DIVERSIDAD SEXUAL, LA CONTROVERSIA

Por Rodrigo Vera/Proceso

proceso-logoLa instrucción del presidente Enrique Peña Nieto al titular de la SEP, Aurelio Nuño, para que incorpore en los libros de texto los nuevos contenidos sobre diversidad sexual tomó desprevenida a la dependencia, pues los volúmenes para el ciclo 2016-2017 ya estaban impresos. Y aunque en algunas escuelas ya circulan “libros complementarios” en los cuales ese tema se aborda de manera abierta, organizaciones religiosas conservadoras manifiestan su rechazo, pues sostienen que la familia natural es más antigua que las leyes.

El pasado 17 de mayo, cuando el presidente Enrique Peña Nieto se reunió en Los Pinos con representantes de la comunidad LGBTTI (lésbico, gay, bisexual, transgénero, transexual e intersexual) no sólo lanzó su iniciativa para legalizar las bodas gay, también giró instrucciones a la Secretaría de Educación Pública (SEP) para que –como medida complementaria– ajuste los “contenidos” de los libros de texto gratuito a la “diversidad” sexual.

Esta medida implica impartir a los niños –desde nivel preescolar– educación sobre homosexualidad, bisexualidad, transexualidad y matrimonios homoparentales, como ya se está haciendo en las escuelas públicas de otros países a fin de evitar la discriminación hacia estas minorías.

Y mientras Aurelio Nuño, titular de la SEP, incluye estos temas en los libros de texto –muy probablemente para el ciclo escolar 2017-2018– ya empiezan a circular en las escuelas “libros de texto complementarios” que instruyen a los niños en tales materias.

Osmar Matsui Santana, presidente de la Federación Mexicana de Educación Sexual y Sexología (Femess), comenta entusiasmado:

“La modificación a los libros de texto será una manera de llegar a las nuevas generaciones para impulsar un importantísimo mejoramiento en la convivencia humana; se combatirá de raíz la violencia homofóbica y de género, se evitarían muchísimos embarazos de adolescentes y se reconocerá a las personas con diferente orientación sexual.

“La Organización de las Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud recomiendan a los gobiernos impartir este tipo de educación para contrarrestar la discriminación y el bullying homofóbico. Hay que educar a la niñez en la diversidad. Es algo que nosotros en la Femess venimos pidiendo en México desde hace años.”

–¿Y qué temas específicos se deberán tocar? –se le pregunta.

–Bueno, así como se instruye en el sentido de que hay personas de distinta etnia, cultura, nacionalidad o color de piel, también se necesita educar al niño sobre las diferentes manifestaciones de la sexualidad; decirle que existen no sólo heterosexuales, sino también homosexuales, bisexuales, asexuales y transexuales.

“¡Imagínese! Qué bueno sería que los niños supieran de otros niños que se sienten niñas a pesar de ser biológicamente hombres, y que incluso éstos pueden en un futuro someterse a un cambio quirúrgico de sexo. ¡Caray! Está científicamente comprobado que alrededor de 10% de los hombres tienen una orientación distinta a la heterosexual.”

–¿También debe educárseles en cuestión de matrimonios homoparentales?

–¡Claro! Simplemente porque hay niños que tienen dos papás o dos mamás que contrajeron matrimonio o decidieron formar juntos una familia. Es una realidad. Será un gran avance que los libros de texto gratuitos incluyan todos estos aspectos de la diversidad, como ya lo está pidiendo el presidente Peña Nieto.

–¿A qué edad es conveniente empezar a educarlos en este sentido?

–A partir de los cuatro años, pues a esa edad se van conformando los estereotipos sexuales y muchos hábitos discriminatorios, como colocar al hombre por encima de la mujer. De manera que debemos empezar a hablarles con la verdad desde el nivel de preescolar.

El mensaje a la SEP

El pasado 17 de mayo, durante su reunión con los líderes de la comunidad LGBTTI, Peña Nieto dio a conocer su iniciativa de ley para reformar la Constitución y el Código Civil Federal, con el objeto de darle reconocimiento legal al matrimonio entre personas del mismo sexo y su derecho a adoptar.

Y siguiendo esa misma línea, le ordenó a Aurelio Nuño que –en el marco de la reforma educativa– incluyera el tema de la “diversidad” sexual en los “contenidos educativos”. Asimismo, a la Secretaría de Gobernación y al Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación les pidió realizar campañas nacionales contra la homofobia.

José Antonio Medina Trejo, activista de la comunidad LGBTTI, académico y compilador del libro Familias homoparentales en México, comenta sobre esta sorpresiva política del Ejecutivo:

“Para ganar popularidad, Peña Nieto hizo suyas las viejas demandas nuestras, las cuales siempre han sido enarboladas por la izquierda. En su iniciativa de ley fue muy concreto. Sin embargo, aún queda muy vaga su propuesta de ajustar el contenido de los libros de texto a su iniciativa.

