FEDERACION DEL PACIFICO, LA RUPTURA SANGRIENTA

Por Anabel Hernandez/Proceso
PROCESO-2069-188x250Una nueva guerra entre cárteles de la droga comenzó. Rafael Caro Quintero decidió enfrentarse al Cártel de Sinaloa. Con el apoyo de Alfredo Beltrán Guzmán, “El Mochomito” —sobrino de Joaquín “El Chapo” Guzmán—, e integrantes de Los Zetas, los Beltrán Leyva e integrantes del Cártel de Jalisco Nueva Generación, reclama el derecho de cruzar drogas libremente por su viejo territorio.
El comandante de la Tercera Región Militar, Alfonso Duarte Múgica, ha confirmado que “El Mochomito”, hijo de Alfredo Beltrán Leyva, fue el instigador directo del primer ataque de esta guerra: una razia en el terruño de “El Chapo” contra la madre del capo hoy encarcelado. Pero dentro de la organización criminal aseguran saber de quién es la mano que impulsa la conflagración: Rafael Caro Quintero, narcotraficante conocido en los ochenta como “El Príncipe”.
Una investigación de Proceso revela que Caro Quintero (otrora líder del Cártel de Guadalajara, preso durante 28 años y liberado en agosto de 2013 por fallas en su proceso judicial) se ha fortalecido en los dos años y 10 meses que lleva libre a través de alianzas con el Cártel de los Beltrán Leyva y otras organizaciones criminales.
Se asegura que regresó plenamente al negocio de las drogas. Trafica mariguana, metanfetaminas y cocaína, pese a que la Procuraduría General de la República lo persigue, luego de que el gobierno de Estados Unidos reclamara al gobierno de México por la liberación del capo e hiciera la solicitud formal de extradición.
RECLAMA SU TERRITORIO
Las fuentes consultadas para este reportaje señalan que el narco, originario de La Noria (en Badiraguato, el mismo municipio donde está la ranchería La Tuna, atacada por un comando el sábado 11), exige mover libremente la mercancía ilegal por lo que fue su antiguo territorio —el Triángulo Dorado de Sinaloa, Durango y Chihuahua— sin pagar derecho de piso al Cártel de Sinaloa, que ahora controla mayoritariamente esa zona. Y los líderes de ese cártel —”El Chapo” e Ismael “El Mayo” Zambada— no se lo han permitido.
Cuando “El Príncipe” fue liberado (tenía 60 años) de la prisión de mediana seguridad de Puente Grande, Jalisco, supuestamente tuvo un encuentro con Guzmán Loera y Zambada García. Según las fuentes, la junta transcurrió en calma y “El Chapo” y “El Mayo” le dieron la bienvenida, pero dejaron claro que ellos ostentaban ahora el poder y acordaron que Caro Quintero se mantendría en paz.
CONFLUENCIA DE CAPOS
A principios de los ochenta, cuando apenas tenía 24 años, Caro Quintero era el rey del Triángulo Dorado. Estaba asociado con Ernesto Fonseca Carrillo, Don Neto, y con Juan José Esparragoza Moreno, “El Azul”. Cultivaba cientos de hectáreas de mariguana y amapola y la traficaba a Estados Unidos. De acuerdo con el expediente judicial de su caso, del cual se obtuvo copia, también sembraba en Zacatecas, Michoacán y Jalisco.
En 2013 la geografía criminal era una muy diferente. Otras organizaciones criminales, como el Cártel de Jalisco Nueva Generación, La Familia Michoacana, Los Caballeros Templarios, el Cártel de los Beltrán Leyva y Los Zetas campean en los territorios donde él trabajaba y cobran derecho de piso a quienes quieren usar sus territorios. O definitivamente lo impiden. El Cártel de Guadalajara cambió de nombre por el de Cártel de Sinaloa, y quienes habían trabajado para él ahora son los jefes.
“Caro Quintero ya está de vuelta en el negocio”, acepta una de las fuentes consultadas. “Quiere mover su mercancía en lo que fue su territorio sin pagar derecho de piso, pero no lo han dejado. Tiene que pagar; él argumenta que antes no se hacía, pero las reglas han cambiado.” Sólo que Caro Quintero “ahora tiene una serie de aliados, se ha fortalecido en los últimos meses”.
El ataque perpetrado el sábado 11 en La Tuna y la hacienda de Consuelo Loera, madre de Guzmán Loera, ha sido el hecho más visible de la disputa que se estuvo gestando durante meses. La fuente consultada asevera que esto puede ser el inicio de una dura guerra, en la que hasta ahora —y pese a sus diferencias— “El Mayo” sigue aliado a su compadre y socio, “El Chapo”.
“Caro Quintero estaba buscando aliados por todos lados para la guerra: en Guadalajara, Chihuahua y Sinaloa. Al parecer ya los encontró”, dice otro de los informantes. “Incluso buscó dentro de la propia familia (de “El Chapo”).
“A Caro le queda el ego de lo que fue. Si nadie controla esto va a ser un regadero de sangre, como en 2008”, continúa dicha fuente, en alusión al sangriento combate entre los Beltrán Leyva y el Cártel de Sinaloa, desencadenado tras la captura de Alfredo Beltrán Leyva, “El Mochomo”.
