimiento Ciudadano. Compitieron solos y ni siquiera pudieron conservar su votación histórica de 18%; cayeron a 12%.

En la presidencial de 2012 el PRD se recuperó con la segunda candidatura presidencial de López Obrador, quien ese mismo año renunció al PRD. Dos años después, cuando le dieron el registro al Movimiento de Regeneración Nacional, ya estaba al frente de la nueva organización.

En la intermedia de 2015, el PRD ganó sólo cinco distritos en la Ciudad de México. Su votación real fue de 1.66%. Coaligado con el PT alcanzó otros 29 distritos. Su votación fue de 9.66%. De las 15 delegaciones capitalinas que administraba, perdió cinco: Cuauhtémoc, Azcapotzalco, Tlalpan, Tláhuac y Xochimilco. Después de ser mayoría en la Asamblea Legislativa, Morena le arrebató 18 escaños y, en el Estado de México, se adjudicó 16 municipios.

Pero este año fue la debacle perredista, pues su partido sólo ganó tres gubernaturas coaligado con el PAN y con candidatos expriistas y neopanistas. Obtuvo 553 mil 192 votos, 80 mil 71 menos que Morena.

Los resultados electorales arrojan “luces y sombras” al PRD, lo que no es autocomplacencia ni autoflagelación, comenta Basave durante la entrevista, sentado en la sala de su oficina del octavo piso de la sede del PRD.

“Apenas estamos haciendo un análisis numérico, pero ayer –jueves 9– un balance preliminar de la Secretaría General indicaba que no habíamos perdido el registro, probablemente sólo en Tamaulipas”, dice.

Habla también del aumento de la votación amarilla en Hidalgo y Tlaxcala, donde el PRD impugnará los resultados por las anomalías cometidas por los priistas durante la jornada del domingo 5; lo mismo que en Oaxaca.

Basave admite también la escasa votación en Sinaloa, Baja California, Tamaulipas y Chihuahua, entidades donde el partido nunca ha tenido fuerza.

“Por eso digo que son resultados con luces y sombras. El partido está en una situación muy, muy difícil. Cuando yo llegué, el PRD estaba en la peor crisis de su historia. Pensar que en siete meses se iba a superar todo, es una ingenuidad.”

Satélite del PRIAN

El senador Alejandro Encinas reitera: la elección del domingo 5 reveló que la fragmentación de la izquierda hizo que la derecha capitalizara el descontento de la sociedad por la corrupción, la inseguridad y la violencia que hay en el país.

Al día siguiente, Basave quiso ocultar la debacle electoral del PRD celebrando los tres triunfos de la mano del PAN. Incluso se jactó de que él buscó al candidato de la coalición con el PAN en Quintana Roo, Carlos Joaquín González, quien renunció a su militancia priista para buscar la candidatura arropado por la alianza PRD-PAN.

Encinas sostiene: “Es el cacicazgo de la familia Joaquín, no sólo en Cozumel sino en todo el estado. Es la misma aristocracia política la que llega al poder en Quintana Roo. ¿Cuál alternancia, si son las mismas familias políticas que han mantenido el control de ese estado? Esa es una gran simulación”.

En el caso de Durango, dice, el ganador, José Rosas Aispuro, fue priista hasta 2010, cuando perdió las elecciones internas en el PRI ante Jorge Herrera Caldera.

Sin embargo, el caso más polémico es el de Miguel Ángel Yunes Linares, un expriista que ahora milita en el PAN. Encinas recuerda que cuando fue secretario de Gobierno de Veracruz, en la administración de Patricio Chirinos, Yunes “hostigó y persiguió al PRD y al PAN en esa entidad”.

Sus adversarios vinculan a Yunes con el empresario pederasta Jean Succar Kuri –durante la campaña incluso lo acusaron de corrupción de menores– y con narcotraficantes.

En su reportaje El expediente negro de Yunes, el reportero José Gil Olmos definió a Yunes como “hombre inteligente, buen orador, disciplinado. Conoce el valor de la información y a través del tiempo ha consolidado una red de inteligencia para su uso personal, teniendo infiltrados a la mayoría de sus adversarios. Además, es irascible, egocéntrico y tiene fama de represor, especialmente entre los grupos sociales de izquierda, por lo que proyecta imagen de policía y no de estadista” (Proceso 1742).

En 2003 Yunes fue compañero de bancada de Elba Esther Gordillo en la Cámara de Diputados. Ambos militaban en el PRI. Dos años después él estaba ya en las filas del PAN, mientras ella fue defenestrada por su cercanía con el entonces presidente Vicente Fox y su esposa, Marta Sahagún.

En 2006 la maestra echó mano de toda la estructura del sindicato de maestros y sus recursos millonarios para arrebatarle votos al candidato presidencial del PRI, Roberto Madrazo, y pasárselos a Felipe Calderón (Proceso 1552).

“Yunes fue uno de los operadores de Gordillo contra Andrés Manuel López Obrador ese 2006”, asegura Encinas.

–¿El PRD no tiene memoria? –se le pregunta.

–Sí tiene; lo que no tiene son escrúpulos.

Al ser cuestionado sobre lo anterior, Basave responde: “No hubo un grupo o una expresión o movimiento que me pidiera, como presidente del PRD, no aceptar esa postulación del PAN. Nadie me hizo un planteamiento, nunca, contra él… y le ganamos al PRI”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s