“En este punto, le corresponde a Aurelio Nuño estructurar muy bien el proyecto. Y nosotros como activistas empezaremos a exigírselo, pues representa un avance muy significativo con respecto al que se dio en los años noventa, durante el gobierno de Ernesto Zedillo, quien incluyó en los libros de quinto y sexto de primaria el concepto del placer en la sexualidad. Ahora Peña Nieto intenta ir mucho más allá.”

Por su parte, Matsui Santana se ofrece a colaborar con Nuño: “Durante la reforma educativa de los noventa, varias organizaciones afiliadas a la Femess participaron en la elaboración de los libros de texto. Llevamos buena relación con la SEP, la invitamos siempre a nuestros congresos nacionales de sexología. Ahora, en la reforma educativa de Peña, estamos igualmente dispuestos a colaborar en la elaboración de los nuevos libros”.

Profesor investigador de la Universidad de Guadalajara, el presidente de la Femess indica –en entrevista telefónica– que a ésta la conforman más de 50 organizaciones relacionadas con la educación sexual, en las que hay especialistas de todo tipo: médicos, psicólogos, pedagogos, biólogos, antropólogos…

“Tenemos excelentes expertos en la materia que dan asesoría a padres de familia, maestros y distintos grupos sociales”, dice.

Sin embargo, no fue posible cambiar el contenido de los libros de texto del próximo ciclo escolar, el 2016-2017, puesto que ya estaban elaborados en mayo, cuando Peña Nieto dio la instrucción de modificarlos.

Actualmente se están distribuyendo los 180 millones de libros para ese ciclo, que recibirán gratuitamente 27 millones de estudiantes, según informó la SEP en un comunicado del 30 de junio.

Avizora Matsui:

“Es muy probable que el cambio se realice en los libros del ciclo 2017-2018. Pero se necesita empezar a trabajar desde ahora, pues requiere buen tiempo la selección y revisión de contenidos, así como ir capacitando también a maestros y padres de familia.”

El responsable directo de realizar estas modificaciones –dice– es el subsecretario de Educación Básica de la SEP, Javier Treviño, a quien Proceso le solicitó una entrevista para saber qué tan avanzado va su proyecto, pero hasta el cierre de edición no obtuvo respuesta.

La labor de la Femess

Matsui indica que, mientras la SEP concreta el cambio de contenidos en los libros de texto gratuitos, la Femess y otras organizaciones afines promueven libros de educación sexual que empiezan a ser utilizados como lecturas complementarias en distintas escuelas del país.

Explica: “Varias de nuestras organizaciones afiliadas están trabajando con las secretarías de Educación de algunos estados, que llegan a utilizar libros recomendados, los cuales son lecturas complementarias a los libros de texto oficiales.

“Al gobierno de Nuevo León, por ejemplo, se le está pidiendo revisar sus libros de texto. Mientras que el gobierno de Yucatán sostiene reuniones con grupos de sexólogos para ver cómo se puede ir generando el cambio.”

Indica que en la Ciudad de México está la librería El Armario Abierto, relacionada con la Femess, especializada en educación sexual para niños y adolescentes, a la que acuden maestros y padres de familia en busca de material educativo.

Agrega: “Es una librería pionera que conjunta experiencias de distintas partes del mundo. Ahí pueden encontrarse libros editados incluso por las secretarías de Educación de varios países. Su catálogo está abierto en internet y sus libros pueden comprarse en línea”.

Ubicada en Agustín Melgar número 25, colonia Condesa, El Armario Abierto tiene organizadas sus estanterías conforme a lecturas por edad. Por ejemplo, para niños de seis a 12 años tiene libros como ¡Mi familia es de otro mundo!, de Cecilia Blanco, que incluye historias –profusamente ilustradas en forma de cómic– de hijos adoptados por matrimonios igualitarios.

Y en el libro ¿Qué es esto? –de la misma autora y para niños de la misma edad–, explica cómo se hace el acto sexual, cómo usar el condón y también en qué consisten las relaciones homosexuales:

“Limpiar la casa, cuidarse uno a otro cuando están enfermos, llevar a los hijos a la escuela, ir de vacaciones, besarse, tener relaciones sexuales… una pareja de gays o de lesbianas hace las mismas cosas que una formada por un hombre y una mujer.”

Mientras que el libro Quiero saber, impreso en Uruguay por la editora Ahora y Siempre, familiariza a niños y niñas con la masturbación, a la que define como “algo normal”, pues “es la manera de tener una descarga sexual sin necesidad de hacer el amor con alguien”.

