DON ANGELINO/XIII

Por Everardo Monroy Caracas

LA MAICIADA

jesus01El teléfono celular zumbó en tres ocasiones y Ricitos Galindo atendió la llamada. El secretario particular del Secretario de Gobernación, Alfonso Fernández  pidió que lo comunicara con don Angelino Licona.

–A sus órdenes…

–Un  momentito por favor, licenciado Licona…

Fernández no le dio muchos rodeos al asunto. Fue directo.

–Don Angelino, el señor presidente le manda saludos y le pide sea condescendiente con sus adversarios políticos. Marco Tulio tiene que regresar a la alcaldía Las Nereidas, evitemos desgastes innecesarios…

–Por favor, señor secretario, dígale al señor presidente que coincido con su interés de traerle paz social al estado… el ex candidato no es mi enemigo, sino fue un adversario respetable, pero ante todo es un acareano, un paisano, y así siempre lo hemos visto….

–Caray, don Angelino –dijo el ministro Fernández—el señor presidente Herrera sabía que usted es un patriota convencido, un mexicano de valía… Ya estará por Las Nereidas para darle las gracias personalmente… Quiere ir a descansar un par de días al lado de su familia…

Don Angelino frunció el ceño. Otras fuerzas políticas habrían maniobrado desde el PIR y el Congreso de la Unión. Lo investigaría.

–Mi yate y la casa de playa están a su disposición y lo sabe usted, señor secretario…

–Lo sabemos, lo sabemos… Y no le quito más su tiempo, don Angelino… buenas noches…

Al instante de cortarse la comunicación, don Angelino le pidió a Ricitos Galindo que rastreara telefónicamente a Tancredo Torres. Algo había fallado en la cadena de dominio. Un par de minutos después, el dirigente nacional del PSD se puso al habla.

–Pídele a los diputados y regidores de nuestra causa que avalen el regreso de Marco Tulio a la presidencia municipal… –ordenó don Angelino.

–Precisamente estoy con el diputado Reyes…

–El señor presidente Herrera ya dio las instrucciones respectivas…

Don Angelino sabía que su teléfono estaba intervenido y evitó contraponer una indicación oficial que le provocaría dolores de cabeza al asumir el control del gobierno. La prudencia no era su fuerte, pero ahora la utilizaría.

–Bien, don Angelino… Ya hablaremos…

–Así es… Ya hablaremos… Salúdeme al diputado Tony Reyes… un abrazo fraterno…

La mayoría de regidores del ayuntamiento de Las Nereidas estaban de parte de Marco Tulio, pero tres de ellos fueron cooptados (“maiceados”, era su expresión) y lo tenían al tanto de las maniobras internas del ex candidato de Tiempos de Cambio. Uno de ellos se resistió, pero una fotografía comprometedora lo hizo ceder y traicionar. Tenía un amante transexual y en un arrebato de celos le vendió material gráfico a Tiburcio. El regidor  Cabrera, casado y un honorable padre de familia, quedó inerme y su carrera política dependería de los caprichos de don Angelino. Difícilmente volvería a ser el mismo.

Lo que don Angelino desconocía, hasta ese instante, era que el gobernador Mendoza maniobró para que Marco Tulio no fuera vetado en el Congreso. Por lo mismo, tuvo que recurrir al presidente de la república y así tranquilizar los ánimos de la bancada pirrista que amenazaba auditar su gobierno al término del mandato. De ahí podría agarrarse su sucesor para perseguirlo y aislarlo del estado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s