CARO SIGUE EN EL NARCO: EU
En 2011, en el amparo indirecto 180/2011 presentado por la defensa de Caro Quintero y relacionado con el proceso judicial para lograr su libertad (del cual se tiene copia), los defensores del capo argumentaron que su cliente era inofensivo por su precario estado de salud. Supuestamente tenía un problema cardiaco.
“Ya que no reúne los criterios para ser una persona peligrosa, además de que su precario estado de salud físico y mental no se lo permite, además de que durante la evaluación practicada se llevó a cabo un análisis del expediente clínico que se le ha formado en el Departamento Médico de la institución carcelaria donde se encuentra, expediente en el cual no se está anotado ningún parámetro que nos indicara conducta violenta o agresiva, asimismo, hacia sus compañeros y hacia el personal adscrito a la propia institución” (sic), arguyeron.
Tras su liberación, según los datos recabados, Caro Quintero pasó una larga temporada en Guadalajara y Puerto Vallarta, donde tiene negocios legales que el gobierno de México nunca afectó. Pero después se mudó al Triángulo Dorado. Se presume que se mueve entre Sinaloa y Jalisco.
En junio de 2013, antes de que Caro fuera liberado, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro del gobierno de Estados Unidos reveló una lista de personas y empresas vinculadas a los negocios del capo. Entre ellos está su esposa, María Elizabeth Elenes Lerma, y sus hijos Héctor Rafael, Henoch Emilio, Mario Yibran y Roxana Elizabeth Caro Elenes, así como socios de Guadalajara.
Se enumeraron también 10 empresas vinculadas directamente con “El Príncipe”: EVCOMER, Pronto Shoes, El Baño de María, Hacienda Las Ánimas, Reforestaciones Careles, Eca Energéticos, Petro Bio, Desarrollos Bio Gas, Blue Point Salt y Organic Salt, todas creadas en la última década que él estuvo en prisión. Igualmente aparecían cinco empresas vinculadas indirectamente con él: DBardi, Grupo Fracsa, Grupo Constructor Segundo Milenio, Restaurante Bar Los Andariegos y Piscelánea.
Algunas de las compañías administran estacionamientos, fabrican zapatos, se dedican a la compraventa de gasolina y lubricantes, y hasta al mantenimiento de albercas.
‘El Chapo’, TRISTE Y PREOCUPADO
El 8 de enero pasado Joaquín Guzmán Loera fue reaprehendido. Seis meses atrás se había fugado del penal de máxima seguridad de El Altiplano, en el Estado de México.
Recién recapturado fue reingresado a El Altiplano, pero el 7 mayo fue cambiado súbitamente al Cefereso 9, en Ciudad Juárez. Ahí espera que se concrete la extradición solicitada por dos cortes estadounidenses.
“El Chapo” se enteró del ataque a la casa de su madre días después de ocurrido, pero no fue hasta este miércoles 22 cuando obtuvo detalles, gracias a familiares que fueron a visitarlo.
Las fuentes consultadas explican que el líder del Cártel de Sinaloa reaccionó con sorpresa, preocupación y tristeza al saber que en el ataque estaba involucrado su propio sobrino, “El Mochomito”. Beltrán Guzmán nació del matrimonio entre Alfredo Beltrán Leyva, “El Mochomo”, del Cártel de los Beltrán Leyva, y Patricia Guzmán Núñez, hija de Ernesto Guzmán, medio hermano de “El Chapo” por vía paterna.
ATRÁS CARO QUINTERO
Según la historia familiar, Ernesto fue criado como hijo de pleno derecho por Consuelo Loera, madre de “El Chapo”. Y “El Mochomito”, por lo tanto, era también como un bisnieto para Consuelo Loera.
Ernesto —abuelo de “El Mochomito”– fue asesinado en el Triángulo Dorado en abril de 2015, cuando “El Chapo” estaba en prisión. Las fuentes explican que, antes del ataque, “El Mochomito” mostró algunas diferencias con la familia. “El Chapo” trató de dialogar con él a través de terceros y su sobrino respondió: “Lo que diga mi tío”. Pero supuestamente —y siempre según los entrevistados— fue “El Mochomito” quien ordenó el ataque de más de 50 hombres armados y encapuchados a La Tuna y a la casa de su bisabuela.
“Todos los que andan cometiendo los ataques gritan y dicen que son de los Beltrán Leyva y que van de parte de “El Mochomito”, narra uno de los testigos del embate.
Pero no actuó solo. Otras fuentes de información aseveran que quien apoyó e impulsó la acción sin precedentes en el terruño de ”El Chapo” fue Caro Quintero. De acuerdo con información confirmada por este semanario de fuentes directamente involucradas, la madre de Guzmán Loera estaba en su hacienda cuando ocurrió el ataque. El comando la obligó a entregar las llaves de la casa, los pistoleros se robaron motonetas y cortaron los cables de internet para dejarla incomunicada.
Tras la agresión, la señora fue sacada de su casa, junto con una mujer que la cuidaba, en una avioneta que despegó de una de las pistas clandestinas cercanas a su casa. Y se afirma que, aunque permaneció asustada durante varios días, no está herida y el evento no tuvo consecuencias en su salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s