También los instruye sobre los cambios corporales mediante la cirugía plástica, indicándoles que ésta “no es buena ni mala en sí misma, todo depende de su utilización”. Les recomienda consultar a un psicólogo antes de “cambiar una parte de tu cuerpo mediante cirugía”, ya que esta decisión implica “modificar tu vida”. Rostros de niños afeminados –con labios carnosos y pintados de rojo– ilustran esta lección escolar sobre el transexualismo, aunque sin mencionarlo de manera abierta.

Comenta el presidente de la Femess: “Este tipo de materiales educativos lo utilizan en las escuelas los gobiernos de países avanzados como Canadá, Suecia, Dinamarca, Noruega o Finlandia. En Estados Unidos todavía hay estados muy conservadores –como Utah y Montana– que se niegan al cambio”.

Y Medina Trejo –quien fue el primero en la Ciudad de México que se casó por sociedad de convivencia, en 2007– agrega sobre el punto: “Canadá va como unos 40 años adelante de México. Allá los hijos de las familias homoparentales son ya personas mayores y maduras; no han salido ni pervertidos ni gays como pregonan los grupos de ultraderecha”.

Medina indica que su hijo adoptivo, de cinco años, también se desarrolla normalmente y es aceptado por sus maestros y compañeros de escuela.

Añade: “En México empezamos a abrir brecha. Ahora que se intenta cambiar los contenidos educativos, sería bueno que la SEP también cambiara su papelería, pues en las boletas escolares, por ejemplo, aún siguen apareciendo los términos ‘papá’ y ‘mamá’”.

La presión religiosa

La jerarquía católica en México, que organiza manifestaciones de rechazo a la iniciativa de Peña Nieto, también comienza a manifestarse contra su propuesta educativa. El pasado 22 de junio, el obispo de San Cristóbal de las Casas, Felipe Arizmendi, dijo en un comunicado de prensa:

“Se difunde en redes un proyecto de la Secretaría de Educación Pública para dar, desde preescolar, lo que llaman ‘educación sexual’, lo que es sólo información genital y erótica. No es educación, sino incitación para legitimar cualquier tipo de relación, sin ningún control moral. Es pornografía.”

Y Consuelo Mendoza, presidenta de la Unión Nacional de Padres de Familia (UNPF), advierte categórica: “En los contenidos educativos no queremos ningún cambio respecto a la concepción de la familia; ésta debe ser producto del matrimonio conformado por un padre y una madre”.

En la amplia casona de la colonia Del Valle que alberga las oficinas centrales de esta poderosa organización de inspiración católica, creada en 1917, Mendoza recalca: “Los niños tienen derecho a tener un modelo masculino y otro femenino. La familia natural es más antigua que las leyes”.

Y sobre el proyecto educativo de Peña Nieto: “Estamos muy sorprendidos. No esperábamos su iniciativa de ley. Ni tampoco su proyecto de modificar los libros de texto en el marco de la reforma educativa. Ya se imaginará nuestra sorpresa”.

–¿No se les consultó a ustedes, los padres de familia?

–Mire, en 2014, el entonces secretario de Educación, Emilio Chuayffet, convocó a toda la sociedad a participar en la construcción de un nuevo modelo educativo: participamos padres de familia, maestros, especialistas y muchas organizaciones civiles. Fuimos a distintos foros y viajamos a todos lados. Nosotros entregamos nuestras propuestas a la SEP. Pero jamás se nos dijo en qué concluyó todo aquello. Nunca se nos dio una respuesta.

“El nuevo secretario, Aurelio Nuño, ha estado diciendo que ya va a venir el nuevo modelo. Pero no conocemos sus programas. Luego vino la instrucción del presidente Peña para que se incluyan en los libros de texto contenidos sobre este tema específico. Pero tampoco sabemos nada. Los padres de familia tenemos derecho a conocer y opinar sobre todo esto.”

Mendoza señala que, por el momento, la UNPF está a la expectativa, esperando a ver cómo vienen estos cambios en los libros de texto. Pero eso sí, en alianza con otras organizaciones civiles y con distintas Iglesias –entre ellas la católica y las evangélicas– que están aglutinadas en el Frente Nacional por la Familia.

“En este frente todos compartimos la misma concepción de la familia, y estamos defendiendo nuestra postura mediante manifestaciones públicas”, aclara.

Y señala que así como los impulsores de las llamadas familias igualitarias tienen el apoyo internacional de la ONU, al Frente Nacional por la Familia lo avala un fallo de la Corte de Estrasburgo, el cual determinó que sólo un hombre y una mujer deben formar una familia.

Consuelo Mendoza se arrellana en el sillón de su oficina y reitera: “La instrucción de Peña ya está ahí. Habrá que esperar a ver qué modificaciones intenta hacer Aurelio Nuño a los libros de texto… habrá que esperar”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s